Share on Pinterest

Existe un día en que Barcelona se respira distendida y feliz en un modo especialmente notable. Es el día de Sant Jordi y la gente se regala rosas y libros en una ciudad (y en un día) donde no hay nada más fácil que encontrar rosas y libros para comprar: hay puestos temporales dispersos por todas partes. La ciudad es un mercado gigantesco  a cielo abierto de rosas y libros, pero sobre todo un escenario urbano gigante donde se pregona la cordialidad y los buenos deseos. Y la propuesta se repite por toda Catalunya. Tal vez es una de las fiestas más bonitas del mundo por su simpleza.

Imágenes (*) Matías Callone

De la festividad de las rosas y libros no queda afuera ni la Casa Battló, convertida en un emblema Gaudí engalanado de rosas en sus balcones a modo de instalación artística alusiva a Sant Jordi, pero también en un desbordado selfie-spot en sus exteriores.

La casa Battlo (hoy) en #Barcelona engalanada para Sant Jordi con sus rosas rojas. Todo nace en una leyenda de varios siglos atrás: un dragón tiene en sus garras una princesa. Un caballero va a su rescate y clava la espada al dragón hasta matarlo. De la sangre crece una rosa. El caballero regala la rosa a su princesa (y todos felices). Año 2018: la gente compra rosas y las regala. Hay puestos de rosas por todas las calles de Barcelona (y Catalunya). El gesto de recibir una rosa se devuelve regalando un libro. Hay puestos de libros por toda la ciudad en cada vereda. Se parece a una feria del libro a cielo abierto. La celebración coincide con el día del libro a nivel mundial. La gente se ve feliz. Las editoriales estarán también felices. Yo me vuelvo de Barcelona a la tarde. Las calles eran una fiesta y un tumulto de gente. #SantJordi #Catalunya

Una publicación compartida de 101 Lugares increibles (@maticallone) el

Lo que voy a explicar brevemente es como esta ciudad tiene esa predilección por los dragones, las rosas y los libros en esta fecha (y en general). Sant Jordi es el santo patrón de la comunidad autónoma de Catalunya (como lo es también de Aragón y además, de varios países europeos).

La fecha del 23 de abril del año 303 fue el día de la muerte de Jorge de Capadocia, un soldado romano convertido en santo, pero sobre todo la fecha del nacimiento de una leyenda que fue evolucionando hasta extenderse por todo Europa y Asia: San Jorge como personaje histórico (Sant Jordi en su versión Catalana) se convierte en esta historia en un caballero que rescata a una princesa a punto de ser devorada por un dragón.  En esta leyenda este santo es también un heroico y valiente personaje lleno de honor y romanticismo: de la sangre del dragón nace una rosa que el caballero entrega a la princesa para dar un cierre perfecto.

Sant Jordi Barcelona

Tal vez sea la madre de todas las leyendas de dragones y cuentos de hadas que conozcas, pero tiene particular idilio histórico con Catalunya (Y Aragón). Es que el rey Pedro I de Aragón adopta a San Jorge como patrono de su reino tras ganar en el siglo XI la batalla de Alcoraz tomando la ciudad de Huesca (en manos musulmanas). La predilección por este santo y su leyenda con princesa y dragón incluido evoluciona hasta hoy de este modo tan singular: desde aquel soldado romano hasta la ciudad condal que tiene dragones dispersos decorando rincones, la cruz de cuatro brazos en su bandera o referencias arquitectónicas como la propia Casa Batlló, pero también la tradición más moderna de regalar libros y rosas.

Por ejemplo, toda la Casa Batlló es un homenaje y referencia a esta leyenda de Sant Jordí de parte de Gaudí: el techo de la azotea representa el lomo del dragón con sus cerámicos que hacen de escamas del dragón. Ese mismo techo (o dragón) es atravesado por la espada y la cruz de cuatro brazos de Sant Jordi, y el balcón más alto de la fachada es una representación de una flor (balcón de la princesa). También hay detalles y referencias a los esqueletos o vértebras del dragón en las estructuras interiores de la casa, o a  la cola del dragón en la escalinata. Por ello no hay nada de excesivo en la decoración especial de la Casa Batlló para el día de Sant Jordi sino todo lo contrario.

Sant Jordi Barcelona

La tradición de regalar rosas y libros es más reciente. La rosa (un símbolo de la leyenda de Sant Jordi y el dragón) también es un símbolo de este día de festividad en las calles, pero comienzan a ofrecerse como un regalo (especialmente a las mujeres) en el siglo XV. Hay que saltar hasta el siglo XX para que a la costumbre de regalar una rosa se responda con el regalo de un libro.

Tal vez te interese ver Como evitar colas en la Sagrada Familia y otras atracciones de Barcelona

En la foto pueden ver una foto que hice en la Rambla de Barcelona, donde hay puestos de ventas de libros especiales cada 23 de abril. Estos puestos en manos de editoriales, pero también ONGs o hasta escuelas están dispersos por las principales calles y plazas de la ciudad, como si se tratara de una gigantesca feria del libro a cielo abierto. La gente compra y se regala rosas y libros.

Sant Jordi Barcelona

Sant Jordi Barcelona

Siempre tuve en mis “pendientes viajeros” recientes vivir un día de Sant Jordi en Barcelona, respirar ese aire incipiente de primavera, tiempos de buenos augurios y de expectativas de por sí. Ya puedo apuntarlo y recordarlo como un día donde la gente se ve feliz, una utopía de rosas y libros en una ciudad entregada a una experiencia colectiva que enaltece los buenos deseos. Un día que dan ganas de estar en Barcelona disfrutando de una de las festividades más bonitas del mundo, sobre todo bonita por su simpleza.

No te pierdas todo lo que puedes hacer en dos días en Barcelona

(*) Todas las imágenes pertenecen a Matías Callone bajo licencia Creative Commons

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio al reservar vuelos con estos simples trucos

4. Envía tu consulta viajera

5. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *