Share on Pinterest

Una aldea en torno a una iglesia. Un pueblo sueco pequeño que refleja de un modo único el modo de vida y el aspecto característico de las aldeas suecas de antaño: una iglesia de piedra con cinco siglos de historia y rodeada de casas de madera que eran utilizadas a modo de “campamento” los fines de semana, en un sitio de vida rural, desolado y relativamente aislado, especialmente por la nieve en invierno.

smollensky

La Iglesia era el punto de encuentro y culto, y las casas, los refugios que los feligreses utilizaban cuando no podían retornar a sus hogares por la rigurosidad del clima. Un sitio intacto, Gammelstad se ha incorporado a la lista de patrimonio mundial de UNESCO. Pura simpleza nórdica, belleza con sus características casas rojas en madera con marcos blancos, tan usuales en los países escandinavos.

Till Westermayer

Till Westermayer

Gammelstad

Svdmolen

Till Westermayer

Teill Westermayer

Pierre Mounier

oskar Karlin

Pierre Mounier

Ésta modalidad de aldeas fue común en el norte de Escandinavia. Para llegar, hay que dirigirse a la ciudad de Luleå, a unos 10 kilómetros aguas arriba del río homónimo, y simplemente, dejarse envolver por el “viaje en el tiempo”.

Share on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *