Share on Pinterest

Sin demasiados reparos, yo siempre aconsejo viajar con seguro de viaje. Y esto confesando que alguna vez he realizado viajes en los que por pura improvisación no he contratado un seguro, o porque en mis comienzos viajeros mi presupuesto era bastante bajo. Pero eso es un gran error (o en mi caso un gran riesgo).

No tengo dudas de que viajar con un seguro de viaje contratado es lo más recomendable, y de hecho las últimas veces siempre viajo con seguro, y eso me da una tranquilidad extra antes y durante el viaje.

No solo hablo de la principal preocupación viajera del viaje (la salud) sino también de otro tipo de percances con las que podemos ir cubiertos, como la pérdida de equipaje, o una cancelación del viaje por motivos laborales, familiares, de salud. Un seguro de viaje nos hará viajar mucho más tranquilos en muchos niveles, y hasta nos puede ayudar a tomar decisiones con más comodidad desde la planificación. Imaginamos que de repente nos asaltan los miedos del estilo “no se si ese destino me da seguridad, o que pasaría si me pasa algún percance inesperado antes de viajar”. El seguro nos da un respaldo importante para tomar decisiones con más libertad.

Si a todo lo anterior sumamos que hay países donde un percance de salud nos puede arruinar (literalmente) en términos económicos, y o en otros donde directamente el seguro de salud para viajar es obligatorio (países tan turísticos como los del espacio Schengen, pero también países como Cuba, Rusia, o tan distantes o infrecuentes como Turkmenistán), creo que no hay mucho más debate posible. Por ejemplo, si viajamos a Estados Unidos, no hay país donde los costos de un percance de salud nos pueden hacer un gran agujero en nuestras cuentas durante y después del viaje. Si hay un país donde es imprescindible no correr riesgos de tipo económico con temas relacionados con la salud, allí está Estados Unidos para recordarlo.

Cuando decidimos contratar el seguro de viaje, pasamos a la etapa que seguramente resultará bastante más simple de lo que tal vez imaginamos. Afortunadamente hoy es muy fácil contratar un seguro de viaje gracias a la disponibilidad de internet, pero sobre todo a los seguros pensados a medida de viajes largos, breves o con detalles muy específicos.

Si somos viajeros muy frecuentes, hace poco en el blog había mencionado en un post la opción de contratar un seguro de viaje anual (el que yo utilizo)

De hecho empresas de seguros de viaje como InterMundial (*) tienen planes a medida para cada tipo de viaje. Y esto es un modo de ahorrar en nuestro seguro de viaje utilizando el seguro de viaje a medida de nuestro proyecto viajero.

Por ejemplo, además de los seguros más tradicionales (hay seguros standard), tal vez te sorprenderías al saber que puedes contratar otros pensados para escapadas breves, un seguro diagramado para quienes hacen un viaje a practicar esquí o deportes de invierno, o para deportes variados.

Y también hay seguros específicos para viajes especiales: por ejemplo, tal vez estas pensando que necesitas un seguro diferente ya que vas a realizar un viaje en un crucero, o un viaje como estudiante. Existe un tipo de seguro para estos viajes. Incluso hay seguros para contratar “en grupos” de personas (que pueden ser una opción excelente para ahorrar), o seguros pensados para mascotas y todos los inconvenientes que pueda ocasionar viajar con una mascota (en el peor de los casos).

Siempre digo que el seguro es una de las partes del viaje envuelta en cierta paradoja: todos estamos de acuerdo en que son necesarios, pero deseamos que no sea necesario utilizarlo. Según mi experiencia, no hay como viajar tranquilo con el seguro contratado para cubrir todo el viaje, y en el mejor de los casos, volver del viaje sin haberlo utilizado.

Si deseas contratar el seguro con InterMundial (*) en sus distintas modalidades, aquí dejo más detalle en un desglose de cada una:

El seguro de viaje internacional (TotalTravel): esta opción ofrece lo que sería el seguro de viaje que todo viajero debería tener. Incluye desde la posible cancelación del viaje, como los gastos médicos y hasta suministro de medicamentos, repatriación, indemnizaciones por daños, por pérdidas de equipaje. Y además otras prestaciones como los pagos de posibles gastos judiciales, cubrir gastos por posibles cancelaciones y posteriores problemas con los tiempos en excursiones, hotel. Lo que como usuario de seguros de viaje recomiendo, es leer los detalles al momento de contratar el seguro, despejarnos todas las dudas, y sobre todo encontrar que todas nuestras preocupaciones estén a cubierto. Si tenemos dudas siempre es mejor consultar y hacer preguntas extras hasta quedarnos tranquilos.

Ahora bien, más allá de todas estas prestaciones para el seguro TotalTravel, hay opciones a medida que adaptan todas las prestaciones mencionadas según el tipo de viaje.

El viajero de escapada. Si lo nuestro será un viaje breve (de pocos días), la opción debería ser el seguro TotalTravel Mini, que incluye todas las coberturas necesarias

El viajero frecuente. Esta opción es la que mencionaba con el seguro de cobertura anual (TotalTravel annual). Empieza a cubrirnos desde el día que lo contratamos, y es ideal para viajeros de negocios, o simplemente si estamos planeando varios viajes al año (de hecho es el que utilizo como blogger de viajes ya que esa es mi modalidad viajera). Al contratar un seguro para todo el año, accederemos a un precio más económico que si contratamos varios seguros dosificados a lo largo del año y por separado. Este seguro anual se puede extender al grupo familiar. Y aunque sean varios los viajes en familia, habrá otro que no harán todos los miembros del grupo: no es necesario que viaje toda la familia en cada viaje para disponer de la cobertura.

El viajero activo. Si somos inquietos, o hacemos un viaje a destinos donde haremos deportes de invierno, es probable que aumente la posibilidad de utilizar nuestro seguro (aunque nadie quiere pensarlo de ese modo). Por ello existe un seguro a medida (seguro de viaje y deportivo al mismo tiempo) que amplia las coberturas y los límites especificando más de 100 deportes en agua, aire, tierra, y por supuesto, nieve. Y este tipo de seguro también se puede contratar de forma anual  para quiene quieren resolver de un plumazo su cobertura en viajes en los que practican deportes de forma esporádica, como por ejemplo si pensamos hacer surf en un viaje a California, o esquiar en un viaje a los Pirineos.

Como ven las facilidades de planes a medida hacen aún más simple el contratar un seguro de viaje con el que despreocuparnos bastante, y disponernos a disfrutar del viaje por anticipado: después de todo el viaje empieza no solo cuando despegamos del aeropuerto, sino cuando empezamos a soñarlo.

(*) En este post hay una recomendación de seguros de viajes con enlaces para la contratación. Contratar el seguro siguiendo el enlace a través de nuestra web no implica ningún costo adicional. Ante cualquier duda consulta las políticas de privacidad del blog en el apartado de Afiliados.

Imágenes via Pixabay

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio al reservar vuelos con estos simples trucos

4. Envía tu consulta viajera

5. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *