Share on Pinterest

Cuando me pregunto cual es el poder que seduce a ciudadanos de todo el mundo que me comentan, sueñan con conocer Patagonia y algunos de sus paisajes, podría encontrar parte de la respuesta en muchas o cada una de las fotos que siguen. Pero algo tengo claro ante todo: no son las fotos, no es el fotógrafo (en éste caso yo). Son los paisajes.

chalten-treking-fotos-patagonia

Imagen

Y es que a veces me sucede eso de recorrer sitios en los que me puedo autoflagelar mi supuesto mérito como disparador de fotos, cuando me encuentro ante lugares en los que (precisamente) “cualquier foto tiene altísimas posibilidades de salir bien”. Me pasó en Venecia. Me pasó en Petra. En determinados momentos, llegaba a preguntarme cual podría ser la foto que no salga bien ante el encuentro con El Tesoro de Petra desde el desfiladero. ¿Cuál podría ser la foto que no sea un refrito con nada de original?. Y algo de eso me pasó con éste recorrido por uno de los rincones desmesurados de la Patagonia.

Imagen

Imagen

Imagen

Fue hace poco menos de un año. Pero las fotos que pude realizar en esos tres días recorriendo el entorno del pueblo de El Chaltén, dentro del Parque Nacional los Glaciares en Argentina, fueron suficiente para encarpetarlas por meses, y espero me perdonen. Suelo hacer eso, cuando recorro un destino de naturaleza perfecta y “foto fácil”, me desanimo a mí mismo con el resultado fotográfico. Me convenzo de que son todas fotos de sitios descaradamente preciosos, en días descaradamente bonitos, y con puestas de nubes, montañas nevadas y lagos descaradamente turquesa. Nada puede salir mal fotográficamente hablando. Y eso, curiosamente, me resulta frustrante.

Imagen

Imagen

Imagen

Me he tomado unos meses para desprejuiciarme ante mi colección de disparos fotográficos. Hasta me he convencido de que las fotos no son mis fotos, sino de otro, me he mentido a mí mismo como si no hubiese caminado por éste lugar que pertenece a algún universo paralelo tolkieniano. Me he ilusionado con acercar el zoom a alguna de las imágenes para descubrir a algún elfo convertido en píxeles. O he imaginado una aldea hobbit detrás de las montañas.

Imagen

Imagen

Si quisiera autoengañarme, debería pensar que esos senderos que comienzan desde la puerta de cualquier casa del pequeño pueblo de El Chaltén, en la provincia de Santa Cruz en Argentina, son propios de una fantasía disfrazada de recuerdo. Caminar en el más absoluto silencio durante horas, acompañado por pináculos gigantes de roca envueltos entre nubes que parecen custodiar un reino que no existe en los libros de historia (en el mundo real les llaman Cerro Torre y Monte Fitz Roy). Encontrarse con lagos, algunos de colores turquesa. Quedarse sentado en la orilla de alguno de ellos, y observar una danza de nubes que avanzan jugando con los picos puntiagudos custodiados por cóndores.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

El Chaltén es uno de los pueblos que más crecen de población en territorio argentino. Un pueblo con “crecimiento hongo”, podría decirse, pero que hasta ahora, no parece querer arruinar nada de su entorno, sino más bien, ser parte de él. En el caserío se respira cierto aire a aventura, una meca viajera, de mochileros, y amantes de la montaña. Apenas cuenta pocos años (fue fundado en el año 1985), como otros pueblos de la Patagonia que hace un par de años ni siquiera existían en Wikipedia. En parte, Patagonia es la tierra donde aún hay tanto por hacerse y tan pocos haciéndolo en un territorio inmenso y crudo. Pero es esa crudeza inhóspita y lejana el propio resguardo para tanta belleza.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

El entorno de El Chaltén, siendo un área protegida como Parque Nacional (Los Glaciares) no debería cambiar. Y ojalá pueda decir dentro de años que aún se puede beber el agua de cada arroyo, con las aguas más prístimas y puras del planeta, tal como aquella caminata de horas. No tengo claro si son las fotos la que le suman magia al lugar, si son mis recuerdos, o si hubo un hechizo. Puedo afirmar, que toda esa belleza desmesurada es extensa, abundante, y no conoce de fronteras. Algo parecido pude vivir “del otro lado” en el Parque Nacional Torres del Paine en Chile.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen (Se puede ver en el punto rojo una persona, para escalar el lugar)

Imagen (el río que desagua las aguas limosas del glaciar)

Patagonia es el paraíso de los senderos de montaña, de los que están demarcados, y de los que aún están por demarcarse, inmensa mayoría. Y es que apenas hay pueblos distantes, apenas hay carreteras, y apenas hay senderos en los puntos descaradamente hermosos de una tierra hermosa y hechizante.

Imagen

Por si acaso, insisto en alertar. Éstos senderos no son caminos para aquellos que detestamos la foto fácil. Pero tampoco eso es un problema. Caminar éstos senderos no es el lugar ideal para obsesionarse con las fotos. Tal vez sea mejor guardar la cámara, someterse al hechizo, creer que aquel viaje nunca sucedió en la realidad.

Pueden seguirme en Twitter @VisionBeta

Este video de interés público dura menos de un minuto, y tal vez podría interesarte:

Share on Pinterest

servicios-para-viaje

1. Alquila tu coche (hasta 15 % de ahorro con Rentalcars)

2. Encuentra alojamiento (utiliza Booking y descubre ofertas)

3. Busca ofertas de vuelos (mejora el precio con estos simples trucos)

4. Reserva Excursiones y tours con Viator

5. Envía tu consulta viajera

6. Inspírate con más lugares increíbles en Instagram

9 Comentarios

  1. Recuerdo haber subido hasta la laguna de los tres y bajado hasta el pueblo en un solo día. De ello conservé una lesión de rodilla de cuatro meses pero una experiencia memorable. Sin duda un lugar recomendable en la patagonia.

  2. Estimado, lo felicito por la TENIDA del paisaje, esa suerte de apropiacion de tono para sensorial que solo la naturaleza parece provocarlo, relacion de escala( HOMBRE, INMENSIDAD), monumentalismo cromatico (COLORES NO REGISTRADOS) y esencialmente el poder de la introspectiva ( EL VIAJE INTERIOR HACIA UNO MISMO), el mas largo y fascinante de todos los viajes. No se preocupe por la FOTO, porque la GRAN FOTO es la que no se saca.
    Mire, en la pelicula LA INCREIBLE VIDA WALTER MITI, un film fotografico y muy original, Sean Penn esta tras una foto del tigre de las nieves, probablemente en Nepal, algun cordon del Himalaya, y en ese momento llega el protagonista y justo aparece el tigre, y Penn se lo muestra y luego el lo sigue observando pero no gatilla la maquionay walter le pregunta porque no lo hace. Penn le responde desde la sabiduria LAS FOTOS, LAS GRNDES FOTOS NO LAS SACO PORQUE QUIERO QUEDAR ATRAPADO EN ESE MOMENTO.
    Lo felicito por sus fotos y comentarios.
    Adriano

  3. Estuve en el chalten hace un mes y la verdad es que es hermoso, ahora me encuentro a la busqueda de una nuevo lugar para mi proximo viaje, me gustaria ir a algun lugar que resulte de tanto peso visual o tan iconico como resulta llegar a la laguna de los tres o al cerro torre. Tu has viajado muchisimo, conoces algun otro lugar de argentina que se adapte a lo que estoy buscando? soy fanatico de la fotografia tambien, por cierto que camara y objetivo usas? como te manejas con el peso de la camara en las travesias? saludos! excelente blog.

  4. HOla Pablo. Es un lugar inolvidable, sin dudas. Creo que como icónico, el Fitz Roy es algo único. Pero por ejemplo hay más lugares increíbles por Argentina, algunos casi poco conocidos como el Cono de Arita en la provincia de Salta (lo podés googlear) no lo conocí, pero le tengo ganas. O también, Piedra Parada en Chubut. En cuanto a la cámara, ahora llevo una canon 7D. En realidad para mí la cámara es tan importante que no la siento como un peso. De hecho en mi último viaje, solo llevé 12 kilos de ropa para 5 meses, y además que me sobró lo que llevé porque terminé no usando todo. En fin, que la cámara no es peso si no viajamos con sobrecarga. Objetivo llevaba dos, uno 50 mm, y otro por 18-70 si mal no recuerdo….

  5. Impresionantes paisajes, la Patagonia tanto argentina como chilena es una región alucinante, ideal para quien busca un viaje de aventura y contacto con la naturaleza. Si pueden viajar no lo duden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *