Share on Pinterest

Gengenbach es uno de los pueblos más bonitos de Selva Negra que pude conocer, y hasta me animaría a decir que de Alemania.

Uno de los ángulos de Gengenbach, un pueblo que también es “de película” (*) Imágenes Matías Callone

De mi reciente recorrido por pueblos de la Selva Negra (que pueden ver en detalle en esta ruta) puedo asegurar que Gengenbach fue uno de los puntos más bonitos, muy a pesar del día gris y algo frío.

Gengenbach

¿Por qué Gengenbach es un pueblo imperdible?

Visitar por varios días la región de Selva Negra es un viaje relativamente fácil de hacer (mucho de esto te cuento en el artículo con detalles de la ruta que también encontrarás enlazado al final de este post). Esta región histórica se caracteriza por sus colinas, montañas y bosques en el área en frontera con Francia y Suiza en el suroeste alemán. La colección de pueblos dispersos en la Selva Negra es preciosa. Y Gengenbach probablemente sea una de sus estrellas.

Ver esta publicación en Instagram

Estoy ahora mismo en viaje contando en historias y en esta foto que estoy en una región de #Alemania conocida como la Selva Negra. Antigua zona de bosques tan densos que se hacían oscuros....de ahí el nombre. Entre bosques habia (una vez) pueblos de casas entramadas. De ahí a un cuento de los hermanos Grimm estamos a un paso. Claro que hoy los pueblos hay que buscarlos entre muchas ciudades, autopistas y hasta algunas zonas industriales. Pero si nos salimos de las autopistas...quedan caminos preciosos...y ese encanto pasado revive en pueblos como #Gengenbach (el de la foto) y tantos más. Tres días más les iré contando (sigan en las historias si les gusta este tipo de destinos) y pronto todo en el blog para que conozcan y si está en planes puedan organizar el viaje. #deutschland #deutschlan #blackforest

Una publicación compartida de 101 Lugares increibles (@maticallone) el

Aunque más que pueblo se puede decir que es una pequeña ciudad tan bonita que ha sido escenografía en escenas de películas como Charlie y la fábrica de chocolate. Gengenbach concentra todo el encanto y belleza de las ciudades típicas del sur alemán, y si por casualidad visitaras antes la vecina región francesa de Alsacia, seguro que encontrarás rasgos en común. Gengenbach es un pueblo perfecto de casas de fachadas entramadas, fuentes, y muchas flores en verano, además de pintorescas iglesias y edificaciones históricas que conforman una postal a escala real.

GengenbachGengenbachGengenbach

Cómo llegar a Gengenbach.

Gengenbach está situado en el sur de Alemania, y corresponde al distrito de Ortenau, Baden-Wurtemberg. Pero para más detalles, por ejemplo voy a citar distancias a ciudades de renombre cercanas tanto en Francia como en Alemania o Suiza, ya que es zona de frontera. Por ejemplo desde Friburgo de Brisgovia, una de las principales ciudades al sur de la Selva Negra, está a 75 kilómetros (unos 50 minutos). O desde Baden-Baden (principal ciudad balneario y de spa en la Selva Negra) son unos 50 kilómetros (40 minutos). Desde Estrasburgo en Francia son apenas 37 kilómetros (y 37 minutos), o desde Basilea en Suiza, son unos 132 kilómetros (una hora y media). Stuttgart es la ciudad de importancia en Alemania más cercana, y está a unos 150 kilómetros.

Recorrer la Selva Negra en coche (y alquilar con descuentos). Sin dudas que en cuanto a libertad y comodidad, una de las mejores formas de recorrer la Selva Negra y llegar a Gengenbach es en coche. Si lo hiciéramos en coche de alquiler, te recomiendo que utilices un comparador de alquiler de coches (incluso puedes usar este mismo comparador de coches de alquiler desde el blog, acceder a descuentos de hasta 15% y todo sin ningún costo extra para nuestros lectores, además de que ayudas a proseguir con la tarea de brindar contenido y consejos desde el blog). Mi recomendación es elegir retirar el coche en los aeropuertos, donde siempre están las mejores opciones de precio.

Aeropuerto más cercano: el aeropuerto de Karlsruhe / Baden-Baden es el más cercano. Aunque también es una buena opción el aeropuerto de Estrasburgo en Francia que está a unos pocos kilómetros.

Llegar a Gengenbach por tren: hay una muy buena conexión por tren con la cercana ciudad de Offenburg (a apenas 11 kilómetros de Gengenbach, a la que también se conecta por tren). De hecho se puede llegar con relativa facilidad por tren desde muchas ciudades cercanas como Basilea, Friburgo, Baden-Baden, Karlsruhe, Estrasburgo (Francia), etc.

Nota: si visitas Gengenbach en el día, es muy recomendable visitarlo con una visita a Baden-Baden (la elegante ciudad de los balnearios). Aquí tienes mi post y guía para visitar Baden-Baden.

Alojarse en Gengenbach.

El alojamiento en Gengenbach tiene bastantes opciones para lo que es su tamaño (al menos un par de decenas). Y es un bonito punto para hacer una o más noche como base para explorar la Selva Negra. Desde aquí puedes ver y comparar precios y las distintas opciones de alojamientos (hay desde casas rurales, apartamentos y por supuesto hoteles). Por cierto este hotel es uno de los más recomendados para quedarse dentro de la ciudad > Hotel Restaurante Sonne.

GengenbachGengenbachGengenbach

Qué ver en Gengenbach.

Básicamente, lo esencial es quedar inmerso en este pueblo que parece salido de un cuento. Aparcar nuestro coche (en caso de llegar en coche) es muy fácil, ya que hay un enorme parking de pago a un paso del casco antiguo. Una vez empiezas a caminar en nada estarás en la zona antigua, que es precisamente lo más pintoresco. Todo parece salido de una postal perfecta de los idílicos pueblos alemanes. Y es muy fácil de recorrer. No se trata de un pueblo laberíntico ni mucho menos: hay tres calles principales que están conectadas por un espacio amplio que hace de plaza seca, con mesas de algunos restaurantes, fuentes, canteros y muchas flores. Será inevitable hacer muchas fotos (tal como yo lo hice). Pero también quiero destacar algunos edificios históricos que pueden ser de nuestro interés o llamar nuestra atención:

Hay torres, plazas y palacios.

La enorme Torre Kinzig es una de las grandes construcciones del pueblo, y una de las que marca uno de los accesos por donde estaban las murallas. De hecho es posible atravesar el arco que era además la principal entrada de la ciudad. Esta torre, lejos de su función defensiva, es hoy un museo de varias plantas dedicado a la historia defensiva de la ciudad. Otra torre notable es la Torre Obertorturm, que está en el lado opuesto, y también marcaba otro de los accesos al pueblo.

GengenbachGengenbachGengenbachGengenbach

Como toda ciudad alemana antigua, el corazón del pueblo es la Plaza del Mercado (Marktplatz), y no será difícil identificar este espacio, porque es el corazón turístico de Gengenbach. Allí se encuentra la fuente que aún hoy funciona, y que por varios siglos suministraba el agua potable a los pobladores. En tiempo medievales, las ciudades debían comerciar en sus mercados a través de permisos. La plaza del mercado de esta ciudad, así como la envergadura de sus construcciones, denotan el poder comercial de la ciudad desde hace mucho tiempo atrás.

GengenbachGengenbachGengenbach

Frente a esta plaza se agrupan muchos edificios de interés, como el el Palacio de Löwenberg, convertida en un museo en el que se pueden visitar los interiores para conocer el estilo de vida en una casa tal como lo era en el siglo XVIII. También notaremos rápidamente la importancia del Palacio del Ayuntamiento (Rathaus), con el escudo de la ciudad. Como curiosidad, en otra de las torres y edificios de menor emvergadura del pueblo, funciona el museo Narren, dedicado al famoso carnaval de Gengenbach.

Iglesia y abadía (Stadtkirche Sankt Marien).

La historia más antigua en muchas ciudades y pueblos de Europa en cuanto a edificios en pie, puede que se cuente a través de las iglesias, y en Gengenbach no sería la excepción. Hay una abadía que tiene poco más de mil años (si es que hablar de que sea del siglo IX sean pocos años). En realidad se trata del edificio de una abadía benedictina que hoy se utiliza como universidad. A su lado está la iglesia de Santa María del siglo XII.

Calles de postal.

Ya lo saben si me siguen en mis viajes, especialmente en mi Instagram voy mostrando rincones "que se pasan de encanto e historia". Una de las recomendaciones que siempre hago (tampoco creo que sea nada muy original) es largarse a caminar más allá de lo principal, y sobre todo, estar atento a esas calles que aparentan ser menos transitadas. En Gengenbach les recomiendo no perderse de encontrar las calles Engelgasse y Höllengasse. Aunque a decir verdad, es muy probable que caminen por ellas sin buscarlo. ¿Cómo notar que estamos en estas calles?: seguramente no resistiremos a hacer muchas fotos.

GengenbachGengenbach

Estos dos callejones son algo así como un paseo por un rincón auténtico y tal vez menos "decorado" para turistas que la parte de la plaza central (aunque tampoco es que no esté preparado para recibir turistas). Es una calle de casas muy antiguas (medievales), que por ejemplo, conservan sus accesos a los graneros o depósitos en forma de sótanos. Pero sobre todo, una calle preciosa que vale mucho la pena caminar: es completamente peatonal, y estaremos rodeados de las rústicas casas de madera con fachadas entramadas.

El mirador más bonito de la ciudad y los viñedos.

Si el tiempo les da para un paseo y caminata por los viñedos, con vistas preciosas hacia el pueblo, no se pierdan la visita a la capilla JakobsKapelle. Para ser sincero, llegué a ella explorando con el coche por los caminos rurales y sin preveerlo en un día gris que amenazaba con una llovizna. La capilla está justo en lo alto de la colina que está a un costado del poblado. Y por tanto las vistas hacia la ciudad y el entorno son preciosas. Sobre todo porque apenas termina la parte urbana empiezan los viñedos.

GengenbachGengenbachGengenbachGengenbach

Es posible tanto llegar caminando, como en coche, sin embargo no hay casi lugares para aparcar así que lo mejor es hacerlo caminando. Hay varios senderos por las colinas para hacer un paseo campestre si el clima lo permite.

Resumen e impresiones de caminar el pueblo. En Gengenbach todo está muy bien conservados gracias a leyes de protección de patrimonio que existen desde hace muchas décadas y se cumplen y respetan de forma exhaustiva. De hecho, al caminar mi sensación es la de una escenografía perfecta porque todo está o bien reconstruido o restaurado recientemente. De hecho hasta diría que me gustaría encontrar algo un poco más rústico o menos perfecto para dar mayor sensación de realismo. Pero no lo olvidemos, estamos en Alemania y parece que no se permiten imperfecciones ni descuidos.

Una ruta por la Selva Negra. Aquí puedes ver el post con el detalle de la ruta de Selva Negra pueblo a pueblo para llegar a Gengenbach:

Y por cierto, no hay que olvidar que un viaje por la Selva Negra se puede combinar con una ruta por los pueblos de Alsacia.

(*) Todas las imágenes pertenecen a Matías Callone y están bajo licencia Creative Commons.

Share on Pinterest

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *