Hay algo común a cada una de las fotos que tomé en el Mar Rojo. Hay un color azul intenso, y al mismo tiempo, un azul difícil de definir. El contraste con la costa una vez que nos alejamos desde Aqaba navegando también es notable. El mar es un oasis líquido entre tanta aridez. La costa y el paisaje se devela árido desde lejos, y el agua, con su color azul y su calma, es un consuelo que refresca y seduce.

esnorkel-mar-rojo

Imagen

Llego a leer que el Mar Rojo (del que hay tantas teorías sobre el origen del nombre que es mejor no indagar demasiado) tiene un color azul índigo. La denominación de una variedad de azul oscura y profunda. A medida que nos alejamos de la costa, esa tonalidad azul intensa y oscura se acrecienta. Y a medida que la jornada avanza, el color va variando en tonalidades, pero no en intensidad.

Imagen

El agua que se mantiene a una temperatura por encima de 20°C todo el año, también es transparente en demasía. El barco se detiene relativamente alejado de la costa, situado por encima de un barco hundido intencionalmente para acelerar la formación de un arrecife y un paraíso de buceo. El desierto está relativamente cerca, pero cualquiera podría olvidarlo. El snorkel en el Mar Rojo invita a descubrir una de las mejores zonas de buceo de todo el planeta como si estuvieras sobrevolando (ésta vez sobre un barco hundido).

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen (tortuga pasando junto a la embarcación cerca de Aqaba)

Imagen

Imagen

Imagen (Aqaba desde el Mar Rojo)

Sobre todo, esa sesión de esnorkel después de un día previo en el desierto, parecía una contradicción. Sólo el Mar Rojo, y sólo ese azul tan intenso pudo dejar la aridez de Wadi Rum tan lejos. Antes Petra, el desierto rojo de Wadi Rum, ahora el Mar Rojo, sumaba mucha diversidad en pocos kilómetros. Jordania no tiene un territorio enorme, pero según todo lo que hay por ver, lo parece. Según los cambios en un trayecto breve, Jordania se va volviendo enorme y diverso, sorprendente y atrapante.

Apuntes de Viaje: Aqaba es algo así como la capital costera y turística de Jordania, con playas que se extienden en una porción de costa no muy extensa, la salida al mar y al mundo del país. Desde Aqaba se puede observar Eilat en la costa enfrentada de Israel. Y unos pocos kilómetros hacia el sur, se puede ver la costa de Egipto. Aqaba es sobre todo un centro turístico. Se pueden encontrar hoteles de lujo a pasos de la playa. Y también, es otro punto entre los paraíso de buceo del Mar Rojo.

*Nota: El recorrido por Jordania fue parte de un viaje para bloggers organizado por Visita Jordania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *