Share on Pinterest

Ahora mismo escribo este post desde Fez, y lo que para mí es más insólito, en un día de lluvia en Fez. Este no será un post centrado en imágenes, sino un post con mis impresiones del lugar, y párrafos donde voy a apuntar todo aquello que me hubiese gustado leer antes de organizar mi visita a Fez.

Nota: si lo deseas, al final del post hay un resumen de precios orientativos de gastos en Fez.

La visita a Fez es mi comienzo de viaje de 20 días por Marruecos, y por su impacto, estoy casi seguro, jamás voy a olvidar esta ciudad. Fue mi primer cara a cara con este país, con su cultura, con sus historias que había leído o escuchado de otros visitantes que se vuelven experiencias propias. Pero también mi primera vez en muchas cosas: en una medina, en un riad, en un sitio donde predomina el regateo, en mercados donde todo lo que uno ve te hace sentir en otra época.

Razones para visitar Fez

Mi primer pregunta antes de decidir viajar a Marruecos era una búsqueda para encontrar la razón por la que empezar el viaje por Fez. Luego de leer sobre esta ciudad, no tuve dudas de hacerlo, pero al comentarlo, muchas veces en el entorno surge la pregunta de ¿cual es la razón por la que hay que viajar a Fez?. La respuesta es que esta ciudad, una de las que tiene más historia e historias que contar en el país, es también una de las ciudades imperiales más auténticas de Marruecos, sobre todo dentro de su medina gigantesca.

Marruecos

Si buscamos ese Marruecos auténtico, rincones donde encontrar tradiciones, sabores, oficios, artesanos, todos trabajando y brindando un espectáculo callejero deslumbrante como si el tiempo no hubiese pasado, allí está Fez para desplegarlo. La medina (casco antiguo) de Fez (sobre todo) es un despliegue de colores, olores, situaciones, e imágenes que seguramente jamás olvidaremos, y si es nuestra primera vez en un país no occidental, será todo un shock cultural. Fez está conservado de un modo que lo hace encantador, donde todavía prevalece lo local por sobre la invasión turística (que suele orientarse a Marrakech). Fez es una de las ciudades que más me ha impactado en lo que llevo viajado y no tengo dudas.

Marruecos

Del aeropuerto hasta Fez

No voy a negarlo, en el momento en que salía del Aeropuerto de Fez-Saïss (FEZ) (que no es tan grande como imaginaba, solo una pista, y un edificio que estaba en etapa de ampliación y modernización) a las nueve de la noche, ya comienza para mí la aventura y el impacto inicial: llegar solo a un país nuevo, diferente a todo lo visto (o casi), negociar un taxi entre gente que te habla en árabe (y el francés que no es mi fuerte precisamente). El primer taxista, que iba a llevar a una argentina, no permite compartir el taxi (a pesar de que ninguno de los dos tenía problema en compartirlo claro).

El segundo taxi empieza un trayecto de 15 kilómetros entre el aeropuerto y la Puerta Azul en la Medina. No tengo muy claro ni donde tengo que bajar ni como llegar al Riad (y aún no me explico como pude empezar en Marruecos uno de los viajes más desorganizados que hice, en el que no tengo ni un itinerario a seguir). El taxista me explica que hasta un punto “x” eran 150 dirham, y que si era a otro punto serían 200 (entre unos 15 a 20 euros). Nada barato, aunque los kilómetros lo justifican. Hay una opción más económica que es el transporte en bus público pero a esa hora no tenía mucha iniciativa de tomarlo. También hay un bus-shuttle ideal para turistas, pero ya había perdido el último a esa hora.

El taxista que te pasa el teléfono. 

Después de ir unos cinco minutos en el taxi, el conductor me pasa el teléfono celular y me habla (lo único que puedo entender es que tengo que tomar el teléfono mientras pienso….”esto es un secuestro, y seguro que uno que habla español me pide una suma de dinero”…supongo que es normal activar el chip “paranoia hollywoodense” en un sitio completamente nuevo y diferente. El caso es que el taxista que había leído el hotel al que iba (y tenía reservado) en un papel que le había mostrado, se comunica con el Riad para que ellos coordinen conmigo como llegar. Desde el otro lado del teléfono, en español, me confirman que me van a ir a buscar a donde llega el taxi para acompañarme caminando hasta el riad. No puedo pedir más.

Tres minutos en la nada.

Los tres minutos en que bajo del taxi fueron absolutamente eternos. No sabía donde estaba, ni donde mirar, ni quien iba a venir a buscarme ni como iba a encontrarme. El taxi no espera, y estoy en la Puerta Azul de la Medina, rodeado de un mundo de gente, ruidos, bullicio. No voy a seguir un relato cronológico de mi paso a paso. Simplemente destacar ese momento, y el caminar desde la Puerta Azul acompañado por ese guía y hasta mi Riad, fue como sentirse dentro de una película, atravesando un mercado bullicioso aún en la noche, con un colorido, un despliegue de olores, y sobre todo, un espectáculo que lo incorporaba a mi lista de “nunca había visto nada igual”. Seguramente si viajan a Fez lo entenderán al instante al pisar la medina. En poco tiempo estaba en mi Riad y habitación, y en treinta minutos, tomando un té a la menta mientras los anfitriones del Riad nos daban a mí y otros huéspedes recién llegados una clase de historia de Fez, recomendaciones, y primeros pasos para moverse en la ciudad.

El Riad. 

Para cualquier primera búsqueda de alojamiento en tantas ciudades de Marruecos, notaremos que las opciones son (además de pensiones, hostales, bed and Breakfast) elegir esencialmente entre un hotel o un Riad. La mayoría de hoteles suele estar en las zonas de afuera de la Medina, partes modernas de las ciudades (aunque también hay hoteles dentro de la medina). Los Riad, son una alternativa a los hoteles, y una forma auténtica de vivir una experiencia de alojamiento con el estilo de Marruecos. Los Riads son alojamientos a escala más pequeñas, con pocas habitaciones, y sobre todo que buscan restaurar y preservar casas antiguas con un patio central, rasgos de la arquitectura árabe.

Marruecos

Los hay de todo lujo, pero también más modestos y asequibles. Las ventajas es que suelen estar ubicados en el corazón de la medina o cerca de las murallas (lo que los hace más difícil de llegar por nuestra cuenta siendo que es una zona peatonal, aunque se puede coordinar con el Riad para que nos vayan a buscar al mismo aeropuerto con un servicio de taxi y guía hasta el riad, una fórmula bastante usual). Una vez en el riad, estarás alojado en una vivienda tradicional, y eso tiene un encanto innegable.

El laberinto peatonal.

En este post encontrarán las imágenes más extensas de mis caminatas por la ciudad. Solo agregar que mi recomendación inicial si es nuestra primera vez en una medina y en Marruecos, es la de contratar una visita guiada para entrar en contacto con este laberinto. Con solo preguntar en nuestro hotel o alojamiento tendremos resuelto el problema, además de que seguramente nos coordinarán la visita con un guía oficial (lo más recomendables). El costo de la visita guiada es de 240 dirham para tres horas, y unos 400 dirham para cinco a seis horas (la buena noticia es que esa cifra se puede dividir entre cuantos podamos sumar en el grupo).

Marruecos

La Medina de Fez es un auténtico laberinto medieval, y está reconocida como la zona peatonal urbana más grande del planeta. A diferencia de la medina de Marrakech, aquí no están permitidas las motos, ni bicicletas, solo caminantes, lo que lo hace aún más apacible y auténtico. Y estoy hablando de caminar en un enjambre de callejuelas que sin exagerar creo que hacen enloquecer hasta a un gps. No hay mapa ni nada que valga si nos adentramos a desviarnos por sus calles. Las hay más animadas (algo así como las vías principales) llenas de tiendas pequeñas, artesanos, oficios que uno podría creer perdidos en el tiempo. Y hay calles (nunca son rectas) que se vuelven angostas incluso hasta poco más que lo que hay de hombro a hombro. También hay pasadizos, túneles (con casas construidas por encima), pórticos que parecen cuevas. Es difícil de describirlo, pero es absolutamente increíble de ver, y fácil para perderse. Y muchas veces esa es la recomendación que nos dan en guías, o que dejan viajeros que nos precedieron: perderse en la medina de Fez, algo que debes hacer una vez en la vida al menos.

Sobre como perderse y volver al Riad. 

Es una duda que surge al caminar por las calles, ¿Como evitar perderse?. Tal vez no haya que evitarlo demasiado ya que una de las recomendaciones (precisamente) es perderse en la medina, aunque tampoco desviarse tanto como para llegar a lugares que no tienen interés. Si lo que deseamos es unir los puntos más interesantes, con solo contratar el guía ya lo tendremos resuelto. Y en una segunda visita ya podremos animarnos al laberinto por nuestra cuenta teniendo ciertas referencias. En el peor de los casos, no faltará algún local que haga de guía improvisado al que pedirle que nos lleve al Riad. Importante: aclarar muy bien que solo queremos ir al Riad, e incluso ofrecerlo una suma de antemano, o negociarla de primera. Es muy probable que siempre nos quieran llevar por tiendas “amigas” para que hagamos compras. Pero la forma más práctica es moverse por las vías principales de la medina y no desviarse más allá de lo que puedan orientarnos nuestros sentidos.

Que ver en Fez en un día (o en un primer día). 

Mi recomendación insistente y para no pasarse nada por alto es hacer la visita guiada a la Medina. En esa visita seguramente veremos las curtiderías (o curtiembres) artesanales, uno de los emblemas de Fez y donde se procesa el cuero en medio de la ciudad y junto al río. Es un espectáculo oloroso (no tanto como para no soportarlo), y colorido. Las mezquitas de Fez son monumentales, y por supuesto, no se pueden visitar si no somos musulmanes. Pero al menos se pueden ver desde la puerta y hasta tomar fotografías. Entre las infaltables están la de Al Karaouine, una de las más famosas de Fez. También hay madrasas (escuelas coránicas) de una arquitectura que merece apreciarse.

Marruecos

La Madrasa Bou Inania es uno de los pocos lugares religiosos de Marruecos que es accesible para visitantes no islámicos, por lo que es importante no pasarla por alto, además, dentro de esta escuela también funciona una mezquita, y en el momento del rezo, se cierran las puertas a las visitas por esos minutos.

Dentro de la medina también está el Mausoleo de Mulay Idrís, que solo se puede ver desde la puerta. Al caminar delante de ellos es imposible no impresionarse con los detalles y al arte en sus fachadas e interiores. También es infaltable pasarse por la Puerta Bab Bou Jeloud o Puerta Azul (la más importante de acceso a la medina), visitar las zonas de artesanos (los hay del cuero, de la madera, de los caldereros).

Con guía o sin guía, seguramente terminaremos conociendo varias terrazas. Muchas tiendas utilizan esa modalidad para atraer clientes a su interior, eso de “visita nuestra terraza y pasa por nuestra tienda”. La verdad es que la mayoría de las veces son muy amables y no hay obligación de comprar nada. Algunas terrazas ofrecen vistas únicas a la medina, otras no valen la pena, y otras tienen vistas privilegiadas a las curtiderías.

Marruecos

Si nos sobra tiempo, podemos salirnos de la medina hasta el barrio judío, y conocer las puertas del Palacio Real de Fez. Claro que no se puede entrar al palacio, pero ya sus puertas son impresionantes y uno de los emblemas de la ciudad.

Creo que para un primer día, ha sido suficiente en cuanto a caminata. Tocará terminar la jornada con una cena en el Riad, o en algún restaurante local (que nos puedan recomendar).

guia-organizar-viaje-fez-01

Para finalizar esta primera aproximación a Fez, solo agregar que Fez es una ciudad para tener una idea bastante completa en un día, pero si nos interesa profundizar más la ciudad, y explorar su entorno, es un sitio ideal para hacer base al menos dos a tres noches. Se pueden hacer escapadas y excursiones de un día a ciudades como Meknés, pasando por Volubilis, las impresionantes ruinas romanas, y la ciudad santa de Marruecos (Mulay Idris). Pronto voy a subir más posts sobre estas excursiones realizadas.

Algunos precios pagados en Fez

Tour guiado por la medina de tres horas (240 dirham, 4 horas 400 dirham, ambos son por grupo de personas)

Couscous (en un restaurante que me recomendaron) 40 dirham

Taxi del aeropuerto a Puerta Azul de la medina 150 dirham

Taxi de la Puerta Azul a la estación de tren 10 dirham

Riads (difícil poner un precio porque los hay de toda categoría, desde 200 dirham hasta 1500 por noche)

Agua mineral grande 6 dirham (en puestos de la medina)

Entrada a Madrasa Bou Inania 20 dirham

Menú completo en restaurante 70 dirham (entrada, plato principal y bebida sin postre)

Pronto seguiré subiendo más actualizaciones de Marruecos y más lugares increíbles (Puedes seguirnos en Facebook y Twitter)

* Todas las imágenes pertenecen al autor del post y se pueden compartir bajo licencia Creative Commons citando al autor y enlazando al álbum en Flickr

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio al reservar vuelos con estos simples trucos

4. Envía tu consulta viajera

5. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *