Share on Pinterest

Estoy escribiendo este post basado en mi viaje a Inglaterra, una experiencia que hice conduciendo por rutas rurales, caminos alternativos o autopistas adaptándome por segunda vez a conducir por la izquierda.

Si bien es cierto que había conducido un poco por la izquierda en Nueva Zelanda (en coche con caja automática), esta es mi primera vez que programaba un viaje 100% conduciendo de un punto a otro en un país con este sistema de conducción, y además, lo hice alquilando un coche con caja manual, así que mi desafío era doble: adaptarme a un sistema de circulación a la inversa del que estoy acostumbrado, y además, conducir con la caja de cambio a la izquierda y de modo manual.

Los miedos iniciales. Es normal que tengas un montón de dudas y miedos previos al viaje. Incluso que imagines antes de viajar escenas en las que te verás superado por la situación. Por ello mi recomendación y táctica viajera, siempre es no pensar demasiado, y no limitarse en un viaje por nuestros miedos. Los miedos son los peores aliados de un viaje (y de la vida misma diría). Así que fuera los miedos, y si estamos prácticos para conducir en nuestro lugar y modo habitual, nada debería detenernos para pensar en alquilar coche y conducir en Inglaterra (y todo Reino Unido o demás países con esta modalidad).

Primer “problema”: utilizar caja de cambio manual a la izquierda. La verdad es que si bien el primer momento es un poco desconcertante, en apenas unos minutos te darás cuenta que es mucho más fácil de lo que parece. Es decir, obviamente que el esquema de los cambios es igual al que utilizamos en cualquier coche con el sistema de conducción no inglés, lo único que cambia es que lo haremos con la mano izquierda, ese es el único cambio. Si te ves abrumado por ello, entonces mi recomendación sería que alquiles un coche con caja de cambio automática y solucionado el problema. Pero mi experiencia es que te adaptas en poco tiempo, y que si conduces con calma y sin apurarse, todo se puede sobrellevar sin ningún problema.

Segundo “problema”: adaptarse al sentido inverso en nuestra cabeza. Para mi sorpresa, uno se adapta bastante rápido al sistema de sentido “a la inversa” en países como Inglaterra. El hecho de sentarnos en el lado derecho del coche ya hace que automáticamente nuestro cerebro tenga claro que aquí hay algo que reconfigurar. Y te sorprenderás de notar como nuestra cabeza se adapta mucho más rápido que nuestros miedos. Por otro lado, en Inglaterra es raro que te encuentres en carreteras o vías principales en las que no haya un mínimo de tráfico. Y esos coches serán en definitiva los que te orientarán automáticamente. Es algo normal que al observar el tráfico entenderás rápidamente como girar, a donde prestar atención en una rotonda, etc. Y del mismo modo, nuestra cabeza al estar sentado en una posición diferente de conducción, nos reconfigura rápidamente el modo de conducir. Me animo a decir, que es mucho más fácil adaptar nuestra cabeza al sentido inglés de conducir desde un coche, que como peatón. Me refiero a que al caminar en ciudades deberás estar más atento al mirar a cruzar la calle. En el coche todo se configura rápidamente.

Alquilar coche. Es bastante económico alquilar coche en Inglaterra. Sobre todo si comparo con países como Argentina. Si buscas alquilar coche con un mínimo de anticipación, encontrarás muy buenos precios. Mi consejo es utilizar comparadores de coches de alquiler (*) que realizan búsquedas simultáneas en varias agencias en un mismo destino para ordenar los resultados desde el mejor precio. En el enlace anterior encontrarás un comparador de coches de alquiler integrado al blog, que es el mismo que utilizo en mis viajes. En algunos resultados encontrarás descuentos y ofertas disponibles, con hasta un 15% menos. Mi recomendación es que una vez retiras tu coche alquilado, puedes buscar un lugar donde hacer una mínima práctica con los cambios a la izquierda (busca un parking, o utiliza el parking del aeropuerto). Una vez te quitas el nervio, pues a rodar por Inglaterra.

Conducir en autopistas. En autopistas, hasta me animo a decir que todo será aún más fácil, porque allí indefectiblemente “seguirás el rebaño” de coches. La marea de coches te llevará solo. Eso sí, recomiendo utilizar GPS para seguir indicaciones de forma muy fácil, ya que probablemente harás cantidad de desvíos en tu viaje. Aquí simplemente entenderás rápidamente que los carriles a la izquierda son los más lentos, así que mi recomendación es situarse en ellos en los primeros días para ir más tranquilos y relajados adaptándonos a todo. Por defecto, para pasar un coche lo haremos por la derecha.

Conducir en carreteras de doble sentido. Aquí es donde más noto que los ingleses son respetuosos con las velocidades máximas. En general todos los coches parecen ir a la misma velocidad, y casi no existe eso de que un coche intente pasar a otro por el carril del sentido inverso. Las rutas en general me parecieron muy fáciles, sobre todo por la conducción tan armoniosa en cuanto a la velocidad de todos los coches.

Conducir en caminos rurales. Este tipo de caminos son muy comunes en Europa, y para algunos que venimos fuera de Europa pueden resultar desconcertantes al principio. Los caminos rurales tienen muy poco tráfico, por lo que tienen el ancho para un solo coche y están asfaltados. Esto significa que hay que ir a poca velocidad para frenar en caso de que venga un coche de frente. En esos casos uno de los coches tendrá que hacerse a un lado en la banquina para dejar pasar al otro. Son caminos que se utilizan poco, pero si vas a recorrer pueblos bonitos y apartados en tu viaje, seguro pasarás por ello. Para mí estos caminos son preciosos, porque te llevan por lugares alejados del turismo donde hacer hallazgos sorpresa, o internarse en la naturaleza más auténtica con paisajes pintorescos de campiña.

¿Conducen bien los ingleses?. Me animo a decir que en general sí. También me pareció que son muy respetuosos con las velocidades máximas, mucho más que en otros países europeos (aunque esto creo que lo atribuiría al sistema estricto de controles y multas sobre todo).

Velocidades máximas. En carreteras de doble sentido, las máximas suelen ser de 60 millas por hora. En autopistas (de hasta tres carriles) y autovías, esa máxima se eleva a 70 millas por hora. En zonas urbanas la máxima es de 30 millas por hora, pero puede estar indicado incluso a menos.

Sistemas de multas. En Inglaterra tienen un sistema para controlar la velocidad bastante preciso. Lo que hacen es medir tu velocidad a través de capturas fotográficas en carretera, y en caso de sobrepasar algún límite, hacer varias capturas de tu patente para establecer un promedio de velocidad entre dos puntos. Si te pasas de velocidad, te llegará la multa. Lo cierto es que si sigues la velocidad de la marea de autos en autopistas, o te adaptas a la velocidad de los coches en las rutas de un solo carril por sentido, automáticamente estarás respetando las normas y límites. Es muy fácil. Los radares y controles automáticos de velocidad igualmente están indicados, pero para mí no hay mejor recomendación que respetar siempre las velocidades máximas y olvidarse de los radares. Incluso conducir unas 5 millas por hora por debajo del límite es una buena regla a seguir para evitar sorpresas.

¿Peajes en Inglaterra?. El sistema de carreteras de Inglaterra es totalmente estatal, por lo que no hay peajes para pagar (esto es genial). La contrapartida es que las rutas y autopistas pueden ser un poco más lentas que en otros países, porque puede haber algunas rotondas (enormes) en cruces de autovías, incluso pude encontrar rotondas de este tipo con semáforos dentro de la misma rotonda (mucha atención para los que estamos acostumbrados a los que en rotondas no hay semáforos). En general puedes moverte cientos de kilómetros sin pagar peaje. Lo que sí puede haber son algunas tasas que pagar si pasas algún puente especial, o túnel, pero esto no lo pude experimentar. Y eso que en mi viaje pude conducir por muchos kilómetros sin pagar ni una libra.

Indicaciones en carteles y señalización. En general está todo bien indicado, aunque tampoco esperes carteles excesivos en cantidad. Todo está indicado con la sobriedad y pragmatismo inglés: lo justo y necesario. También encontrarás muchos carteles de color marrón, que son los que prestar atención para atractivos turísticos: sitios históricos, museos, iglesias, reservas naturales están indicados con este color.

Cruces peatonales. Como en muchos países de Europa occidental los cruces peatonales no están de adorno. Hay pasos de cebra muy bien indicados tanto en las ciudades como en carreteras que pasan por zonas semiurbanas (estos usualmente también tienen un semáforo que activan los peatones). Muchas atención con respetar los cruces peatonales, y siempre dejar pasar a los peatones que esperan por cruzar en los cruces demarcados. Aunque esto parezca una obviedad, en muchos países no lo es.

Cantidad de tráfico. Cuando uno va por las carreteras inglesas, podría pensar que los ingleses aman los coches. En realidad el país está bastante poblado y es raro que haya zonas sin pueblos o ciudades. Así que en horas diurnas las carreteras tienen bastante tráfico los siete días de la semana. Pero sin embargo no habrá atascos más que en los alrededores de zonas muy pobladas. En un viaje largo tendrás que preveer algunos puntos con atascos en estas zonas. En mi caso, en un viaje por Cotswolds, una zona rural de campiña y pueblos, no encontré atascos ya que eran rutas tranquilas.

Consejos finales. No te pierdas de explorar Inglaterra por carretera, llegar a sus pueblos, o explorar la campiña por caminos rurales solo por no animarte a conducir. Te adaptarás rápido, aunque repito, no es cierto que no de un poco de miedo o necesites concentración extra al comienzo. Es un mínimo de adaptación, pero la cabeza se reordena y adapta rápido, y tendrás la oportunidad de llegar a lugares apartados, o ver más cantidad de cosas que las que verías dependiendo del transporte público.

(*) En el blog trabajamos con el sistema de afiliados para concretar reserva (y esto no implica ningún costo extra para nuestros lectores)

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio al reservar vuelos con estos simples trucos

4. Envía tu consulta viajera

5. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

Un comentario

  1. Hola se puede tomar un tour alli mismo con guia en español?
    Somos dos mujeres solas y disponemos de una semana para conocer lo mejor posible la region. Y disfrutarla.
    Si hay me podrían facilitar el contacto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *