Share on Pinterest

La situación puntual es la siguiente: “está claro que no viajamos para quedarnos en un destino para siempre, y sin embargo, no tenemos una fecha precisa de retorno”. El problema es que a ningún país, o mejor dicho, a casi ningún departamento de migraciones estatal le caen simpático los viajeros dubitativos con la fecha de retorno.

billetes-vuelo-solo-ida

Matthias Ripp

Los países  aman los turistas con billete de vuelta por razones obvias. En la gran y enorme mayoría de países (y claro, según  nuestro país de origen), nos ofrecerán tentadores visados de hasta seis meses, con “amenities” como la posibilidad de obtenerlos “on arrival”, mientras nos sirven canapés  (esto ultimo es una sugerencia para alguna autoridad migratoria asidua al blog, por si gustan implementarlo). Pero en cambio, con poca sutileza, a veces nos pueden exigir un billete de salida antes de darnos la bienvenida. Un país puede ser un anfitrión tan amable como un amigo que pide que le firmes la salida cuando te ofrece unos días en su casa.

Así es la burocracia fronteriza, y por ahora no podremos cambiarlo para hacerlo amigable. Pero al menos podremos buscarle una solución o algo parecido a ello (una solución que nos afecte poco). La clave de este post es ejercer nuestro derecho al viajero dubitativo, sin que las trabas burocráticas nos impidan programar nuestro viaje sabiendo que nuestra fecha de retorno es imprecisa.

¿Y entonces, como saco mi billete de avión si no se la fecha de regreso?

Por parte, lo primero a saber es que siempre a nuestra autoridad migratoria de ocasión le diremos siempre que sí, que tenemos diagramada nuestra fecha de retorno y que podemos comprobarlo. Cuando viajamos a cualquier país ya sabemos que lo primero es consultar las reglas y exigencias para entrar, y cuando nos piden un billete de retorno si viajamos por avión y desconocemos la fecha y hasta el destino de nuestro retorno, las opciones son las siguientes:

1. Tener un billete ida y vuelta con fecha de salida que se pueda cambiar. Simplemente es la opción fácil si nuestra idea es volver al punto de inicio de nuestro viaje, comprar un billete de avión ida y vuelta con condiciones que nos permitan cambiar la fecha sin perder nuestro dinero. Para ello, hay que leer la letra pequeña antes de confirmar nuestro vuelo. (Si compramos por la web, normalmente antes de confirmar la compra nos hacen aceptar las condiciones donde está todo detallado).

2. Tener un billete solo ida, pero tener otro ticket de salida (en cualquier medio de transporte). Para explicarlo más claro, si hacemos un viaje solo ida a un país lejano, y necesitamos tener en mano un vuelo de salida para entrar, no es necesario que nuestro retorno sea a nuestro punto de origen. Simplemente compramos por internet un billete de salida del país (en tren, en autobús, o en avión) al destino más barato y cercano que nos sea convenientes. ¿Ejemplos más claros? Viajamos de Argentina a España solo ida, y tenemos uno de salida de España a Marruecos. Viajamos de España a USA solo ida, y compramos un billete de salida a Canadá. Esto no tiene nada de ilegal, simplemente es una respuesta burocrática a una exigencia burocrática, y de este modo podremos entrar al país en cuestión sin que nos puedan objetar nada.

3. Tenemos realizada una reserva de vuelo de salida. En este caso enlazo al blog Marcando el Polo, donde aseguran, una reserva pasa igual como válida, y siendo que son viajeros más que expertos no me animaría a ponerlo en duda :). Para confirmar una reserva sin pagarla podremos utilizar webs como gomosafer.com. Y hago un C&P desde el mismo blog fuente: “Antes de que te pida los datos de la tarjeta de crédito hay una pestaña que dice “On Hold“, donde tenés que hacer click para poder imprimirla”.

Algunas cuestiones a considerar.

– No recomiendo viajar a un país que nos exigen un comprobante de transporte para salir del país sin cumplir ese requisito. Aunque en general en la mayoría de países que lo exigen resulta que luego no lo controlan al pasar por migraciones, lo mejor para nuestros nervios y tranquilida (y hasta el bolsillo) será contar con el dichoso comprobante de salida. En mi caso, así me pasó en países que parecen tan exigentes como USA, o Nueva Zelanda. No me pidieron absolutamente nada, pero tal vez haya sido mucha casualidad la mía.

– Muchas veces un billete ida y vuelta en oferta puede salir igual de barato que un vuelo de solo ida. Solo es cuestión de indagar y hacer búsquedas múltiples para encontrar un buen precio. Les recomiendo darse una vuelta por 20 webs para buscar vuelos baratos. También pueden leer un post escrito en mi blog personal muy relacionado: ¿Qué sucede si compramos un vuelo solo ida hacia otro país?

– La probabilidad de que nos pidan el vuelo de salida aumenta exponencialmente en los países insulares, por razones obvias (no podremos argumentar que vamos a salir “por tierra” :P).

– Para buscar vuelos entre diferentes puntos (volar de un punto A a otro B, y otro C), es muy recomendable utilizar los comparadores o buscadores de múltiples destinos (en sitios como las que recomiendo en el link de 20 webs para….)

Ver también 10 consejos para buscar vuelos que las compañías aéreas preferirían que no conozcas

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Busca ofertas de vuelos (mejora el precio con estos simples trucos)

4. Reserva Excursiones y tours con Viator

5. Envía tu consulta viajera

6. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *