Este es un post compartido, deberías empezar por la Parte 1 (en El Blog de Banderas)

Este es un post que por decreto hemos decidido hacer de un modo compartido entre dos blogs aficionados a las curiosidades como lo son 101 Lugares Increíbles, y El Blog De Banderas (responsabilidad del misterioso y reconocido sr. Mapache). Se trata de una alianza estratégica que finalmente se pudo concretar luego de arduas negociaciones de cinco minutos (via Twitter) entre ésta bitácora, y uno de los blog a los que siempre llego a aterrizar en términos de lectura por la afinidad temática compartida. Seguramente esa afinidad temática aceleró los pasos (fue un acuerdo simple, no me atrevo a derribar la mentirosa complejidad de este asunto). Pero no dudo en afirmar que también se trata de uno de los blogs más documentados y extendidos en cuanto a curiosidades geográficas y viajeras, una colección de perlas y «rarezas» del planeta.

El trasfondo de todo esto es una suma de partes para elaborar una de las más extensas colecciones de lugares poco o nada conocidos que se hayan publicado. Un post resultado de una cumbre virtual en el que dos bloggers se deciden a enumerar 101 lugares olvidados del planeta (el copyright de la idea va a cuenta de Blog de Banderas, vale reconocer y aclarar), pero no precisamente porque tengan mérito para ser olvidados. La primera parte corresponde al Blog de Banderas. La segunda parte continúa la tarea por develar sitios del planeta que casi siempre están alejados de los aeropuertos más concurridos (especialmente los de Europa y América del Norte). Aquí hay sobre todo sitios alejados de los íconos turísticos y el turismo de masas, situados en las regiones también relegadas de los destinos consolidados en un lugar de privilegio. Explicados como experiencia  a modo imperativo del 51 al 101, algunos de ellos visitados, otros en mi lista de pendientes (y los dejo, con ganas de zambullirme al mundo):

51. Llega a «levitar» en uno de los lagos más salinos del planeta (aún más salino que el Mar Muerto) en el desierto de Atacama, en Chile.

No solamente se puede «levitar» en el Mar Muerto. La imagen de un turista flotando al nivel del agua mientras lee cómodamente un diario de papel (porque una tablet sería demasiado riesgoso) es aún más fácil de conseguir en un rincón desértico de Sudamérica. En el norte de Chile, y no tan lejos del poblado de San Pedro de Atacama se encuentra Laguna Cejar, una especie de «cenote» en uno de los salares que hay en la región. En mi caso lo pude visitar sin llegar a hacer el experimento de la foto de cortesía con un diario, pero aún recuerdo la extraña sensación de estar suspendido en el agua mientras sentía que el líquido hipersalino nos elevaba hacia afuera, una de las experiencias más «sobrenaturales» que podríamos experimentar. En la foto de cortesía (en la que no soy el protagonista) se puede ver la puesta en escena al mejor estilo «Mar Muerto», pero emplazado entre los volcanes y la aridez más extrema del planeta.

Carlos Varela 

52. Prueba nadar en una grieta de aguas cristalinas entre formaciones de lava en las islas Galápagos.

En la isla de Santa Cruz un sendero de tantos termina en una grieta entre paredes rocosas que encierran una auténtica piscina natural, una de las más originales del planeta donde nadar o bucear. En realidad toda la colección de islas y rincones de Galápagos es un paisaje encasillado entre los inusuales. Pero tal vez sea esta grieta uno de sus rincones más recomendables entre los no tan difundidos:

las-grietas-galapagos

Imagen Patrikaster

54. Llega hasta El Chaltén y descubre uno de los pueblos donde nacen algunos de los senderos más increíbles de Patagonia (en Argentina).

Fue hace poco menos de un par de años que descubría que caminar en algunos lugares de Patagonia puede tener la magia de la naturaleza descarada (en cuanto a ostentar belleza). Y cuando digo descarada, no me quedo en exageraciones ni pretendo entrar en lugares comunes. Patagonia tiene fama bien ganada, pero mejor que explicarlo es verlo. La belleza en el área de El Chaltén se va de las manos, y claro, se deja apreciar si el clima acompaña. Se atraviesan lagos, bosques, y se llega a estanques en altura reflejando algunas de las formas rocosas más caprichosas del continente. Pero claro que ésta zona es solo una muestra, porque también es imposible no recomendar otros paisajes cercanos y lejanos patagónicos a un lado y otro de la frontera entre Chile y Argentina (el territorio es inmenso y la naturaleza desconoce de fronteras geográficas, eso está claro).

chalten-treking-fotos-patagonia

Imagen

55. Recorre en Jordania el cañón de Wadi Mujib y siente la aventura en un paisaje natural inesperado

Más allá de Petra, o del desierto de Wadi Rum, hay una garganta que termina en la orilla del Mar Muerto, y que es además la reserva a menor altitud del mundo. En particular el cañón es una invitación al turismo aventura y activo, atravesando paisajes bíblicos resguardados hoy por su rica diversidad de especies, especialmente aves. Wadi Mujib se recorre preferentemente con guías y equipo adecuado y es una de las opciones no tradicionales al visitar Jordania.

12 Wadi Mujib Siq Trail - See the Wadi Mujib Malaqi Trail For More Information on the Waterfall

Hiking in Jordan Website and Guidebook

 

56. Recorre un río subterráneo secreto recientemente descubierto en la Riviera Maya.

La Riviera Maya es una caja de sorpresas, incluso las que aún están por descubrirse. Hace no tantos años un cazador perseguía a su presa en una zona de vegetación densa (como la que siempre hay y se repite en la jungla al estilo de Yucatán), y sin quererlo, descubre un pasaje o grieta que abre la puerta a un río subterráneo bajo la jungla. Fue como una de las puntas de un hilo interminable: hoy se puede recorrer caminando un curioso río subterráneo en algunos de sus tramos (siempre con guías) como una atracción turística entre las más sorprendentes de la Riviera Maya. Si bien la atracción está explotada por un complejo privado dueño de gran parte del terreno, es una de las experiencias más recomendables a hacer en ésta región del mundo, sobre todo porque se realiza pensando en la preservación y el impacto mínimo en el lugar (algo que lamentablemente no se repite en otras atracciones de la Riviera). Fue una de las experiencias que pueden ver en fotos que recomiendo en la Riviera Maya, muy cerca de Playa del Carmen.

img140

 

57. Explora un pantano fantasmal en el fin del mundo (En Ushuaia). 

Solo pensar en un viaje a Tierra del Fuego suena a sueño para muchos. Es el fin del mundo, el fin de la Patagonia, una isla perdida en los confines del planetao, un lugar que está apartado de zonas que ya de por sí están apartadas. Es en resumen, como irse al auténtico mundo «muy muy lejano». Y allí, podríamos buscar refugio humano en ciudades como Ushuaia (para no sentirnos tan solos), pero también animarnos a pequeñas aventuras y descubrimientos. Por ejemplo, en una caminata con rumbo a el allí famoso Lago Esmeralda, pude internarme en zonas donde los castores (como especies invasoras)  hicieron estragos en los bosques, y aunque es poco auspicioso, no deja de ser un paisaje increíble. Allí el paisaje se parece a la mejor puesta en escena estilo «Tim Burton». A las pruebas me remito con estas imágenes que pude tomar: donde desagua un glaciar con sus aguas lechosas a turquesa, los castores construyeron estanques, ahogaron el bosque, y crearon un panorama que solo puede despertar la imaginación:

 

58. Encuentra un paisaje en ruinas lleno de monasterios imponentes en las ruinas de Ani en Turquía.

En el medio de un paisaje sin nadie y sin nada, emergen cúpulas por mitades, muros, o iglesias que llevan largos siglos sin feligreses. Alguna vez fue una próspera ciudad, pero en el siglo XVIII los asedios de distintos imperios sumados a su abandono, terminaron con la ciudad de Ani, que supo tener un esplendor tal para contar con sus «1001 iglesias».

iglesias-ani-turquia

Sarah Murray

59. Camina en un paisaje de montaña tapizado de amarillo en primavera en Luoping, China.

Los cultivos de canola en el llano entre montañas del condado de Luoping en China, hacen que en tiempos de floración valga la pena una visita por este lugar. Sin dudas lo incluyo entre mis pendientes por varias razones (además de China). Hay postales que no pueden hacerse tan irresistibles como las de Luoping y es una de tantas en este inmenso país lleno de parajes por descubrirse a los ojos viajeros.

yunnan-china-luopin

Ronald Tagra

60. Llega (para seguridad, con un convoy guiado) hasta el desierto de Danakil, uno de los paisajes más surrealistas que puedas ver.

Con ustedes, el paisaje más surrealista del planeta. Aquí ya no es que vamos de paisaje curioso, sino que hasta dudamos del planeta en que nos encontramos (porque no se parece en nada a lo que creemos que es el nuestro). Hay cráteres, lagos de agua verde, minerales que brotan a cielo abierto, llanuras de sal, fumarolas, y claro, muy poca vida. Es el punto más bajo de África, donde las temperaturas pueden llegar a los 50°C, y aunque no hace falta decirlo, es uno de los sitios más inhóspitos del planeta. Llegar allí tampoco es tarea fácil no solo por el clima o la falta de infraestructura, también es una zona fronteriza militarizada a la que hay que entrar de la mano de gente conocedora y guardias armados. Ir y sobrevivir para contarla.

10387154385_32f2fdb136_z

Achilli Family

61. Llega hasta un lugar que parece un espejismo: la isla de baobabs en Botsuana.

Si soportas el calor del anterior Danakil, ya estás listo para recorrer el Parque Nacional Makdadikgadi Pans en Botsuana hasta llegar a la llamada Isla Kubu, un sitio que parece un espejismo por la silueta de sus baobabs. En realidad no es una isla, sino una formación rocosa, pero lo parece por su aislamiento emergiendo como un lugar en medio de la nada. Se puede llegar en un vehículo 4X4 y al regresar podremos contarlo: la experiencia de habe estado en uno de los paisajes más extraños (y hasta surrealistas) del planeta.

kubu-makgadikgadi

Christian Baltrusch

62. Camina a los pies del cuello volcánico más extraño del mundo, dentro del Parque Nacional Obo, en Santo Tomé y Príncipe.

El Pico Cão Grande, para hablar con propiedad, es un cuello volcánico con forma de aguja que emerge en un paisaje no tan accidentado en las cercanías, lo que acrecienta el dramatismo del paisaje y la sensación de “irrealidad”. Un paisaje raro entre los raros, por decir poco.

Santo Tome

Imagen Isaac (*)

63. Explora el desierto de Nubia, en Sudán, hasta llegar a las pirámides «negras» de Meroe.

Olvida las pirámides de Egipto (únicamente si ya las has visitado, porque igualmente no podría dejar de anhelar conocerlas). Pero en caso de verlas y de tenerlas entre los lugares quitados de la lista, es probable que necesites algo tan diferente como las pirámides de Meroe, en el desierto de Nubia (norte de Sudán). Son imponentes y enmarcadas por dunas, con su particular color de construcción con rocas negras y en ruinas desde hace más de 22 siglos.

meroe-nubia-piramides

Imagen Fiver Löcker

64. «Naufraga» en una isla tropical tan perdida que solo faltaría rodar una película de náufragos (Palmyra Atoll).

Solo hay que soportar varias horas de avión, y no precisamente en uno de gran tamaño, para trasladarse a la isla ideal para rodar una película de náufragos. Es parte de las Islas de la Línea, un sitio donde hay más bancos de arena y arrecifes (en pleno Pacífico) que cualquier rastro de civilización. No hay alternativa si nos quedamos allí: hay que estar dispuesto a creerse que el resto del mundo civilizado no existe por unos días, aunque no lo extrañemos demasiado.

Strawn Island at Palmyra Atoll NWR

U.S. Fish and Wildlife Service Headquarters

65. Encuentra uno de los paisajes de cultivo más increíbles el mundo en una zona rural de Vietnam (Mu Cang Chai)

Hay muchos puntos de Asia donde ver cultivos en terraza, pero pocos como este, uno de los paisajes con terrazas de arroz más bonitos del mundo, en la privincia de Yen Bái, Vietnam. Se encuentran en torno a pueblos como Che Cu Nha, La Pan Tan o De Zu Phinh:

terrazas-arroz-mu-cang-chai-vietnam

Nguyen Anh Tuan

66.  Piensa en Yemen a pesar de todo, y en los rascacielos más antiguos del mundo (Shibam)

Nueva York no fue la primera ciudad con densidad de rascacielos. Fue y lo sigue siendo Shibam, antigua capital del reino de Hadramaut, poblada desde hace 2.200 años y desde hace 500 años perdurando como una «Manhattan» medieval. Espera el momento para visitar Yemen (en tiempos con menos conflicto) y visita la milenaria ciudad de los rascacielos del desierto.

Shibam_Wadi_Hadhramaut_Yemen

Jialiang Gao

67. Camina por una playa donde los granos de arena tienen forma de estrella en Japón, en la Isla Iriomote.

En la isla Iriomote, y en otras islas vecinas, las playas contienen arena en forma de estrellas, algo que se explica porque los granos de arena de la playa son en realidad cáscaras puntiagudas de pequeños crustáceos que se conocen como foraminíferos marinos. Una suma de miles de millones de restos de éstos exoesqueletos pueden hacer una playa por demás particular.

yaeyama-island-japon-2

Geomr (Imagen Via Wikimedia)

68. Conoce los pozos de agua más sofisticados del mundo en India.

Desciende por interminables escaleras por los pozos de agua que parecen templos, los llamados stepwell como el de Rani-ki-Vav, en Patan. Este tipo de construcciones eran auténticos palacios en honor al preciado líquido, tan escaso en tantas regiones de India:

stepwell-india-2

Sudhamshu Hebbar

69. Visita las tumbas antiguas imponentes talladas en las montañas en Naqsh-e Rustam, Irán.

Lo de tallar en la montaña una tumba aquí fue llevado a escala monumental. Son cuatro tumbas de una necrópolis de reyes de la antigua Persia, un despliegue de poderío de una dinastía que dejó huella para la eternidad. Es solo una muestra del potencial como atractivo turístico de este país tan alejado de los radares viajeros:

lugares-olvidados-viajes-inusuales

Christiaan Triebert

70. Llega hasta un lago turquesa y descansa en un pueblo casi en las nubes, en Nepal (Gokyo)

Tal vez tan increíble como encontrar éste lago turquesa entre picos nevados y nubes, lo sea el encontrar un pueblo en su orilla, a 4.750 metros sobre el nivel del mar.

lago-nepal-treking

71. Encuentra una ciudad congelada en el tiempo en china (En Lijiang).

Esta larga lista está llena de sitios que nos pueden simular un viaje en el tiempo. En el lugar, hay un complejo sistema de canales y puentes entre casas, templos y edificios históricos que conservan sus tejados tradicionales. Como en muchas regiones de China, las etnias preservan en los poblados más pequeños su cultura y su forma de vida ancestral. En Lijiang la etnia de los Naxi guarda una de las buenas opciones para conocer la China mas tradicional.

lijiang-china-pueblos-antiguos

gill_penney

72. Descubre un paraíso perdido en Indonesia, en la isla Belitung.

Si has llegado hasta este punto de la lista leyendo cada item, además de que puede que lleves decenas de minutos atrapado, tal vez buscabas el sitio perfecto e ideal para desconectarse del mundo, playas, palmeras. Deberías tomar nota de la isla Belitung en Indonesia antes de que sea tarde. En un país con miles de islas y tan poblado, buscar el paraíso más inalterado puede suponer como la tarea de encontrar una aguja en un pajar. Es el destino aún ausente de la guía Lonely Planet, que termina por el peso de su propia fama masificando todo lo que nombra. Aquí las playas tienes pocas personas que las pisen cada día, y todas las críticas y reseñas están por escribirse.

belitung-indonesia

jeffrey manzini

73. Llega hasta un antiguo monasterio que parece colgado en un acantilado (en Mar de Saba, Cisjordania)

Los monasterios son de por sí sitios aislados (y más si los buscamos en regiones con historia milenaria y zonas aún en conflicto donde no llega el turismo de masas. Así es el monasterio de Saba, uno de los destinos inusuales dentro de una región también inusual: como si estuviera colgado en un acantilado, se ve como un sitio atemporal, por siglos dentro de la iglesia ortodoxa griega.

mar-saba-monastery-3

Jean & Nathalie

74. Haz senderismo hasta un lago espejado entre  Tíbet e India a más de 5.000 metros de altura (Lago Pangong Tso).

Otro de los destinos «no fáciles», porque no es que se pueda llegar en un tren panorámico precisamente. Pero si llegas seguro terminas apuntándolo entre sus figuritas difíciles pero preciadas. El lago Pangong Tso es la recompensa de una posible travesía para hacer en tiempos de verano, uno de los parajes de más belleza en la frontera entre India y Tíbet. Tampoco es que sea fácil la parte burocrática: hay que tramitar el permiso de acceso especial en la ciudad de Leh, pero no hay trámite que opaque su belleza:

pangong-tso-tibet-china

Praveen

75. Navega en una casa flotante por un laberinto de lagos y canales en Kerala, India.

La propuesta incluye amanecer cada día en un lugar diferente: estaremos en una embarcación llamada Kettuvallam, una casa flotante al estilo tradicional del estado indio de Kerala. Allí se despliega una red natural de canales y lagos conectados como si se tratara de un laberinto acuático. Todo esto no muy lejos de la costa del mar Arábigo, al sur de India, en un destino que si bien crece de la mano del turismo, es un sitio auténtico y particular como pocos.

kerala-india

Christian Haugen

76. Explora una región de China donde existen casi dos mil torres fortificadas.

Si este post va de sitios inusuales, incluyendo ciudades o atracciones apenas conocidas con rasgos más que particulares, de eso va el siguiente destino, conocido por sus torres que si bien no cuentan siglos, sí son construcciones únicas: los llamados diaolou son torres de hormigón armado de apenas un siglo atrás, que mezclan estilos y tuvieron fines defensivos y a prueba de saqueos en la provincia de Guangdong, en China. Se estima que quedan en pie unas 2.200 de estas torres en el área de Kaiping y Taishan.

dialou-china

Kevin Poh

77. También en China, llega hasta el reino de los «mil castillos de piedra», en Danba.

Y la danza de sitios chinos inusuales (más allá de la Gran Muralla) continua. Aquí en vez de torres vamos de «castillos», y de miles de ellos. En el condado de Danba, Prefectura autónoma tibetana de Garze, una cantidad enorme de torres emerge entre la monotonía verde del paisaje. Se conoce como el reino de los mil castillos de piedra, una maravilla perteneciente a la etnia tibetana. A lo largo de siglos se encargaron de construir estas miles de torres de vigilancia o atalayas de hasta 35 metros de altura junto a viviendas amuralladas. Lo curioso es que este tipo de construcción comienza hace unos 2.700 años y siguió así por largo tiempo. La función no era solo defensiva, sino también como una vivienda donde refugiarse seguro de cualquier asedio, y aguantar allí hasta la llegada de refuerzos defensivos.

gill_penney

78. Descubre que en medio de un paisaje desértico puedes atravesar un cañón con piscinas cristalinas de color turquesa, en Omán.

Solo por ver este sitio me iría a Omán una temporada (y por tantos más). Y es que si no quedaba claro eso de mi afición por lugares bien curiosos, esta lista extensa debería hacer lo suficiente para confirmarlo. Que en medio del desierto exista un lugar así no puede pasarse por alto. Y es la razón por la que Omán entra en esta lista: Wadi Shab es un curso de agua dulce que puede mantenerse cristalino y de tonalidad turquesa a pesar del paisaje arcilloso. Es una garganta a poco de Mascate, la capital del sultanato de Omán.

Andries3

79. Encuentra un imponente conjunto palaciego en ruinas en India, en Orchha.

En el centro de India, y en un país donde la historia, el tamaño de su territorio y la población lo hacen parecer un continente, de antemano está claro que lo que hay que ver puede resultar inabarcable. Si hay que derivar por lo menos conocido (al menos que el Taj Mahal más que seguro), nos vamos hacia el centro del país, hacia Bundelkand, y hacia una planicie atravesada por el río Betwa. En una isla sobre el río se encuentran estas gigantescas ruinas, parte de un complejo religioso y funerario en decadencia aunque apreciado por los pocos turistas que llegan.

Arian Swegers

80. Amanece en un monasterio que está por encima de las nubes, en Birmania.

Y de ruinas y complejos imponentes podríamos pasar sin pausa hasta un monasterio tan curiosamente situado como para quedar por encima de las nubes en más de una ocasión (cuando el clima y la nubosidad lo permite). El monte sobre el que está situado se llama Monte Popa, y está en Birmania. El monasterio levitando sobre las nubes se llama Taungkalat, un santuario al que se llega después de atravesar 777 escalones, sobre un viejo volcán que no está muy claro si todavía está activo. De todos modos, subir allí, y presenciar un atardecer o amanecer será una momento inolvidable en nuestras vidas.

Brian Snelson

81. Llega hasta la otra Petra, las ruinas nabateas en paisajes de arenisca en Arabia Saudí ( Mada’in Saleh

Llevan ahí hace centenares de años claro, igual que Petra. Pero ante una ciudad colosal que les hace competencia como su hermana (en territorio de Jordania), otras ruinas colosales pasan injustamente desapercibidas. Tienen el mismo origen (nabateo), algo evidente en el estilo de sus monumentales edificios tallados. Mada’in Saleh, fue algo así como la capital nabatea del sur, y hoy, apenas unas 15.000 personas la visitan al año, mientras la promoción turística del sitio es muy incipiente. Las dificultades para conocerlas tienen mucho que ver con la complejidad de obtener el visado para visitar, un número de turistas muy desproporcionado (por lo bajo) en función de lo atractivo del lugar.

Sammy Six

82. Sorpréndete con los templos piramidales hindúes en algunos de los complejos religiosos más grandes del mundo.

Profundiza sobre la interminable diversidad de India, hasta llegar a ver los templos Vímana (hunduistas), edificios piramidales sagrados que integran enormes complejos religiosos (entre los más grandes del mundo). Algunos como el templo Sri Ranganathaswamy se encuentran en la ciudad de Tiruchirapalli, y se elevan hasta alcanzar 72 metros por sobre el nivel del suelo de forma escalonada.

Ajay Goyal

83. Descubre más mundos inaccesibles hasta hace poco tiempo, como el valle de Nubra (también en India)

Imaginen las instrucciones para llegar: dirigirse a Khardung La desde Leh, atraviesa el valle de Shyok, cruza el río mediante un pequeño puente, pasa el control militar con un pase tramitado previamente que permita el acceso al Valle de Nubra. Nada fácil, pero la recompensa será más que aliciente: esperan desiertos rocosos, zonas de dunas, pastizales y vistas que parecen de otro mundo, en una región de Ladkh aislada y conocida como el «pequeño Tíbet» por su cultura autóctona.

Ashutosh Garg

 

84. Recorre uno de los parques costeros más bonitos del mundo, en Nueva Zelanda (Abel Tasman)

Aquella vez inicié una travesía de cuatro días con todo mi equipo y comida al hombro. Tres noches totales a pie por uno de los senderos que me entusiasmaba antes de conocerlo, y me enaltece los recuerdos al ver las fotos de los paisajes que sucedieron (después del primer paso al dejar el autobús en la entrada al Parque Nacional Abel Tasman). Hasta los mosquitos se olvidan con el tiempo pasados por el filtro de la belleza de las playas y calas encadenadas entre tramos de jungla, bahías, lagunas de marea cristalinas, y elevaciones en un clima de primavera que desterraba el largo invierno. En esta entrada cuento en palabras y fotos uno de los senderos costeros más bonitos del planeta, nada menos que 53 kilómetros totales, señalizados, con tramos más y menos agotadores, silenciosos, donde la naturaleza con rasgos endémicos contrasta el día y la noche con ímpetu: belleza natural al desnudo con el sol, y la furia oculta y salvaje que se desparrama por la noche. El sendero de Abel Tasman es una colección de miradores y vistas panorámicas, playas donde por supuesto es mucho más fácil volver a arrancar que detenerse, chapuzones que son helados pero se disfrutan. La imagen que más me viene a la mente cuando recuerdo mi paso por este país, es la de este parque sobre todo. Se puede recorrer a pie y por tierra en numerosos tramos o en el trail completo, pero también en kayak hilvanando cada playa y noches de camping. Por tierra o por agua, resume la belleza natural de un país que sin embargo, tiene aún tanto más que mostrar en distintas formas y combinaciones.

Granada-6113

85. Atraviesa la «Puerta de Narnia» en Cathedral Cove, Isla Norte de Nueva Zelanda.

En la isla Norte de Nueva Zelanda hay lugares que no necesitaban ninguna película para que deseáramos estar allí. Uno de ellos es la playa de Cathedral Cove, un arco natural que hace de conexión entre la costa y una playa «escondida». Es parte de una reserva natural que visitan miles de turistas cada año, con pequeñas calas, y formaciones rocosas en la bahía de Coromandel.

cathedral-cove-nueva-zelanda-narnia

Christian Michel

86. Recorre el sendero más lluvioso del planeta en NZ (Milford Track)

Descubre que la lluvia puede ser eterna recorriendo el sendero turístico más solicitado de NZ y más húmedo del planeta (Milford Track, en la isla Sur de Nueva Zelanda). Allí el verde alimentado por el exceso de agua y humedad brinda un espectáculo único en forma de musgo, árboles, y densa jungla siempre sedienta. Es uno de los puntos más lluviosos de la tierra, por lo que aquí no vale mirar el pronóstico o esperar el buen clima para recorrerlo. Y sin embargo, a pesar de los 8.000 milímetros anuales hay que reservar con mucha anticipación un permiso para avanzar varios días entre paisajes de montañas y laderas abruptas.

Nueva Zelanda

Mike Goren

87. Atraviesa la tierra de Mordor en la isla Norte (de Nueva Zelanda)

Empalágate de El Señor de los Anillos recorriendo la tierra de Mordor en su versión real de rodaje también en Nueva Zelanda, el Parque Nacional Tongariro. allí se rodaron escenas del film (como en tantas partes del país), pero además es una oportunidad de encontrarte con un paisaje modelado por volcanes que se ve indómito y con inigualables vistas panorámicas. Claro que el clima puede jugar una mala pasada, y es mejor programar con anticipación fuera de la temporada de invierno austral.

Imagen Mister Jo

88. Mira un tiempo largo los lagos turquesa de Torres del Paine en Chile, hasta convencerte que con reales. 

Descubre los lagos turquesa entre montañas con formas caprichosas que parecen sitios de fantasía, dentro del Parque Nacional Torres del Paine, en Chile. Es uno de los entornos para hacer trekking más bonitos del mundo. Sobre todo por lo variado de un recorrido de despliegue escénico inmejorable, entre picos rocosos, los mencionados lagos, la fauna patagónica, los glaciares y icebergs. Toda una colección de lo mejor de Patagonia en dosis para quitar el aliento. El sendero de trekking en Torres del Paine más famoso tiene forma de «W» y se hace en unos cuatro a cinco días, a merced de un clima que puede mostrarnos cinco estaciones en solo una jornada. La cámara de fotos pedirá batería extra como pocos lugares en el mundo.

chile11

89. Alucina con un lago de siete colores en México, en medio de un cálido clima tropical.

Podrías creer que estas en el mar Caribe, incluso sería más creíble que saber que te encuentras en un lago. Camina por cientos de metros con el agua cristalina por demás hasta la cintura en México en la Laguna Bacalar. De tantos tonos se conoce como «el lago de siete colores». Junto a el, hay un pueblo mágico de México, con su estilo colonial, y una fortaleza junto a la orilla. Pero en Bacalar el color del agua es lo que hipnotiza, junto a sus paseos y cenotes profundos que olvidan los tonos claros para impregnarse de un azul oscuro. Está relativamente cerca de la zona turística conocida como la Riviera Maya, de fama mundial. P

Bacalar-9740

 

90. Prueba nadar en una «ciudad» de rayas, en un banco de arena perdido en el agua cristalina del Caribe.

En medio del mar azul «Caribe», hay un extenso banco de arena, y allí, una colonia de rayas parece residir a la espera de visitas. Se puede caminar o nadar entre ellas, a veces se alienta alimentarlas (algo que nunca es recomendable hacer, eso de alimentar fauna en estado salvaje). A pesar de ello, el lugar en sí mismo merece la pena, una auténtica piscina alejada de la costa de las islas Cayman.

286377423_7b58d3f150_o

Fevi in Pictures

91. Navega por un río donde los árboles crecen de un modo inusual, en Dominica

Sin despegarnos del Caribe, navega en un río en Dominica donde las raíces crecen en la orilla de un modo que parece un sitio de fantasía (Indian River). Como dato curioso, fue elegido para rodar algunas escenas de piratas del Caribe. Es una de las atracciones desde ciudades como Portsmouth y Glanvillia.

lugares-inusuales-del-mundo

Matthias Ripp

92. Viaje a los tiempos coloniales rioplatenses en el pequeño poblado de Colonia, en Uruguay.

Si hay un punto donde poder simular un viaje a tiempos coloniales en el ámbito rioplatense, ese es el poblado de Colonia en Uruguay. Llegar es bastante fácil, por su cercanía y conexión con ciudades como Montevideo, o la propia Buenos Aires. De hecho está enfrentada geográficamente a la gran ciudad, una de cada lado del río. Y sin embargo, Colonia es todo lo contrario de cualquier urbe. Aquí hay calles empedradas, casas y fachadas que cuentan demasiados años para una tierra con ciudades relativamente nuevas. Pero además Colonia encanta por sus atardeceres, su apacible vida pueblerina, sus bares y restaurantes en una ciudad declarada en su centro histórico como Patrimonio de la Humanidad.

Josiah Mackenzie

93. Visita los pantanos y manglares de Cuyabeno, en la región Amazónica de Ecuador.

Adéntrate en la reserva Cuyabeno, en la región amazónica de Ecuador, para descubrir una jungla inundada llena de todo tipo de especies que jamás habrás visto antes. Se trata de un auténtico tesoro biológico que resguarda una de las mayores biodiversidades del planeta.

cuyabeno-Ecuador

Rinaldo Wurglitsch

94. Déjate hechizar por la noche más bonita del mundo en La Silla, Chile.

En condiciones óptimas, podríamos alcanzar a distinguir hasta 3.000 estrellas en un cielo nocturno. Pero la mayoría de nosotros, estamos condenados en las ciudades a perdernos casi por completo éste espectáculo: un cielo nocturno bonito que pueda deslumbrarnos. Y esas condiciones óptimas se producen en este punto del planeta. Siéntete abrumado bajo un cielo estrellado absolutamente descontaminado en La Silla, Paranal, en la zona de Atacama, Chile.

cielo nocturno

95. Ve al encuentro de una laguna verde en la altura de Atacama, en Chile

Cerca del Paso Internacional San Francisco se encuentra esta laguna que si bien no es la única, es un ejemplo de los mil rincones por dar a conocer en la cordillera de los Andes. En este caso en la zona fronteriza de Chile, muy cerca de Argentina. Laguna Verde es otra de las sorpresas apenas conocidas del altiplano chileno, en una región también salpicada de salares y donde suelen brotar aguas termales.

Serge

96. Camina descalzo en la arena de una playa de sedimentos rojos, junto al desierto en Perú

Dentro de la Reserva Nacional de Paracas, entre otras curiosidades, existe una playa de arena roja, resultado de la actividad volcánica tras milenarias erupciones que azotaron el Pacífico, produciendo un tipo de arcilla con esa coloración como componente de la arena. La zona de Paracas, es de hecho una de las más áridas de la costa del país y allí el desierto se encuentra con el mar. Sin embargo es un paraíso para el descanso y la alimentación de diversas especies migratorias

ms.akr

97. Camina como si estuvieras en la Luna, sin salirte de Brasil.

Dentro del Parque Nacional Chapada dos Veadeiros (un lugar donde las rocas fueron erosionadas de un modo demasiado curioso) uno podría creerse en un paisaje lunar, o en otro planeta. Para arribar al parque, el punto de acceso es desde el municipio de Alto Paraíso de Goiás, desde donde se permite el ingreso sólo con guías acreditados.

Ana Cotta

98. Camina por un valle de palmeras gigantes a más de 1.800 metros de altura, en Colombia.

La palma de cera del Quindío es el árbol nacional colombiano. Las particularidades evolutivas y las condiciones del clima propiciaron el establecimiento de unas palmas por demás particulares: pueden crecer hasta los 80 metros de altura, y vivir más de cien años. Es posible verlas al noroeste de Colombia, en un valle protegido como un santuario que es un atractivo turístico. El área se conoce como Valle del Cocora, o el valle de los mil colores de verde.

valle-cocora-colombia

Imagen descubriendoelmundo

99. Llega hasta un pueblo que parece en Marte, pero está en Argentina. 

Un pueblo con casas de adobe en un paisaje que promedia los 4.000 metros de altura, con colores, formas y texturas que bien podrían hacer de escenografía de un paisaje del planeta marte. Sin embargo esto es uno de los modos de describir el área de un pequeño pueblo, el de Tolar Grande.

Alejandro Cañizares

100. Recorre una jungla en ebullición en Costa Rica.

Sigue los senderos por la jungla más caliente del planeta, un paisaje en ebullición donde brotan manantiales de agua hirviendo, marmitas de lodo, y actividad volcánica entre la densa vegetación, en Costa Rica (Rincón de la Vieja).

Graeme Churchard

101. Despierta entre Géiseres en Bolivia.

Amanece en un campo de géiseres en Bolivia en paisajes tan desérticos y coloridos que parecen irreales (Géiseres Sol de Mañana). Al sur de laguna Colorada, camino al Salar de Calviri, y a casi 5.000 metros snm, se encuentra un área de intensa actividad volcánica, entre fumarolas y géiseres que emiten vapores a una altura que puede alcanzar hasta los 50 metros, un paisaje que nos remonta a las épocas de formación de la Tierra.

 

Ver la Parte 1 en el Blog de Banderas

Un comentario

  1. Muy hermosos los 101 lugares los felicito, te agrego un atardecer en las termas de Fiambalá, de por si un hermoso oasis verde sobre la montaña y ver caer el sol sobre el pequeño poblado con sus construcciones de adobe el desierto que lo rodea y de fondo los andes con sus Volcanes de 6000mts, impresionante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *