No me canso de hablar sobre la naturaleza y, a pesar de ello, se que por mucho que los inunde con mis cavilaciones, nunca terminaré de compartirles sus misterios. Así como sabe lucirse tan mansa que parece indefensa, ella también tiene la capacidad de activarse y demostrarnos cuán pequeños somos ante su poder. Al ver estas montañas humeantes en Japón, toda la fuerza natural se nos revela impetuosa.

Mikael Lepa

Así ocurre en el Monte Asahi, la más alta de las montañas Ishikari que forman parte del Grupo Volcánico Daisetsuzan –que es también Parque Nacional-.  Se encuentran en la localidad de Hokkaido.

David Ooms

Los excursionistas llegan en hordas a la montaña durante el verano, a la que se puede acceder fácilmente desde Asahidake Onsen usando el funicular. Al llegar el invierno y cubrirse de blanco, este lugar cambia escaladores y caminantes por esquiadores y snowboarders. Todo el año, los amantes de los deportes al aire libre encuentran un sitio ideal para despuntar el deporte y la adrenalina.

En la base del Monte Asahi verás que está el lago Sugatami. Será difícil que lo pases por alto pues el reflejo de los picos en sus aguas hacen un espectáculo que llamará tu atención al instante, pues las cumbres nevadas y las sombras blancas del humo se dibujan como en una pintura a escala.

Motohiko Tokuriki

Los viajeros llegan de lejos, y también del mismo Japón, para conocer a este monte que es un volcán activo que se levanta a 3 km al sudoeste de la caldera Ohachi Daira. El Monte Asahi compite en atención con el pico mayor emergiendo del costado sudeste a 2.291 metros de altura. Esta figura rocosa domina la escena desde el período holoceno,  es decir que tiene una antigüedad de 18.000 años.

Al encontrarse activo, el humo blanco es como un constante recordatorio de lo que bulle en el centro de la tierra misma. Un espectáculo imponente del Monte Asahi es uno de los imperdibles si visitas el gran país asiático.

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *