Share on Pinterest

Es llamado como un castillo (o palacio). Seguramente nunca escuchamos de él, o habíamos visto alguna imagen. Aunque no se encuentra en el mejor estado de mantenimiento, aún así es deslumbrante. Se encuentra en la Toscana en Italia a sólo unos 50 kilómetros de Florencia (en la comuna de Reggello). Para más curiosidades, está rodeado de un parque de secuoyas gigantes que ya cuenta un siglo y medio en crecimiento, pero definitivamente todo lo que tiene de deslumbrante éste castillo (o la mayor parte) está en su interior, tal como ser ilustra en cada imagen.

Sammezzano_29

Imagen via wikiarquitectura

El llamado Castello di Sammezzano, es extravagante por su exótico estilo ecléctico, como un experimento arquitectónico en el que los responsables de desarrollarlo se tomaron todas las libertades. En un período en que estaba de moda el estilo oriental, a mediados del siglo XIX, un noble italiano decide construir a su gusto un lugar de retiro. Para ilustrar la extravagancia, además de las imágenes también describen el palacio los nombres de sus salas: salón de los lirios, sala de los amantes, sala de las estalactitas, salón de los Espejos, y el salón de los pavos reales. El estilo morisco está presente con un espectacular colorido en cada una de sus salas.

Castello_di_Sammezzano

Imagen Paebi (via wikimedia)

Sammezzano_sala_dei_gigli_

Imagen Sailko

 

 

Sammezzano

 

 

Imagen via Wikiarquitectura

Sammezzano_37

Imagen en Wikiarquitectura

Sammezzano_21

Imagen via Wikiarquitectura

Sammezzano_White_Room

Imagen en Wikiarquitectura

Sammezzano_32

Imagen via Wikiarquitectura

Sammezzano,_sala_dei_gigli_7.1

Imagen Sailko (via Wikimedia)

Sala_dei_pavoni

Imagen Sailko (via wikimedia)

Sammezzano_31

 

Tras la muerte del noble impulsor del palacio, cae en el abandono hasta que luego de la segunda guerra mundial, se convierte en un hotel hasta hace unos 20 años. Actualmente, mientras se buscan inversores para restaurarlo, el palacio-castillo Sammezzano se abre al públicoesporádicamente para algunos afortunados.

Ver también El palacio que se pasó de extravagante en Portugal 

Share on Pinterest

Un comentario

  1. qué lástima que estén buscando quien lo restaure, mientras, queda relegado y es una joya artística como nunca he visto otra, gracias por darlo a conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *