Share on Pinterest

 

Si viajar incluiría toparse con historias curiosas, no hay dudas que ésta es una de ellas. Retomando el estilo de historias curiosas de mi antiguo (y congelado) blog Vision Beta, llegamos virtualmente hasta la playa más tropical e idílica de la República Democrática Alemana. Aunque en términos estrictos, al no existir más la República Democrática Alemana, ésta isla en medio del Caribe quedó un poco en un “limbo” político-geográfico (que al parecer está aclarado, algo de lo que también hablo al terminar), lo cierto es que hubo una playa de la RDA en el Caribe (y lo repito para que lo crean).

 

playas-de-cuba

Topyti (La foto solo es ilustrativa, y pertenece al Cayo Largo del Sur, en la zona de la “playa de la RDA”)

 

Para empezar, tendremos que viajar mentalmente hasta 1972, año en el contexto de la Guerra Fría, cuando las relaciones entre Cuba y Alemania Oriental estaban en un idilio en cuanto a diplomacia. Por esos tiempos, el oficial Erich Honecker, posterior jefe de estado de la RDA, estaba de visita en Cuba, recibiendo entre los honores y de regalo el “traspaso de soberanía” (de Cuba a la RDA) de una isla llamada Cayo Blanco del Sur, que a partir de entonces también cambiaría su nombre a  Cayo Ernst Thälmann, en honor al líder del Partido Comunista de Alemania. Aunque en tiempos recientes desde el lado cubano no confirmaron la supuesta sesión de soberanía (tras la caída del muro de Berlín, las autoridades cubanas explicaron que todo se trató de un acto simbólico), lo cierto es que en la televisión estatal de la RDA, por entonces se informó de la ceremonia y transferencia de soberanía de la isla, además de la inauguración de un busto en homenaje a Ernst Thälmann que aún hoy es visible (aunque tumbado en la playa por un huracán en 1998). En contrapartida, Cuba se beneficiaría tras el acuerdo con una cuota del 6% de las importaciones de azúcar por parte de la RDA.

De éste modo, la RDA contó a lo largo de 17 años con una playa oficial en el Caribe, precisamente, un extensión de tierra de 500 metros de ancho y 15 kilómetros de largo dentro del Golfo de Cazones, rodeado de arrecifes y con playas extensas y vírgenes.

Luego de la reunificación, Alemania no reclamó el territorio, y el Cayo (en otra de las extrañas historias que la política deja para la historia) continúa hasta hoy preservado y casi inalterado. Al menos durante ese tiempo entre 1972 y 1989, esa playa fue tal vez una de las más bonitas que tuvo Alemania, o al menos la Alemania Oriental. Y esto, a pesar de que los alemanes del este apenas tenían la opción de viajar a Hungría, por lo que lo de unas vacaciones en el Caribe era poco menos que una quimera.

Para datos más curiosos, el tema de la soberanía de la isla revivió cuando en 2001 llegó a manos de los editores de una revista en Alemania el recorte sobre la noticia del año 1972. Entonces, el gobierno cubano tuvo que aclarar que todo se trató de un acto simbólico sin valor legal. Para insistir, hubo un empresario alemán que lideró una iniciativa (no termino de entender si a modo de broma) para recuperar la isla. Incluso se llegó a impulsar un lanzamiento de venta de los terrenos de la isla en Alemania, algo para lo que no había garantías (ni hubo inversores).

Las autoridades de Cuba no permiten que nadie se adentre en la isla ya que se encuentra en una zona militar. Quizás la única forma de llegar al Cayo Ernest Thaelmann sea a través de la ayuda de pescadores locales que desembarquen en ella de un modo ilegal. De ese modo, hasta tal vez tendríamos la suerte de ostentar para la eternidad una foto en la playa más bonita y tropical de la RDA.

 

Ver más historias curiosas: El buque gigante que solo navegó 300 metros, pasó 333 años bajo el mar y ahora recibe millones de visitas en un Museo en Estocolmo

Share on Pinterest

Un comentario

  1. de lo que me entero cada día que vivo fuera de Cuba, ¡qué años aquellos, cuando Cuba era un satélite de los llamados “socialistas”! y qué calladito regalaban el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *