Share on Pinterest

Recorriendo la Riviera Maya mexicana desde el blog nos fuimos deslumbrando con excursiones y relatos explorando cenotes azules, ríos prístinos que conectan con el mar como si fueran un acuario natural gigante, cenotes verticales, playas entre las más bonitas del mundo como ésta de aguas que parecen cristal (o esta otra playa rodeada de una piscina natural en Isla Mujeres). Hoy es el turno de transmitir en un  nuevo relato, la belleza natural que se puede esconder bajo tierra (o más preciso, bajo las rocas de piedra caliza), otra de las buenas razones que explican la fama de ésta zona tropical más allá de sus playas. La Riviera Maya permite sumar experiencias que resultan fascinantes por la variedad en tan pocos kilómetros de distancia.

img117

img135

img138

La buena noticia para muchos, es que explorar un río subterráneo es muy sencillo en la Reserva Natural Río Secreto: no hace falta ser un experto explorador de cavernas, ya que nos proveeran en el momento todo lo necesario para internarnos en el mundo subterráneo de un modo simple, guiado y seguro: las condiciones perfectas para vivir una experiencia completamente diferente a lo que probablemente conocemos (a menos que seamos experimentados espeleólogos):

img143

En sintonía con lo que me gusta y solemos compartir en el blog, Río Secreto es sin dudas un lugar increíble, que a veces sale reconocido en publicaciones de viajes como uno de los sitios “más surrealistas” del planeta para visitar en una excursión: mientras en la superficie se extiende la jungla por cantidad de kilómetros, casi nada hace presagiar lo que hay debajo, a excepción de algunas aberturas en el suelo rocoso que se descubrieron hace relativamente poco y abrieron las puertas a decenas de kilómetros de galerías y acuíferos bajo la superficie.

img140

El contraste entre el mundo subterráneo y lo que sucede unos metros arriba es asombroso, con la exuberante jungla llena de vida:

img111

Para sumar curiosidad, en toda la zona de la Riviera y en Yucatán en general casi no existen los ríos “a simple vista”, algo que nos resultará completamente inexplicable si observamos la jungla y de vegetación tan abundante. Cuando llueve, el agua desaparece rápidamente de superficie: lo que sucede, es que se filtra a través de grietas del suelo rocoso de piedra caliza para alimentar acuíferos de agua dulce que siempre están “escondidos”.

img139img130

cd-img-c292b6ddac3e201d

Los cenotes son precisamente los puntos donde los ríos secretos de Yucatán saltan a la vista, cuando un desmoronamiento de la roca de superficie revela el misterio del agua. Pero en el caso de la Reserva Río Secreto, a través de las aberturas en la rocas, somos nosotros los que tendremos que explorar para descubrir el misterio desde adentro, a veces nadar por tramos de poca profundidad y en su mayor parte, caminar con el agua hasta las rodillas para recorrer un mundo desconocido, entre miles de estalactitas, estalagmitas, y las aún más impresionantes helictitas (espeleotemas que en vez de desplegarse en un eje vertical, tienen formas curvas como si no existiera la gravedad).

Lo que se recorre y observa en el rio escondido bajo tierra se ha tomado miles de años para adquirir esa forma, una tarea que la naturaleza ha realizado gota a gota para hacer su obra magistral.

img125img129

En el Parque y Reserva, nos ofrecen la opotunidad de hacer visitas guiadas en distintos tramos de este río que se extiende por decenas de kilómetros. Y la visita suma todo para que sea una mezcla de aventura e incluso una experiencia con cierta mística relacionada con el mundo maya.

Todo comienza con una recepción breve donde nos asignan un guía que nos acompañará en cada etapa en una visita que se completa en medio día. Tras recorrer unos siete kilómetros por la jungla en medios de transportes que proporciona la misma reserva, llegamos a las puertas de entrada al inframundo maya y al río secreto. El recorrido continúa a pie por la misma jungla ya con todos los equipos. Cerca de la abertura en la roca participamos en una ceremonia en donde se invoca a los dioses que nos protejan en el interior de las cavernas del río, a unos 25 metros bajo tierra (todo el mundo subterráneo era un lugar sagrado para los mayas). Lo que nos espera es un recorrido de cientos de metros en total oscuridad.

cd-img-c58877c841529430

La transición entre el mundo terrenal y subterráneo ya es majestuosa:

img120

img108

La primera cámara bajo tierra es una puerta el inframundo de aguas cristalinas: las raíces de los árboles se entremezclan entre las rocas, y en pocos metros la oscuridad es completa. Un grupo de unas 12 personas  será nuestro “equipo humano y familia” en las próxima hora y media, todos equipados con trajes térmicos (el agua está fresca, pero sobre todo, el tiempo largo recorriendo en el río hace que el traje térmico sea una buena idea, junto a un bastón opcional, el chaleco salvavidas y las imprescindibles linternas).

img136

img134

En el recorrido, nunca estamos solos, ya que hay vida en los lugares más inesperados, y de diversas formas:

img148

img149

El recorrido es en un 90 % en tramos donde caminamos con agua hasta las rodillas, algunos tramos secos, y el resto, son partes en donde nadamos o mejor, flotamos con facilidad en una profundidad de no más de dos metros. El agua, siempre es cristalina a más no poder, y permite apreciar con detalle todo el fondo y las formaciones. Pero no sólo se trata de dimensionar y sorprenderse con lo que la naturaleza puede guardar bajo tierra. También es una experiencia personal, vivir el lugar como una desconexión del mundo que conocemos, descubrir la vida y las maravillas que puede haber en la oscuridad, apreciar el silencio y escuchar tan sólo el ruido suave del agua.

img139

De hecho, en el trayecto hay un momento en el que todos los del grupo orientados por el guia, nos sentamos en una de las cámaras o salas en semicírculo, y durante tres minutos permanecemos con las luces apagadas y en silencio. Tres minutos para sentirse en la nada misma, una sensación de paz y belleza que al mismo tiempo resulta intimidante. Cuando la luz nos retorna a nuestro mundo, las cuevas nos vuelven a confundir, como si fueran una alucinación permanente en la que continuamos.

img131

El recorrido, para mí sensación, se disfruta de un modo que hasta uno no quiere que termine.

En cuanto a la Reserva y la experiencia recibida, me animo a decir que no siempre en la Riviera Maya encontraremos que los espacios naturales están preservados con un sentido de sustentabilidad. Río Secreto en cambio es un ejemplo que muchos parques de la zona deberían imitar, con especial cuidado en la conservación y sustentabilidad del lugar, tanto por debajo como encima de la superficie en la jungla. Me refiero sobre todo a no modificar ni alterar nada, a transmitir a través de sus guías y de las formas de organizar la visita que estamos visitando una obra maestra de la naturaleza que merece permanecer inalterada.

Para finalizar, dejo algunas dudas que podrían aparecer al realizar la visita en forma de preguntas y respuestas.

¿Qué nivel de dificultad tiene el recorrido por el río subterráneo?

Diría que no se requiere ningún estado físico especial, simplemente caminar con cuidado y precauciones de sentido común. La claridad del agua hace que sea muy fácil mirar donde pisamos, al mismo tiempo que las linternas entre diez a doce personas hace un efecto de iluminación completo de las cámaras que vamos atravesando. Antes de ingresar nos ofrecen un bastón de madera opcional en el recorrido que recomiendo utilizar, porque facilita mucho el equilibrio permanentemente además de que nos ayuda a hacer un menor esfuerzo al caminar (el bastón puede tener una aplicación muy similar que los bastones de senderismo en exteriores para avanzar con más seguridad en cuanto al equilibrio en un terreno irregular).

¿Qué nivel de profundidad o corriente tiene el río subterráneo?

Todos los tramos habilitados para recorrer son completamente seguros, y no hay corrientes perceptible. El río se parece más a una piscina estática que a un río, incluso el agua estaría completamente calma y silenciosa de no ser por nuestra presencia. Las partes más profundas tienen unos dos metros o poco más, pero contamos con chaleco salvavidas con el que flotamos sin ningún esfuerzo.

¿Puedo visitar el río subterráneo si no se nadar?

Sí, sin ningún inconveniente. Con el chaleco podremos flotar, y si no nos sentimos seguros para nadar en las partes más profundas, el guía nos ayudará para avanzar sin problemas.

¿Qué incluye el servicio de la visita?

El guía que nos acompaña en todo momento, la recepción en la zona del parque junto a la carretera, el traslado en vehícuos del parque por siete kilómetros hasta la entrada al río subterráneo, el uso de todas las instalaciones y equipamiento, un almuerzo al finalizar la visita. También hay paquetes que incluyen el transporte desde Cancún o de otros puntos de la Riviera Maya. Pueden ver más información o contactar a través de la web de Río Secreto.

img121

Sobre como llegar y costos. La Reserva Río Secreto está situada a poca distancia de Playa del Carmen, en dirección a Tulum y sobre la carretera principal de la Riviera Maya (la que va desde Cancún a Tulum). Son sólo unos 15 minutos en coche o unos diez kilómetros de distancia. Como muchos parques del área, está muy bien señalizado y es muy fácil de encontrar.

En el siguiente mapa pueden encontrarlo en un punto. (también pueden ver los detalles de este recorrido para hacer en coche por los mejores lugares, playas y cenotes de la Riviera Maya).

* Agradecemos a Reserva Natural Rio Secreto por permitir la visita. (Todas las imágenes cedidas por gentileza de © Rio Secreto)

Share on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *