Share on Pinterest

En Brasil, el plan de vacaciones más difundido es ir a la playa, no creo necesarias explicaciones para entender la razón. En España, el plan más difundido (no el único) no puede tener otro requisito que sol y mar, en éste caso, con menos caipiriña y samba, pero siempre en plan “buen rollo”. En Japón, el plan ideal en el rubro esparcimiento y vacaciones, incluye un viaje a algún país remoto, preferiblemente en grupos, con muchas cámaras en variedad de formatos. En Finlandia, la norma es esperar a que el verano exponga todo su verde, su luz e intensidad, después de un invierno blanco que parecía imbatible, pero que se retira como si fuera magia. El verano entra en estado de ebullición, el paisaje muta a un paraíso verde, silencioso, pero lleno de vida y de aromas. Un tiempo que puede ser caluroso en ciertos días y zonas de Finlandia, pero que no es sofocante como otros más sureños. Y aquí llegamos en ese marco, a desplegar el arte de no hacer nada. En Finlandia en verano….toca cabaña.

IMG_6167

La propia estrategia turística del país promociona sin tapujos el arte de no hacer nada. Pero el lema, en todo caso, es posterior a la tradición misma, tan finlandesa como una sesión de sauna. La fórmula del placer veraniego (aunque también se hace en invierno) es encontrar un rincón apartado, rodeado de bosque (algo bastante fácil de conseguir en Finlandia), y en tal lugar, construir la cabaña de tus sueños con tus propias manos (vale saber que en Finlandia los sueños no suelen ser desmesurados). Pero afortunadamente para los visitantes ocasionales, la cabaña de tus sueños se puede rentar con pocos clicks.

IMG_6235

Lo que sigue, lo cuento porque tuve la ocasión de disfrutar una cabaña finlandesa, o unos días, el arte de no hacer nada. Todo fue en la misma ocasión (hace unos pocos días) en la que pude conocer el Archipiélago finlandés, las miles de islas que salpican el Báltico al suroeste del país.

IMG_6134

El plan era: una cabaña, en una pequeña isla, en un archipiélago, en un país tupido de bosques y lagos. Una cabaña con ventanales amplios, con vistas que parecen un cuadro. A pocos pasos, una playa rocosa donde darse un chapuzón, experimentar bajo el sol. Y aquí la aclaración: los finlandeses, en cuanto a disfrutar de la naturaleza en un entorno idílico de bosque, la tienen fácil. Pero no por ello no saben valorarlo, o dejan de hacerlo porque se les hace una costumbre.

IMG_6158

El arte de no hacer nada en mi día uno, tuvo lluvia deliciosa. Debo confesar que que algún post de éste blog, se escribió ese día con sonido de lluvia, vistas de ensueño. En la cabaña hay austeridad y comodidad. Hay diseño. Pero ninguna cabaña estaría completa sin su sauna. No queden dudas de que va ésto de disfrutar momentos al estilo finlandés. La sauna, puede estar en la cabaña, o junto al lago, y no puede combinar mejor con un día sin sol.

IMG_6071

La lluvia se vuelve intensa. Pero en éste caso no es molestia sino placer. Finlandia y el clima se ponen de acuerdo para instigarme a disfrutar con esa simpleza. Llego a pensar que los finlandeses (o gran parte de ellos) son expertos en hacer que cada problema tenga una solución, para que entonces, cada problema deje de ser un problema. Si hace frío, hay leña. Si hace calor, hay playa. Si hay que profundizar en ésto de no hacer nada…sauna, libros, una buena charla, o silencio. Ese silencio que sale cada vez más caro. Mientras no haces nada, te purificas y te renuevas. Si hay viento, lo disfrutas, si hay lluvia, se disfruta. Si hay silencio, se valora.

IMG_6086

El atardecer se vuelve de antología. La lluvia deja de insistir. El viento hace música con los árboles. Un rayo de sol se resiste a desperdiciar el atardecer. El bosque se pone naranja. El cielo se enciende. Camino hacia la costa e intuyo que el atardecer será memorable. Atravieso la pequeña playa, me subo a una especie de muelle natural, que en realidad son piedras. Me siento en una piedra rodeada de agua del Báltico, junto a una playa, en una isla que es una de decenas de miles de un archipiélago finlandés. El sol regala un atardecer de antología y no me lo pierdo. El atardecer finlandés en verano es extenso, interminable. Las palabras sobran, pero por momentos se vuelven escasas.

Ver también Un faro gigante donde pasar la noche 

Nota: Éste relato de viaje es parte de la experiencia de viaje a Finlandia por invitación de VisitFinland en el marco de un blogtrip al Archipiélago.

Share on Pinterest

5 Comentarios

  1. Hi Matías!

    Great article, I think you capture the Finnish “art of doing nothing” very well! Thanks for including pictures you took from our Marielund cottages.

    Hope you are enjoying the rest of your journey around Finland, can’t wait to read more about it!

    – Amy

  2. Pingback: Había una vez…un país en un bosque (Finlandia) #RelatoDeViaje | vetedepinta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *