Share on Pinterest

Islas Feroe es uno de los puntos más recónditos y desconocidos dentro de Europa. Este archipiélago es un país autónomo dentro del Reino de Dinamarca, pero está bastante lejos de su país madre: se encuentra en el Atlántico norte (al sur de Islandia y al norte de Escocia) como un auténtico mundo perdido con sus propias reglas, parámetros y paisajes tan inusuales como brutales. La pregunta que todos se hacen cuando uno comenta que se va de viaje a Islas Feroe es ¿y dónde queda ese lugar?, tan recurrente como que una vez allí los locales te preguntarán una y otra vez ¿que haces tú aquí? :). Todas estas preguntas tienen respuestas que de solo pensarlas me sacan una sonrisa después de hacer este viaje. Y muchas de ellas las intentaré desplegar aquí.

Imágenes (*) Matías Callone bajo licencia Creative Commons

Mi viaje a Islas Feroe fue realizado en el año 2017 como una acción conjunta con al blogger Acróbata del Camino, y de ese viaje me traigo anécdotas, vivencias y experiencias para no olvidar. Pero este post-guía será escrito con un fin mucho más práctico: es un intento por volcar todo lo que me gustaría haber leído en cuanto a consejos antes de viajar a este destino tan singular, sumando recomendaciones y enlaces a los posts sobre Feroe ya publicados, para facilitar la tarea de enamorarse de la idea de conocerlas.

¿Pero que son las islas Feroe y cual es su atractivo?.

Básicamente es un destino que para mí es un ejemplo de lo que me gusta compartir en el blog o en redes sociales como Instagram: paisajes inusuales y singulares porque tienen parámetros que no son fáciles de encontrar en otras partes. Un conjunto de 18 islas de las cuales solo unas 9 tienen un tamaño a considerar (pero esto aclarando que ninguna de estas islas demora más que unos 30 a 40 minutos en coche de un extremo a otro). Cada una de estas islas tienen paisajes que se pueden calificar con una sola palabra: abruptos. Son islas rocosas, en muchas partes la costa en forma de enormes acantilados. Y siempre son muy verdes porque aquí llueve con ganas e insistencia gran parte del año. El resultado es un paisaje escarpado, verde, y de colinas, salpicados con pueblos a veces distanciados uno de otros, y siempre rodeados de ovejas, miles de ovejas.

En este mapa tienes la ubicación de las Islas Feroe:

Algunas curiosidades de Feroe:

– Su nombre significa “islas de corderos” (y hay más ovejas que humanos en las islas)

– Es un país dentro del Reino de Dinamarca, y su capital se promociona como la capital más pequeña del mundo.

– Las islas están en su mayoría unidas por túneles submarinos de construcción relativamente recientes, que han transformado la sensación de aislamiento de sus habitantes.

– El túnel submarino entre Klaksvík y Leirvík mide más de 6 km y es una proeza de ingeniería.

– Sus casas tradicionales utilizan techos de hierba, un modo de regular la temperatura interior.

– La pesca es el principal sustento económico, y sus habitantes gozan de un buen nivel de vida.

– El clima es menos frío de lo esperable para su latitud por la moderación oceánica, si bien los veranos no llegan a ser templados, en el invierno es raro el día que caiga nieve a nivel del mar.

– En Feroe pude ver cantidad de familias jóvenes con varios hijos. Y es que estadísticamente tienen la tasa de natalidad más alta dentro de Europa. Aquí no tener hijos parece que solo es para gente friki :P. Y a pesar de ello como país no pasan de los 50.000 habitantes ( aunque parece que le ponen ganas para superar esa marca).

– La autonomía de las islas es tal que cuentan con su propia moneda oficial, la corona feroesa (aunque tiene el mismo valor que la corona danesa). Ambas monedas son método de pago válido.

¿Pero qué tan grande y extenso es recorrer todo este archipiélago?. Todas estas islas dentro del archipiélago tienen una distancia de 113 kilometros de norte a sur, y 75 de este a oeste. Y en todas ellas nunca estaremos a más de 5 kilómetros de la costa. Así que aquí no hace falta ni GPS ni ser navegante para orientarse con facilidad. Hablamos de distancias siempre breves para hacer. Cruzar de una isla a otra también es muy fácil, porque las principales están todas conectadas a través de túneles bajo el mar (sí, tal como suena), por lo que con un coche podremos movernos por la mayor parte del archipiélago sin siguiera tener que tomar un ferry. Las islas que están unidas por túneles son las de Vágar, Streymoy, Eysturoy, Borðoy, Viðoy y Kunoy. Islas importantes como las de Sandoy y Suðuroy están unidas por transbordadores desde la ciudad capital (Tórshavn).

¿Y qué tan bonito es en fotos?. Aquí vamos con una introducción de imágenes de lo que espera en este archipiélago:

Por ejemplo en Islas Feroe hay pueblos de pescadores coloridos como este:

A pesar de que esta foto fue en unas islas “perdidas” en el Atlántico Norte como lo son las #Feroe y a pesar de que el clima hasta en verano suele ser más nublado o lluvioso que radiante, cuando sale el sol y apenas el termómetro roza los 14 grados C para sus habitantes es un día de verano. Entonces muchos salen al sol, otros se animan a la playa y unos pocos a un chapuzón en aguas heladas. Todo es una cuestión de perspectiva. Si conoces el invierno con sus semanas eternas de lluvia y frio (aunque no es tanto por la moderacion oceanica) sabrás que esto es verano y hay que disfrutarlo. Si ahora mismo estas con 18 grados y sol hay que salir a disfrutar…porque eso para los habitantes de Feroe sería como un día caribeño. La foto es en el pueblo de #Nolsoy #Faroeisland #Recuerdosdeviaje #Lugaresincreibles

Una publicación compartida de 101 Lugares increibles (@maticallone) el

Y otros mucho más pequeños como este:

Este es un pueblo de Islas Feroe. Se llama Hvalvik pero podría ser en tantos pueblos de este pequeño país del Reino de Dinamarca. Son islas de distancias pequeñas conectadas por puentes y túneles. Y lo que uno encuentra en todas son paisajes de montañas verdes y pueblos pequeños de casas de madera y muchas veces techos de hierba. Me quito mérito yo solo porque cuando cae el sol (si es que no está nublado) la luz tenue del fin de día pinta todo el paisaje como si tuviera un filtro saturado de Photoshop, y entonces es difícil que la foto no salga bonita. Fue un viaje de hace unos meses que me parece fue hace mucho más. Es un viaje singular como mínimo, y como pocos. #Recuerdosdeviaje #faroeislands @visitfaroeislands

Una publicación compartida de 101 Lugares increibles (@maticallone) el

En islas Feroe hay lagos que están separados del mar solo por un acantilado (y en fotos parece un efecto óptico)

La capital del país (Torshavn) apenas cuenta con tres semáforos, y tiene muchas casas con techos de hierba (como las hay por todo el país)

Y este, soy yo caminando por uno de los pueblos de Feroe:

Estas son solo algunas de las imágenes de este pequeño e impresionante país.

¿Cuándo es mejor visitar Islas Feroe?. Aquí no hay mucha duda. Lo mejor es visitar las islas en el verano (de mediados de junio a septiembre), aunque poco tiene de verano tal como lo conocemos en otras latitudes. Este archipiélago tiene un clima relativamente moderado por las corrientes marinas (los inviernos son “suaves” en relación a su situación geográfia), el verano será la oportunidad de encontrar temperaturas que no superan los 15ºC pero que tampoco bajan de 12ºC de máxima, además de que las mínimas tampoco varían demasiado (la amplitud térmica es muy reducida). Esta es la temporada en que llegan más visitas, y por lo tanto, cuando hay mayor frecuencia de transporte, y mejor clima para explorar. Aunque del clima hablaré más abajo.

¿Para quién es recomendado este destino y viaje?. 

Cómo veremos, Feroe es un destino sobre todo de paisajes, de senderos (casi diría que un paraíso de senderos), de naturaleza, y sobre todo de mucha tranquilidad. Y es que aún en la capital de las islas estaremos en lo que en otros países sería considerado apenas un pueblo. No hay que esperar ni importantes calles comerciales, ni grandes tiendas ni comercios. Todo aquí es a una escala pequeña y distendida. Feroe es un destino difícil de comparar con nada, un sitio singular donde explorar y llegar a paisajes escarpados y despojados (no hay vegetación en las islas, ni siguiera de arbustos de tamaño medio). Recuerdo al llegar y tomar el primer bus, quedarme pegado a la ventanilla asombrado por todo lo que se cruzaba ante mis ojos: un paisaje imponente, verde, con cantidad de arroyos pequeños y cascadas cayendo desde las montañas, y esos pueblos de casitas de techos de hierba y granjas como único vestigio de presencia humana. Eso es lo que espera en Feroe, un paisaje majestuoso y despojado pero con variantes que desafían lo lógica de lo que habíamos visto antes. Si buscas tranquilidad, naturaleza, mucho contacto con el mar, la posibilidad de acampar o hacer base en hoteles pequeños en pueblos encantadores, este es el destino a poner en tu lista. Y sobre todo, un paraíso para fotografiar y traerse una colección de imágenes que serían el sueño de cualquier fotógrafo.

Tjornuvik

Feroe y la caza de ballenas (calderones).

Antes de seguir quiero mencionar un tema que suelen comentar muchas veces sobre las Islas Feroe en redes sociales cuando comparto algo: las matanzas de ballenas muy difundidas en documentales sin duda han dañado la reputación sobre la conciencia ecológica de este país. Estas matanzas se realizan  en base a una tradición nacida de la necesidad alimenticia hace siglos llamada grindadráp (básicamente consiste en la caza y matanza de ballenas en la misma costa en un espectáculo que en su esencia es tan sangriento como para teñir de rojo el agua del lugar donde se realiza). Esta matanza antiguamente se justificaba por la alimentación y la falta de recursos de las islas, lo cierto es que hoy ya no se justifica por esa necesidad. Sus habitantes lo siguen haciendo mayormente por la tradición de comer carne de ballena como parte de su dieta. Así que solo quería mencionar este tema para que no sea acusado de ser un enemigo de las ballenas por pasarlo por alto. Es tan poco lo que se sabe de este país, que muchas veces la única forma en que se lo relaciona con algo (con un tema) es con esta tradición tan cuestionada. Pero Feroe es mucho más que esto, y precisamente eso es lo que quiero intentar con este post: conocer otras facetas, lugares y paisajes que merecen destacarse para salir de ese conocimiento monotemático que hay sobre Feroe, y creo que injusto en cuanto a esa obsesión por abordar este país solo a través de este tema.

¿Es una razón para no viajar a las Islas Feroe?

Para quienes planteen la idea de hacer un boicot a estas islas por este tema aquí va mi postura: siendo que este país pertenece al reino de Dinamarca, la práctica de la matanza de ballenas está protegida por la fuerza militarizada danesa. Por lo tanto hay que extender el boicot a Dinamarca por poner a disposición su fuerza militar para este fin. Y como Dinamarca está en el marco de la Comunidad Europea, y con esta matanza se violan convenios vigentes del trato de la fauna dentro de la CE, entonces hay que extender el boicot a toda la UE por no hacer cumplir sus propias normativas. Conclusión: el próximo viaje que sea a la Luna (léase con ironía).

Dejando la ironía a un lado, si hay algo que tengo claro es que mis viajes y los que recomiendo no dependen de mi afinidad con las prácticas (y políticas) de cada lugar, porque entonces y yendo al extremo, no podría viajar ni a mi propio país. Ni que hablar de que la caza de fauna furtiva está permitida en casi todos los países del mundo, y que en Feroe no se hace ni por negocio, ni por turismo, ni por ser parte de algún festejo local. Pero en muchos países la caza de animales incluso como trofeos para el living de casa (algo que me parece espantoso) está permitido, incluso como una modalidad turística. Ni que hablar de por ejemplo las corridas de toro en España (matar a un animal por tradición) algo que menciono por el hecho de que nadie cuestiona un viaje a este país por un tema como ese (como ejemplo del ímpetu con la que siempre se aplica el cuestionamiento a Feroe).  O de la caza de ballenas en Noruega, o Japón que solo menciono por el hecho de que muy pocos cuestionan un viaje a estos países por esa razón, pero sí en cambio es moneda corriente cuestionar a Feroe sobre este tema con mucho impulso. Si bien es cierto que en charlas con sus habitantes a veces se exhibe cierto orgullo por todo lo que implica el “ceremonial” tradicional de esta práctica, está todo supervisado por el gobierno local en cuanto a que se tiene que hacer con una autorización y de un modo supuestamente sostenible (que también se puede cuestionar). En resumen, no es de ningún modo (en mi opinión) una razón para dejar de ir a Feroe. En este post vamos a disfrutar de la belleza de Feroe, y en el viaje que hagas a este país se puede ir a buscar la belleza de sus paisajes y de su gente que aseguro la hay en cantidades.

¿Cómo empezar por organizar un viaje a Feroe?. Es muy fácil desde Europa. La mayoría de conexiones a Feroe son o bien desde Copenhague (con la compañía Atlantic Airways, que es la aerolínea de las islas Feroe). Esta aerolínea se conecta sobre todo con los países nórdicos (por ejemplo vuelos a Oslo o Bergen en Noruega), pero también con Londres y otros destinos en Inglaterra, e incluso con Barcelona (con baja frecuencia de vuelos y en verano). Pero es probable que una de las vías más prácticas sea a través de Copenhague o de otras ciudades danesas. Comprando el ticket con anticipación incluso puedes encontrar buenos precios, a razón de 250 euros ida y vuelta. Aquí puedes consultar vuelos a Feroe y otros destinos (*)

¿Y cómo me muevo por las islas? (Transporte). Una vez tengas tu vuelo aterrizarás en la isla de Vágar, donde está el único aeropuerto del archipiélago. Allí tendrás buses (o taxis) para llegar hasta la capital de las islas (Torshavn). Las opciones no son precisamente abundantes ya que hay que saber que todas las ciudades son pequeñas (de por sí es un país pequeño, sin llegar a los 50.000 habitantes). En verano, y con el turismo, habrá más frecuencia de autobuses de transporte entre sus principales ciudades. Pero caso contrario, nos queda tan solo la opción del taxi, y para más aventureros, hacer dedo (esa fue la forma en que nos movimos por las islas, y fue muy fácil, aunque no se si esto era así porque iba de la mano de un experto como Juan Villarino, o porque realmente están muy acostumbrados a llevar gente de un lado a otro). Opción recomendada: si no nos aqueja el presupuesto y lo nuestro es un espíritu aventurero nivel “no tanto” :P, la mejor opción es alquilar un coche. Aquí dejo consejos para alquilar coche por primera vez, pero si no es tu primera ocasión, directamente puedes pasarte a un comparador de coches de alquiler (funciona desde el blog y está gestionado por Rentalcars) donde mirar precios y hasta hacer tu reserva. En ocasiones hay ofertas con descuentos de hasta 15% indicados en los mismo resultados. El coche es prácticamente ideal porque nos llevará con total libertad y facilidad de un punto a otro (o de una isla a otra a través de los túneles). Una vez en coche, no habrá como moverse cada día por las islas.

Gasadalur

¿Cuántos días son recomendados para visitar Feroe?. Aquí siempre intento hacer una estimación de mínima, ideal y máxima. Como mínimo para un viaje como este recomiendo una semana. Hay distintas excursiones que hacer, además de un listado de lugares que ver entre los imperdibles que detallo más abajo y que requieren esa cantidad de días para verlos de un modo óptimo y sin llevar un ritmo que resulte cansador. En cuanto a ideal, creo que sería un número de días similar al que exploramos en mi experiencia de viaje (9 días), confesando que aún quedaron un par de islas por ver (de un total de nueve islas entre las más importantes, recorrimos unas siete). Por último, ya si vamos en plan relajación total, conocer todas las islas, programar jornadas de senderismo, y sobre todo si somos de aquellos que disfrutamos el tiempo libre (eso de disfrutar hasta de llevarnos uno o varios libros para leer tumbados al sol (cuando el sol disponga) en una playa o en la terraza de una casa alquilada, contar con esa cantidad de días no será ningún problema. Si hay un destino para relajarse y desconectar del mundo en plena naturaleza, este es el correcto.

Más sobre el clima en Islas Feroe.

Algo de este tema ya fui hablando en otros puntos. Esta claro que estos paisajes son asombrosos de ver en cualquier momento del año. Pero será el verano el clima más apacible para disfrutarlos. Aunque hay que decir que en términos de verano, el mejor momento de Feroe tendrá temperaturas similares a lo que es el invierno Mediterráneo (en días de sol y sin viento). Un día radiante en el verano de Feroe será un día de sol, sin viento, y con una temperatura que permite calentarse al sol (sin llegar al extremo de sentir necesidad de refrescarse, y mucho menos de un chapuzón). Para hacer senderismo ese clima es evidentemente perfecto. Feroe es muy lluvioso, lo que explica el verde de sus paisajes, pero la lluvia también puede ser muy insistente. Hay que ir preparado con impermeables, paraguas, y todo lo que necesitemos para que la lluvia no sea un impedimento para explorar. A lo largo de nueve días, en lo que fue mi tramo de viaje hubo unos tres a cuatro días radiantes de sol, otros tres días entre soleado y nublado, y el resto días completos con lluvia (de variada intensidad). Feroe incluye lluvia, es una realidad que afrontar, aunque con suerte también nos regalará días espléndidos sin que lleguen a ser cálidos ni mucho menos. Aquí las actividades no se suspenden por lluvia. En cuanto a la temperatura, acampar es algo bastante usual para muchos turistas (sobre todo hacerlo algunos días para abaratar presupuesto). Y se puede acampar con un mínimo de equipo sin pasar frío (las temperaturas en verano no suelen bajar de los 10ºC.

Recomendaciones para alojarse.

Insistiendo con el hecho de que este es un país pequeño y donde no hay ciudades grandes, la oferta de alojamiento, aunque suficiente para dar una buena bienvenida a visitantes, y una experiencia cómoda en las islas, es bastante acotada.

¿Cómo organizo el alojamiento?. Este punto, como todo en este destino, termina resultando muy fácil. Y es que elijas la isla y el punto donde alojarte y hacer base, en poco más de una hora como mucho, podrás moverte de un extremo a otro del archipiélago en coche, por lo que podrás y volver en el día casi a cualquier parte. De cualquier modo mi recomendación sería ir variando de base al menos entre unos dos o tres puntos, para ir experimentando el quedarse en distintos pueblos. Incluso más para quedarnos en diferentes islas.

Mi alojamiento en la capital (Torshavn) . En la principal ciudad hay una oferta de alojamiento de una treintena de hoteles. En mi paso por la capital, nos alojamos en el hotel Hafnia, que es uno de los más importantes de las islas (uno de los pocos edificios de varios pisos en una de las mejores ubicaciones). Es una buena opción de cierta categoría (cuatro estrellas) con toda la comodidad.

Aquí puedes buscar alojamiento en el hotel Hafnia. /  También puedes ver la oferta completa de alojamiento en Torshavn

A continuación encontrarás mis recomendaciones de imperdibles en las Islas Feroe, nombrando sus principales pueblos. En cada uno de ellos encontrarás además los enlaces para buscar alojamiento si lo desearas.

Listado de imperdibles en Feroe. 

Torshavn (isla de Streymoy). La capital es lo más “urbanizado” que encontraremos en Feroe. En folletos turísticos se promociona como la “capital más pequeña del mundo”, con todo lo que ello significa. No hay que esperar ni una calle con muchos coches circulando en la parte más céntrica ni mucho menos algo parecido a un atasco. Visitar la capital es imprescindible por varias razones: allí están los mejores restaurantes, museos, parten algunas excursiones o el ferry a la isla de Nolsoy (que es una de las islas que no está comunicada por carretera). Además allí está el centro histórico (Tinganes) que es la sede de gobierno de las islas. Pero como sede de gobierno será bastante singular: un conjunto de casas tradicionales y con mucha historia todas con sus tejados de hierba.

Torshavn

Kirkjubour (isla de Streymoy). Este es uno de los senderos para iniciarse en las islas Feroe. Saliendo desde la capital Torshavn en poco más de una hora y media estarás en un poblado pequeño llamado Kirkjubøur, pero con la historia más extensa de las islas. Aquí encontrarás la casa de madera habitada en continuo más antigua de Europa, o la catedral Magnus (en realidad inacabada) que es la construcción medieval más grande de las islas. Este pueblo no es más que un puñado de casas y granjas y no tengo conocimiento de que allí puedas alojarte. Aquí puedes ver mis fotos y post sobre Kirkjubøur

Tjornuvik (isla de Streymoy). Es un pueblo (voy a evitar aclarar que son pequeños ya que cada uno de los pueblos de estas islas es así) en una situación escénica natural muy especial. Si el día es de lluvia o cerca de días de lluvia queda rodeado de cascadas que hacen de banda sonora del poblado. Y está junto a una playa que seguramente fue la fuente de sustento como conexión con el mar en tiempos de pesca artesanal. Desde este puerto parte un sendero hasta el poblado de Saksun (el siguiente en la lista), ideal para hacer en un día de buen clima. (Aquí puedes ver fotos y el post sobre Tjornuvik) Nota: en este pueblo no hay hoteles donde alojarse, pero sí alguna cabaña de alquiler.

Nota: en pueblos como estos donde no hay hoteles, tal vez sea más conveniente consultar en webs como Airbnb para alquilar habitaciones o casas directamente a particulares.

Aquí tienes un descuento de 25 euros para tu primer reserva con Airbnb

Tjornuvik

Saksun (isla de Streymoy). Saksun es un espejismo de lo que antiguamente era la vida en estas islas. Un puñado de granjas conservadas a la perfección con sus construcciones de tejados de hierba en el marco de un paisaje que sin exagerar, podría asemejarse a un fiordo noruego. Uno de los puntos memorables del itinerario, aunque siendo tan pequeño es para pasar en el día pero no hay hoteles donde alojarse. Aquí tienes el post y mis fotos sobre Saksun

Vestmanna (isla de Streymoy). En el norte de la isla está este pueblo que en sí no es mucho más atractivo que otros. Pero es punto de partida para una de las excursiones estrella de esta isla (aunque está muy promocionada, quizás por esa subida de expectativas no terminó impactándome tanto). Los acantilados de Vertmanna son unas formaciones geológicas abruptas que solo se pueden observar navegando: son el hogar de miles de pájaros que llegan allí para anidar. Aquí puedes encontrar dos opciones de alojamiento en Vestmanna

Isla de Mykines: esta isla fue para mí uno de los puntos fuertes del viaje. Por lo tanto mi recomendación es ir sin dudarlo e intentar hacer noche allí. El ferry parte desde la ciudad de Sorvagur en la isla de Vágar. Mykines es el hogar de cientos de miles de pájaros, especialmente los puffins o frailecillos que son muy fáciles de observar recorriendo los senderos de la isla. Si bien se puede ver en el día, la idea de hacer noche será para vivir esta isla con mayor conexión. Hay zonas para acampar, pero también pequeños hoteles en el pueblo. Próximamente compartiré el post sobre esta isla. En cuanto a alojamiento, si mal no recuerdo había un pequeño hotel aunque esta isla es bastante utilizada para acampadada (al lado del mismo pueblo hay un espacio, solo hay que preguntar y te indicarán donde pagar por tu noche allí).

Lago Leitisvatn (isla de Vágar). Este lago es tan difícil de describir y explicar que mejor será verlo. Incluso en fotos parece un efecto óptico.  Solo se puede conocer a través de un sendero que va a la par de la costa hasta llegar a uno de los puntos escénicos más fotografiados. Es una excursión que hacer en una mañana (en unas tres horas es suficiente para hacerla completa). Te recomiendo que veas el post El lago que parece una ilusión óptica para entender más de él.

Bour (isla de Vágar). Es un pueblo tan pintoresco como pequeño, pero merece hacer allí la pausa previa para seguir hasta Gasadalur. Aunque es pequeñísimo, cuenta con una opción de alojamiento por si quieres hacer noche.

Gasadalur (isla de Vágar). Este pueblo es también uno de los imprescindibles: para resumirlo tiene una cascada que cae al mar, tiene un conjunto de casas y granjas puro fotogenia, y sobre todo, es uno de los pueblos que permaneció más aislados hasta hace pocos años en que se construyó la carretera: la situación escénica es impresionante. También se puede llegar por un sendero muy recomendable desde Bour. Aquí tienes fotos y el post sobre Gasadalur. Aunque sumamente pequeño como se ve en la foto que sigue, tiene una opción de alojamiento que tal vez podrías pensar para una noche (es una cabaña con habitaciones muy encantadora y con buenas vistas).

Gasadalur

Gjógv (isla de Eysturoy). Este es otro de los pueblos imprescindibles de ver y difíciles de memorizar con todas sus letras. Situado sobre un puerto natural rodeado de rocas, las vistas y el panorama es precioso. Aquí puedes ver más fotos y el post sobre Gjógv. También puedes ver una opción para alojarse en Gjógv

Gjogv

Elduvik (isla de Eysturoy). Otro pequeño pueblo con encanto y con un entorno también merecedor de una visita. También puedes optar por alojarte una noche en este pueblo (hay una opción de alojamiento)

¿Esto es lo único que hay por ver?. No, de hecho en el tintero de planes quedaron islas como Kalsoy, con uno de los despliegues escénicos más recomendados. Hay muchos pueblos más que pude ver y fotografiar y que sería largo de ir nombrando (seguramente en un recorrido completo irás pasando por todos ellos). Pero los puntos nombrados y recomendados son los más visitados e imprescindibles de este destino.

¿Cómo fue mi viaje?. En mi caso el viaje por las Feroe fue muy particular, para mí una nueva experiencia en el modo de viajar. Es que viajar junto a Juan (su blog es Acróbata del Camino) recientemente mencionado en el New York Times como el mochilero a dedo más viajado del planeta, no puede ser una experiencia tradicional. En este viaje nos movimos cien por ciento haciendo a dedo, y fue sumamente fácil para llegar a cualquier lugar gracias a la amabilidad local. El alojamiento fue variando tanto en hotel en la capital, como en carpas, o en casas de anfitriones locales (incluyendo garages o cobertizos), lo que se dice una linda aventura llena de anécdotas. Dirán que es algo sacrificado en el clima nórdico, pero a excepción de una lluvia insistente durante tres días, el resto no fue tanto y no cambiaría por nada mi viaje a las Feroe de ese modo.

Consejos generales:

– Idioma: el oficial es el feroés, y en segundo término se habla el danés. Pero todos hablan como segundo idioma el inglés en distinto nivel, aunque casi de un modo óptimo todos los jóvenes.

– Como no son parte de la UE, hay algunas consideraciones especiales, por ejemplo, para comunicación aquí aplica el roaming para números de la UE. El Wifi gratuito es posible de encontrar y funciona bastante bien incluso en pueblos apartados.

– Feroe es uno de los destinos más slow (relajados) del mundo. Aquí no hay prisa para nada, sino más bien todo lo contrario.

– Precios: algo que ya me preguntaron en redes sociales, Feroe es un país nórdico, y por ejemplo los precios de alojamiento o en supermercados y restaurantes son algo caros. Pero no es un destino imposible. De hecho si resuelves el transporte con un coche, te animas a hacer dedo, y alternas noches de alojamiento con noches de acampada se hará bastante más asequible. Pero también puedes encontrar habitaciones dobles privadas por menos de 100 euros la noche. Para comer, si haces senderismo y caminatas no es nada alocado hacer picnic (así sea en el coche o debajo de algún techo si el clima no acompaña).

– Aunque este no es el país de la eterna primavera, el camping es una opción para muchos viajeros y locales. Hay 21 campings disponibles en todas las islas. Eso sí, aún en verano hay que estimar temperaturas de unos 8ºC, además de llevar equipo preparado para la lluvia y la inestabilidad de las islas (puede cambiar varias veces en el día).

– Aunque no fue mi especialidad en el viaje la gastronomía, es de esperar que el cordero y los productos de mar sean lo típico en estas islas. Nota: no busques un McDonald´s en las islas porque no lo hay. Pero sí encontrarás algunas opciones de comida fast food a buen precio, especialmente en la capital.

(*) Este post contiene enlaces salientes para contratar servicios de terceros bajo el sistema de afiliados. Estas son recomendaciones y no implican ningún costo extra para nuestros lectores.

Todas las imágenes pertenecen a Matías Callone (Bajo licencia Creative Commons)

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio al reservar vuelos con estos simples trucos

4. Envía tu consulta viajera

5. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *