Share on Pinterest
There are no images.

Es curioso cómo, a veces, un atractivo turístico es promocionado de tal manera que algunos aspectos quedan en la sombra, casi pasando desapercibidos a los ojos de los viajeros. Algo así pasa con el Parque Nacional de Iguazú, Patrimonio Natural de la Humanidad, que parece que sólo tuviera a las magníficas Cataratas para ver y volver a mirar sin salir del asombro de su belleza. Pero no es así, todo ese entorno verde, vibrante y lleno de vida es un digno destino para hacer ecoturismo.

Will Russel

El Parque Iguazú ocupa 185 mil hectáreas del lado de Brasil y 67 mil hectáreas del lado argentino y se encarga de conservar la biodiversidad de una de las últimas reservas forestales de la Mata Atlántica y la mayor reserva de bosque pluvial subtropical del mundo. A este inmenso valor hay que sumarle que está asentado sobre el Acuífero Guaraní, una de las mayores reservas mundiales de agua subterránea.

JacQui K

Para poder apreciar toda la diversidad biológica (mariposas, peces, anfibios, serpientes, lagartos,aves y mamíferos) el ecoturismo es la mejor manera. Hay varios senderos que se adentran en la selva y nos dejan ver muy de cerca la flora y fauna de Iguazú, a ambos lados de la frontera.

Miguel Vieira

Del lado argentino se puede andar por el sendero Verde y el sendero Macuco. Si quieres entrar en la selva en cuatro por cuatro la opción es ir por el sendero Yacaratia, pero la experiencia pierde el contacto más directo con la naturaleza.

El sendero Verde corre paralelo al tren ecológico, son 15 minutos de caminata que recomiendo en vez de ir motorizados no sólo porque suele haber filas largas para ascender al tren sino porque esta actividad les permitirá sentir el entorno en todo su esplendor, acompañados por los simpáticos coatíes que se quedan cerca de las pasarelas para curiosear a los visitantes.

Miguel Vieira

 

Carlos Caicedo

El sendero Macuco es más extenso, 7,4 kilómetros ida y vuelta, en un viaje a las entrañas de la selva de Misiones. Entrar en ella es sentir el ambiente fresco y denso del bosque subtropical y sentir la respiración de sus 2.000 especies vegetales que nos envuelven en un manto tupido que emociona.

Para hacer ecoturismo aquí no olvides los prismáticos ni la cámara de fotos, puedes toparte con los bellísimos yaguaratés, ocelotes, monos carayá, osos hormigueros, osos meleros, tapires, tucanes e infinidad de mariposas y otras aves (más de 400 especies) de todos los colores y tamaños. Tras recorrer el sendero Macuco el esplendor de una caída de agua pone el broche de oro al periplo: el salto Arrechea.

C. Buchelli

ges2ges2

En el lado brasilero puedes recorrer los tres principales el Sendero Pozo Negro que da la bienvenida con un puente colgante que hay que atravesar para empezar a meterse selva adentro, 9 kilómetros caminando en la naturaleza más plena para llegar a la laguna de Pozo Negro. Paraíso del ecoturismo si los hay, prepárate para observar aves y animales acuáticos en su hábitat y, claro, intenta no perturbarlos demasiado.

Si contratas el tour, podrás volver de la excursión por río en bote o bien en kayaks o ducks. El sendero de la Bananera y el sendero Linha Martins son recomendables si no estás en condiciones de emprender una larga caminata, ya que sólo hay que recorrer 1,6 km y de 4 km. Ahora estás enterado: no puedes visitar las Cataratas del Iguazú sin recorrer la selva que las rodea. No te arrepentirás ni un segundo.

Vía: LaComunidad-ElPaís

Share on Pinterest
There are no images.

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *