El puente acuífero de Magdeburgo (en alemán Wasserstraßenkreuz) es un acueducto navegable, el  más grande en su clase en toda Europa. Su construcción demoró seis años y fue pensado para conectar dos importantes canales de Alemania, el Elbe-Havel con el Mittellandkanal.

Patrick Schön

Sin dudas se trata de una obra muy particular, que con sus 918 metros de longitud cruzando por encima del Río Elba, no hace más que dejar boquiabiertos a quienes lo visitan.

Desde siempre se habían querido unificar los canales ya que los barcos debían hacer un gran desvío –de 12 kilómetros- para poder pasar de uno al otro, puesto los cursos de agua se unían pero en lugares opuestos del río Elba. Además los niveles de agua hacían que muchas veces se perdiera aún más tiempo en recorrer este trayecto.

White Dragon

Las guerras mundiales y la separación de Alemania durante la Guerra Fría hicieron que el proyecto del canal que cruza por un puente no pudiera llevarse a cabo. Finalmente, en 1997 comenzó la obra que unió la bahía interna de Berlín con los puertos del río Rin. La mole es una estructura 24,000 toneladas de acero y 68,000 metros cúbicos de concreto.

Pararse frente a este canal es algo más que asombroso. Sólo pensar que este canal pasa por un puente de casi un kilómetro de largo y 32 metros de ancho que a su vez permite, casi por obra de magia, que un barco cruce de un lado al otro deslizándose por el agua, es algo casi increíble aunque se lo esté mirando en vivo y en directo. El ingenio humano a veces logra superar los obstáculos naturales y se constituye en un gran atractivo turístico, como en Magdeburgo.

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *