Share on Pinterest

El carácter y la pasión de los italianos se deja entrever en la complejidad y la diversidad de sus ciudades y pueblos. Todos hilvanados por un mismo espíritu pero distintos en sus detalles y en  sus pasados. Así nos encontramos otra vez entre los pueblos más bonitos de Italia, conociendo Cefalú.

gheeke

Cefalú tiene un bagaje histórico importante, es decir, muchas historias ya lejanas que merecen ser oídas, contadas y retransmitidas. Es, en fin, una antigua ciudad que los mapas ubican a 70 km de Palermo, en plena Sicilia. Dicen que las personas que la habitan ya superan los 13.700. Dicen que si esas ondulaciones de roca que agitan el paisaje a puro verdor hablaran, dirían muchas cosas.

Locales y vecinos no dudan en sus virtudes como centro balneario y por eso cuando el mercurio sube y sube anunciando el verano, todos se vuelcan a remojarse y asolearse en Cefalú. Las dimensiones son algo escasas pero el corazón, bien lo dice el refrán, es grande y entonces se arremolinan por sus calles y playas millones de turistas cada año.

Échenle la culpa a que además en Cefalú hay termas romanas, una catedral antigua, maravillosas playas y y que no  escatima en dejarse descubrir apaciblemente. Digamos que su alma de puerto pesquero también conspira en volverla uno de los pueblos más bonitos (e interesantes) de Italia.

gheeke

Si debemos de empezar el itinerario de rigor, no debe faltar la visita a la Catedral del pueblo que sus cimientos acusan haber sido comenzados a erigirse allá por el año 1131. Su estilo es románico siciliano y el par de torres de piedra que custodian el pórtico invitan a pasar, imponiendo el respeto de la historia, a conocer las 3 naves que la componen.

Tomen nota: los mosaicos no son como cualquiera sino que son exponentes entre los más famosos del mundo. Se la puede visitar de 8:00 a 12:00 y de 15:15 a 19:15 hrs., durante la semana y los días domingos de corrido.

Miguel Virkunnen Carvalho

Esta joya hace siglos que embellece la costa tirrénica y que se ha vuelto una excusa para viajar en medio de las bahías de Aranciotto y Settefratti. Cuando la visites, no podrás resistir a caminar por su puerto pesquero, tan típicamente alborotado y alegre como suelen ser estas zonas de trabajo de hombres duros y pieles curtidas.

Principalmente en verano, la playa invita a olvidarse del resto del mundo. Tan prolija y cuidada, con sus muelles y la figura la efigie de la catedral normanda dibujándose en el horizonte como testigo, no es nada complicado relajarse en la arena fina y las aguas claras de esta parte de Sicilia.

Mishkabear

Mishkabear

Degustar platos típicos es una actividad que ningún viajero debe pasar por alto, y aquí en Cefalú la base son los pescados que vienen directo del puerto. Quienes ya han pasado por este pueblo de Italia recomiendan al unísono las “anchoas de la duquesa”, una combinación de anchoas, pan de molde, ajo, cebolla, perejil, aceite y vinagre. Dicen, es exquisito.

Otra parada interesante en la visita por uno de los pueblos más bonitos de Italia es en el Museo Madralisca, en el cual uno de los retratos de Antonello Da Messina bautizado como “Hombre Desconocido” (del año 1470) suele acaparar toda la atención. Si aún les queda un momento para seguir descubriendo toda la historia del lugar, anoten conocer  el Bastión del cabo Marchiafava o el lavadero medieval, en la salida del riachuelo Cefalino.

Cefalú es ena ciudad impecable, encantadora y con tanto por mostrar, que un par de días en ella seguramente les resultarán pocos.

Share on Pinterest

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *