Share on Pinterest

Cuando viajo a Argentina (y  a cualquier destino) siempre intento vivir experiencias locales en lugares con un encanto especial. En mi plan de vivir unos días de “retiro” en pleno campo argentino, localizo a través de la web una propuesta que por sus imágenes me resulta irresistible: una casa de campo antigua transformada en una posada sustentable y con una historia de al menos cien años. Hoy funciona como un hotel (con una propuesta de posada ecológica y sustentable) en sintonía con el cuidado del entorno.

Se llama Raucho Eco Guesthouse, y una vez leo sobre el sitio, me pongo en contacto para vivir la experiencia de alojarme.

Imagen (*) Matías Callone

A veces cuando hago una recomendación de un lugar, en este caso un sitio donde alojarse y vivir el campo argentino en una de las regiones más tradicionales y características de la extensa Pampa (cerca de San Antonio de Areco), me veo en la obligación de comentar que (el post sobre el lugar en cuestión) no es una publicidad ni un patrocinio sino un rincón del mundo que pude disfrutar y que es un gusto compartir y recomendar. Sobre todo si me siguen por mi Instagram saben cual es el tipo de lugares que elijo y recomiendo.

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Por cuestiones de logística personal, todo se concreta unos meses después. Para llegar me traslado desde Buenos Aires a San Antonio de Areco, en total 116 kilómetros desde la gran capital hacia uno de los pequeños poblados en la provincia de Buenos Aires. Este pueblo-ciudad en años recientes se está posicionando como uno de los destinos más auténticos en cuanto a tradiciones del campo argentino (y cada vez más llegan visitantes de todo el mundo).

Campo de Argentina

Mi segunda etapa del viaje es el tramo entre San Antonio de Areco y el hotel de campo, en donde voy a pasar dos noches y dos días en una especie de retiro verde.

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Para llegar, hay que seguir un camino de tierra durante unos 20 minutos, un tramo que en caso de lluvia se puede volver intransitable en coches “normales”, obstáculo que se puede saldar porque los anfitriones de Raucho (Matteo y Mercedes) ofrecen ir a buscar a sus huéspedes en un vehículo apropiado hasta el pueblo.

Campo de Argentina

Para los que no están acostumbrados a caminos apartados, el trayecto puede disparar varias veces la pregunta de si estamos yendo en la dirección correcta, algo que acrecienta la idea de que de algún modo nos estamos retirando del mundo. Y esa sensación es precisamente uno de los puntos fuertes de la propuesta de Raucho.

Campo de Argentina

Apartarse, pero hacerlo con toda la comodidad en habitaciones que miran y respiran al campo:

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Si bien la oferta de hoteles de campo cerca de San Antonio de Areco es muy amplia, desde un principio me atrae la opción de este alojamiento por su pequeña escala, por estar localizada en una casa antigua y tradicional del campo argentino, de estilo colonial irlandés (algo que aprendo en el lugar, eso de que hay distintos estilos coloniales con pequeñas variantes en función del origen de los pioneros inmigrantes que llegaron a explotar tierras de campo en Argentina un siglo atrás, o incluso más).

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Una vez llegado, Mercedes y Matteo me dan la bienvenida y me instalo en mi habitación. El hotel cuenta con cuatro habitaciones (lo que de algún modo permite mantener la tranquilidad y la sensación de una experiencia auténtica). Es una casa en la que precisamente es fácil sentirse “como en casa”, y las habitaciones tienen variantes (hay con baño privado, otras con baño compartido). La casa está restaurada al mínimo detalle en su interiores, mientras que en el exterior conserva su aspecto sin muchos cambios (resultado de una restauración respetuosa con las señales del paso del tiempo, lo que me parece un gran acierto).

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Lo que siguen son dos días sin saber el resto del mundo (porque eso es lo que buscaba y lo que hay que buscar en este lugar). Por ejemplo, un cartel rústico en el exterior de la casa avisa que el punto de conexión wifi más cercano está a unos 10 kilómetros. No hay wifi, y es importante que no lo haya ;).

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Ideal para hacer viajes en pareja o en familia (o incluso entre amigos), Raucho es un sitio donde conectar con los sonidos del campo en cada momento (el viento, los pájaros, la música siempre relajante en el espacio común). Hay una biblioteca que insinúa que leer un buen libro es la actividad más apropiada.

Campo de Argentina

Y hay una encantadora cocina (que no es de uso libre sino el lugar desde el que los anfitriones harán brotas olores irresistibles, especialmente a la hora de cenar).

Campo de Argentina

Hay pequeñas indicaciones que nos indican el mejor punto para ver el atardecer, la dirección de una buena caminata hacia la huerta, el arroyo cercano, un pequeño monte.

Campo de Argentina

Timon es un buen acompañante en las caminatas que puedas hacer:

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

El viejo ombú es uno de los mejores lugares del campo para sentarse a ver el atardecer:

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Hay dos simpáticos gatos “franeleros” (Timón y Pumba) y un educado perro (Simba) que tienen estadía permanente asegurada en el hotel (hay huéspedes que son privilegiados), y que viven en una simbiosis relajada con el campo (además de que disfrutan de interactuar con los huéspedes siempre como una calma y agradable compañía).

Campo de Argentina

Mi recomendación es quedarse al menos dos noches para completar el proceso de desconexión (con el mundo) y conexión con el campo, la naturaleza y los tiempos naturales. Vivir una mañana llena de sonidos desde los árboles, un atardecer donde la luz pinta todo de naranja (como en cada lugar del mundo claro, pero con la singularidad del campo en esta parte del planeta).

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Y como no, disfrutar de un desayuno con sabores caseros:

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Y sobre todo para tener la oportunidad de degustar al menos dos buenas cenas exquisitas que están incluidas en la estadía. Es la oportunidad de sentarse en una mesa en el exterior y dejarnos invadir por los olores y sabores de ingredientes que en muchos casos provienen de la huerta cercana.

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

De hecho, la conexión con la naturaleza no solo es una propuesta para el ocio, también hay una serie de recaudos para que la posada y hotel funcione como un lugar sustentable: la energía se obtiene de fuentes renovables, se reduce la producción de residuos (y se recicla), se promueve el comercio justo y las compras locales y se minimiza el impacto ambiental buscando la eficiencia en todos los aspectos.

Volviendo a las actividades, relajarse es una de los objetivos principales en Raucho, pero también es posible planificar una cabalgata por el campo:

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

Campo de Argentina

En verano, (según me informo) hay una pileta de lona donde refrescarse (no olvidemos que en esta zona es fácil que en verano se superen los 30 grados), y siempre es posible dar paseos en bicicleta por los caminos rurales, o por la noche apreciar el cielo con casi nula contaminación lumínica.

Todos esto sin olvidar que cuando se oculta el sol, este rincón puede parecer el mejor lugar de la tierra para descansar:

Campo de Argentina

Campo de Argentina

¿Por qué razón lo recomiendo?. Porque desde muchos aspectos, este sitio más que un hotel es una experiencia de conexión con la naturaleza y con la esencia del famoso campo argentino y los paisajes de verde infinito de la llamada Pampa.

Como llegar a Raucho Eco Guesthouse: la dirección exacta es Ruta 8, Km 115 (desde ahí se hace el desvío por un camino recto de tierra), pero lo mejor es, una vez que reservamos recibir en detalle las indicaciones.

Cuando ir: está abierto en la temporada de primavera y verano desde agosto hasta abril inclusive. La mejor época será desde fines de noviembre hasta comienzos de abril, cuando el clima es más templado a cálido. Por cierto si lo desearas se pueden ver precios, disponibilidad y reservar en Raucho Eco Guesthouse.

(*) Todas las imágenes pertenecen a Matías Callone bajo licencia Creative Commons

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio al reservar vuelos con estos simples trucos

4. Envía tu consulta viajera

5. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *