Share on Pinterest

Recientemente hice una prueba de producto a través de un cupón promocional de descuento con Saal Digital. En mi trabajo como blogger y mis viajes capturo imágenes como las que ven que comparto en mis post bajo una temática muy obvia: lugares increíbles. Y siempre quise probar de hacer impresiones de mis fotos, por lo que al saber de la promoción, pocas excusas me quedaban.

La promoción consiste en un cupón de 50 euros para hacer la prueba de producto y posterior análisis (que están leyendo y espero también pueda servir para futuras decisiones o comparaciones). Lo que me propuse es utilizar este cupón para hacer un cuadro personalizado (en la práctica es una impresión de una fotografía en un soporte sólido en diferentes opciones de materiales y precios, desde PVC, lienzo, metacrilato, hasta aluminio).

En mi caso me decanté por el soporte de aluminio Dibond 40 x 60, con un bastidor (aluminio) de soporte. Es un tamaño interesante que puede alcanzar cierto peso como para ganarse un lugar en alguna habitación de la casa :).

En cuanto al aluminio Dibond, mi elección responde más a una experimentación y conocimiento del material que a otra razón. Se trata de un panel de aluminio 3 mm mate que se puede personalizar en sus dimensiones, y que según la propia explicación alcanza una “resolución y nitidez máximas gracias a la impresión directa UV de 6 tintas”. El resultado será un soporte sólido, y resistente a condiciones de interior y exterior.

Una vez elegido el material soporte, es el turno de ir manos a la obra. Desde la web de Saal digital te puedes descargar el software gratuito para maquetar el producto y realizar el pedido paso a paso.

En un paso previo a esta captura de pantallas seleccionas el producto (cuadro personalizado en mi caso), aunque también puedes escoger un álbum digital, posters, copias, etc. El paso a paso es muy intuitivo, una vez en tu producto, seleccionas la imagen, la importas y diseñas tu cuadro a gusto. Cuando tienes todo maquetado, puedes previsualizar el resultado final, y añadir el artículo al carrito.

Todo fue bastante simple, intuitivo, y una vez realizado el pedido se inicia el proceso de impresión y envío que nos van informando paso a paso por email hasta la entrega (en las fechas pautadas).

Envoltorio de entrega del producto: cuando recibo el producto, una de mis dudas es el modo en que está envuelto para proteger el cuadro y que llegue en perfectas condiciones. Es evidente que esta es una parte de importancia para la empresa. El producto llega embalado de un modo hasta exagerado (y esto se agradece), porque queda protegido por un doble cartón, más un film transparente con el que protegen a todo el cuadro en el interior, más una capa de plástico-espuma que protege la cara impresa del cuadro, es prácticamente imposible que el cuadro padezca algún daño luego del maltrato usual de los servicios de envío de correo.

Una vez le quito el cartón y el envoltorio de film transparente, así entro en contacto con mi cuadro en perfectas condiciones:

La verdad es que la prolijidad de la impresión, el cuadro y sus acabados, además del color me parece más que adecuada a mis expectativas. Y también estoy conforme con la calidad de impresión y el resultado final. Mis dudas sobre el formato, sobre la definición de la imagen al ser impresa en un tamaño amplio, fueron saciadas con un resultado óptimo. Incluso mirando de cerca el cuadro se llega a ver en muy buena calidad y definición.

El producto final recién salido de su envoltorio:

También se puede ver la prolijidad posterior del cuadro, y el soporte:

Resumen final: el producto en su escala y listo para ser ubicado en un lugar privilegiado de alguna habitación hogareña. Por cierto, la imagen es una captura que hice en un lugar de la isla Grande de Tierra del Fuego, en el sur de Patagonia, una especie de embalse creado por castores (una especie invasora) en un río que desagua en color esmeralda por los sedimentos de hielo y nieve. Y sobre ese embalse permanecen en pie árboles “fantasmales” muertos por el propio efecto del trabajo abrasivo de los castores. Un lugar increíble que además parece una pintura más que una foto por lo singular que es.

El precio final del producto (cuadro 40 x 60 aluminio Dibond más el bastidor de aluminio) es de 59,95. El gasto de envío en España es de 6,95. Descontando los 50 euros del cupón de prueba de producto, el costo que tuve que pagar fue de 16,9 euros más IVA (en este caso se aplica el IVA de Alemania, ya que la empresa tiene su sede en Alemania).

Por supuesto que termina siendo un precio bajísimo utilizando la promoción, pero sin ese descuento, un precio que presumo correcto. Se pueden encontrar mejores precios en el mercado, pero habría que analizarlo en función de la calidad de impresión y del servicio, que en este caso se lleva mis puntos positivos.

Share on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *