Share on Pinterest

Este es un post con sentido bastante práctico: animarse a conducir en países donde el sentido de circulación es por la izquierda, experiencia que también tuve que pasar en mis experiencias en viaje. Seguramente nos asaltan las dudas sobre si animarse o no, sobre la seguridad de alquilar un coche y largarse por la carretera, o superar el sentir que eso sería una imprudencia que es mejor evitar (porque no estamos acostumbrado a un sentido de circulación inverso).

conducir-por-la-izquierda-inglaterra

John Fielding

Donde se conduce por la izquierda: Esta forma de circulación con el volante en el lado derecho del coche (lo que implica que el sentido de circulación para avanzar será siempre por el carril de la izquierda), se utiliza en países donde vive el 34% de la población del planeta. Esto incluye a países como Reino Unido (con salvedades como el territorio de Gibraltar donde se conduce por la derecha), Nueva Zelanda (el país de mi primera experiencia conduciendo por la izquierda), y otras tantas zonas del planeta que en su mayoría fueron colonias británicas y conservan ese sentido de circulación (Sudáfrica, India, Australia). Sin embargo otras ex colonias Británicas cambiaron el sentido de circulación para hacerlo por la derecha, como Canadá, Gambia, Ghana, Nigeria, o el mismo Estados Unidos. En Europa, además de Reino Unido, podemos citar territorios como Chipre, o Isla de Malta, donde también se conduce por la izquierda. Pero aún, fuera del mundo de las ex colonias británicas, hay otros países que son excepciones (al legado británico) donde se conduce por la izquierda, como Japón, Indonesia, o Tailandia entre otros.

La historia por la que cada país elige un sistema u otro está más llena de mitos y leyendas que de certezas. No fue el imperio Británico el impulsor único de conducir por la izquierda (muchos países cambiaron su sistema de conducción después de utilizar el contrario durante años). El sistema en algunos países nace como una simple respuesta a ordenar el tránsito equino en el siglo XVIII.

 

Si pensáramos (por ejemplo) en concretar esta imperdible ruta por la campiña inglesa, tendremos que afrontar este pequeño desafío de conducir por la izquierda que veremos, es más fácil de lo que parece. El premio sería descubrir sitios como estos:

conducir-por-la-izquierda-consejos

Copyright: JeniFoto via Shutterstock

consejos-conducir-por-la-izquierda

Copyright: Elena Rostunova via Shutterstock

Mi experiencia: En mi viaje a Nueva Zelanda hace ya un par de años, el animarme a conducir por la izquierda más que una decisión fue una necesidad. Al visitar el país con el sistema housesitting, quedaría por un mes completo al cuidado de una casa con coche incluido (que necesitaría para proveerme y realizar las compras ya que estaba en una zona rural un tanto alejada). Mi primera reacción fue pensar en la cantidad de situaciones en las que me podía causar problemas conducir por la izquierda sin estar acostumbrado. Finalmente estuve un mes con ese coche disponible para terminar “al volante” casi como si conducir por la izquierda fuera mi modo normal, por lo que aquí van algunos consejos:

No pensarlo demasiado.

Dudar y pensar demasiado nos juega en contra: lo primero que uno tiende a alimentar son los miedos y preocupaciones (ese siempre es el primer error). Mi primera decisión fue buscar en internet recomendaciones y consejos, y recuerdo leer experiencias sobre personas que recomendaban no limitarse y afrontar el desafío. Todas las dudas y preocupaciones iniciales se dispersan al momento de sentarnos y encender el motor. Una vez en ruta, la sensación es que todo era mucho más difícil “en mi cabeza” en los momentos previos a conducir que en la práctica.

Rentar en un aeropuerto y hacer unas pruebas previas.

Si alquilamos un coche en un aeropuerto, seguramente estaremos en un aparcamiento donde hacer unas primeras pruebas sin salir aún a la carretera para perderle el miedo. De hecho recomiendo alquilar en un aeropuerto porque ya estaremos fuera de la zona más urbana. Antes de salir a la carretera o la calle, el consejo es dar unas vueltas en el mismo parking para entrar en contacto con el coche y nuestra nueva posición de conducción. En mi caso lo hice, como contaba no fue en un aeropuerto sino en un camino rural, y fue suficiente para perder el miedo rápidamente. En unos pocos minutos reprogramamos nuestra cabeza tal como lo hacemos con todo lo que pueda implicar algo nuevo. Cambiar nos exige un poco, pero despierta nuestro poder de adaptación, que estará activo en pocos segundos.

Conducir lento y dejarse llevar.

Si conducimos lento en los primeros momentos, ganaremos tiempo para pensar lo mínimo y adaptarnos. Lo mismo, el tráfico, las señales, e indicaciones, nos ayudarán todo el tiempo como referentes para conducir como si siempre lo hubiéramos hecho por el lado izquierdo. No estuve en Inglaterra, pero imagino que el tráfico debe ser de lo más ordenado y repetuoso. En Nueva Zelanda, además de ordenado, en la mayoría de carreteras no hay tanto tráfico más allá de las ciudades, y es muy fácil seguir las indicaciones que incluyen flechas de sentido pintadas en la misma carretera (imagino que una medida para turistas). Todo está indicado a la perfección.

Tal vez te interese descubrir ideas en Las mejores rutas temáticas en coche por Europa

Alquila un coche de cambio automático.

Será más fácil conducir si eliminamos puntos de atención extra (como utilizar la palanca de cambio con la mano izquierda a cada momento en el caso de que sea manual). Con una caja de cambios automática solo la utilizaremos al arrancar y detenernos, lo que quitará un punto de distracción. Y quiero aclarar que en mi primera experiencia con coche de caja automática también tuve mi debut para conducir por la izquierda. Y debo decir que a pesar de no haberlo usado antes, fue una ayuda para facilitar las cosas. Por cierto, los pedales para acelerar y frenar están en el mismo orden que en el sistema “por derecha”, eso no cambia.

Alquila un tamaño de vehículo con el que estás familiarizado.

Procura que el coche que alquilas se parezca en tamaño a lo que usas, como para sentirte como pez en el agua. Incluso este es un buen consejo para alquilar en países con cualquiera de los sistemas. Conocer las dimensiones del vehículo te ayudará a estar práctico y dominar el vehículo con rapidez.

En lo posible, usa otros coches como referentes.

Recuerdo que lo que más me facilitaba conducir y no desconcertarme con el sentido de circulación (especialmente en glorietas o cruces más complejos) era simplemente observar lo que hacían los coches de locales, e imitarlos. Si los seguimos (a menos que sea un descabellado al volante) no tendremos siquiera que pensar. En un poco tiempo estaremos olvidando que estamos conduciendo en un sistema por la izquierda con total naturalidad.

Cruces.

El primer punto crítico en nuestras preocupaciones seguramente será el cruce. Lo cierto es que bastarán un par de cruces para estar de nuevo acostumbrados. Si vamos con un copiloto, podrá indicarnos, o darnos una ayuda visual las primeras veces. Lo mismo, al conducir lento, mantener la izquierda nos ayudará a ir más relajados y notaremos que sin darnos cuenta estaremos mirando al lado correcto en cualquier cruce. Nuestra cabeza se irá posicionando rápidamente en el nuevo esquema y orden de circulación de forma intuitiva.

Comienza por mantenerte en el carril lento por la izquierda.

Esto es si vamos en una autopista, al ser varios carriles en un sentido mantenerse por el carril más a la izquierda, el más lento, de modo de conducir con tranquilidad hasta amoldarnos al nuevo sistema. Para una ruta de doble vía, corre el mismo consejo, simplemente memoriza “ir siempre por la izquierda”, y no hay mucho más de que preocuparse. En poco tiempo todo se torna en una cuestión de razonamiento en el que nuestra cabeza se reordena. Para adelantar un coche, por supuesto que lo aremos siempre por la derecha.

El momento de la rotonda-glorieta (Roundabout).

Mejor que explicarlo, es ver este vídeo que muestra las distintas situaciones, orden de prioridad, y como usar las señales intermitentes. De cualquier modo no hay de que preocuparse, al llegar a la rotonda, naturalmente seguiremos el sentido correcto por pura inercia, porque la tendencia es abordar de la forma más simple y natural, en este caso, en el sentido de las agujas del reloj:

Descubre que no es nada difícil.

Finalmente, ya en un segundo día, casi estaremos amoldados como si lo de conducir por la izquierda fuera lo normal “de toda la vida”. No limites la posibilidad de conducir en coche en un viaje a un país que se conduce por la izquierda solo por miedo, porque es mucho más fácil de lo que imaginas. Sobre todo en países como Nueva Zelanda, el tránsito es muy tranquilo y ordenado.

Después de unos primeros días circulando en Nueva Zelanda, estaba completamente amoldado, e imagino que es lo mismo para destinos como Reino Unido, o circular en ciudades tan frecuentadas por turistas como Londres. Tal vez el error más común que seguía cometiendo luego de unos días, era equivocarme al momento de subir al coche a conducir por el lado equivocado (una situación que seguramente te va a delatar como turista). Si estaba distraído, ese era el momento de cambiar el chip “por la izquierda”.

También puedes leer 20 consejos para alquilar un coche y viajar por Europa

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Mejora el precio al reservar vuelos con estos simples trucos

4. Envía tu consulta viajera

5. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

6 Comentarios

  1. Yo tuve la fortuna de manejar una parte muy pequeña de esa region de Inglaterra.
    Mi consejo mas importante es investigar a detalle donde vas a pasar tiempo, e ir preparado lo mejor posible; no tienen idea como nos perdimos de ver lugares importantes que estaban a vuelta de la esquina por no saber de ellos (utiliza Google Earth, no tienes idea de la informacion que encuentras en esa aplicacion).
    Otro consejo para conducir por la izquierda, es contar con GPS y un buen copiloto que lo maneje y te proporcione informacion, ademas de que este pendiente en los cruceros para que no entres en sentido contrario. Para tu seguridad, te aconsejo poner una cinta adhesiva en el cristal del pasajero de enfrente para que te recuerde voltear al sentido contrario por donde viene la circulacion, si gustas escribe en la cinta la instruccion de voltear al otro sentido.

    1. Gracias Rene por la experiencia y los consejos. También es muy cierto eso de que uno se pierde muchos sitios por no conocer o no diagramar una ruta de antemano. Lo de improvisar está muy bien, pero siempre viene bien un mínimo de estudio del terreno.
      Un saludo!

  2. Has tenido buena experiencia por lo que leo en Nueva Zelanda, te aseguro que en Londres es un verdadero caos, nos llamó mucho la atención considerando la naturaleza inglesa, pero hemos visto infracciones que no podíamos creer, en un caos de tráfico impresionante, aún asi mi marido (que fue el que se animó) no tuvo inconvenientes, una experiencia nueva y recomendable. Gracias por tu página, la espero con impaciencia y la aprovecho al máximo.

    1. Hola Angie, muchas gracias por comentarlo y visitar el blog. No lo había pensado lo de Londres, debe ser un mundo aparte siendo una ciudad tan grande. En mi experiencia en Nueva Zelanda tal vez era el país ideal para adaptarse a conducir por la izquierda. Solo en la isla Norte hay una ruta que puede tener tramos de más tráfico, pero el resto es pura tranquilidad. Y aún en la capital, Auckland, no es tan grande como para que llegue a ser ningún caos, sino lo contrario, me sorprendía lo calmo que era en el centro mismo.
      Un saludo!

  3. maravillos este post de conducir a la izquierda !! yo con tal de conocer pueblitos en Inglaterra, me animo!!! y concuerdo que la mente se acostumbra rapido al cambio. Gracias por los consejos!! saludos desde Argentina de una loca por los viajes…

    1. Hola Susana, gracias por comentarlo. Y si, mi filosofía aquella vez en Nueva Zelanda fue animarse (conduciendo tranquilo con mucha prudencia)…y en un par de días mi cabeza ya estaba adaptada…así que a viajar! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *