En Italia nació la práctica de el café sospeso (o café pendiente), que consiste en dejar pago un café o varios pendientes en una cafetería para que lo consuma quien no pueda pagarlo.

Es una práctica bonita y filantrópica: dar sin saber ni mirar a quien. Así, una persona con limitaciones económicas puede entrar al café y preguntar si hay un café pendiente. Si alguien dejó pago un café pendiente entonces le invitan a disfrutar ese café. Tan simple como eso, invitar un café a alguien que no conoces pero que sabes que pude necesitarlo y de algún modo mejorar su día.

¿Donde nace la idea del café pendiente?

Esta idea del café pendiente nació hace más de un siglo en Nápoles y se ha difundido en varias partes del mundo, así que si es común en sus ciudades me gustaría me lo comenten.

Café pendiente en Italia
(Una foto de Venecia en Italia, país de origen de la práctica del café sospeso

Dar y ayudar desinteresadamente a quien lo necesite debería producirnos satisfacción (un datazo que les comento irónicamente :P). Si vamos de viaje en un futuro por Italia (por ejemplo, a esta bonita región de Cinque Terre) es probable que veamos la práctica de «café sospeso» anunciada en algún lugar. No solo está bien saber de esta práctica, sino también cultivarla.

También sería bonito implementar esta acción o similares «por casa»: en el café de nuestro barrio o ciudad, si es que no existe.

Por cierto, este tipo de prácticas podrían enmarcarse dentro del concepto de economía del don, o economía del regalo. Son prácticas sociales ancestrales que encuentran nuevas formas y métodos en acciones como las del café pendiente. Si bien pude sonar muy innovador o llamativo, existen prácticas de economía del don en variadas culturas ancestrales dispersas por el mundo. En estas acciones y culturas, los obsequios se otorgan en un intercambio sin ningún tipo de fin comercial, ni pacto ni convenio alguno. Simplemente se entregan productos sin esperar nada inmediato a cambio.

Por cierto, en el blog también hay una buena selección de ideas de rutas para hacer por Italia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *