Share on Pinterest

Islas griegas increíbles hay por centenares, con pueblos al borde de enormes acantilados que son imperdibles, aunque están abarrotadas de turistas. Pero también, hay islas griegas no invadidas por el turismo, que también tienen pueblos pequeños, perfectamente blancos, como si fueran una maqueta al borde de un acantilado. La diferencia es que no están convertidos en un paraíso turístico concurrido en exceso, sino que continúan desoladas, intactas y pequeñas sin querer dejar de serlo.

folegandros-isla-griega

elias filis

Foregandros es un buen sitio para apuntar en la lista de islas idílicas, una enorme “roca” que emerge en el mar Egeo, salpicado de pequeñas casas blancas que miran al mar desde lo alto, o que se vuelven naranja al atardecer. Apenas 765 habitantes permanentes, apenas tres pueblos que no pasan de ser un caserío. Apenas hay caminos, apenas hay pequeños terrenos llanos. En cambio, sobran en proporción, acantilados, cuevas, atardeceres inolvidables y playas notables de aguas cristalinas (y algo pedregosas) que se disfrutan mucho y entre pocos.

Islas Griegas

Navin75

Islas Griegas

elias filis

Islas Griegas

Navin75

Klearchos Kapoutsis

esther

elias filis

Gerald Adams

Navin75

jaben60

elias filis

Navin75

En la isla Folegandros también hay playas escondidas y esquivas a la que se llega por barco. Y no mucho más de lo que se necesita para dar de lleno con una de las mejores sorpresas tranquilas de las islas Cícladas. Para llegar, una buena opción es en barco desde Santorini, con varios servicios diarios en verano.

Ver también la isla verde de Grecia

Share on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *