Share on Pinterest

Tal vez exageraría si dijera que este castillo tiene tantas historias que contarnos y tantos detalles en su existencia como ladrillos lo componen. O tal vez no. Desde el vamos el hecho de que sea un castillo imponente y en ruinas ya nos plantea un dato tentador -o al menos así puede resultarle a un alma curiosa.

Schloss Heidelberg - Friederichbau - Dachgauben Hoffseite

Primero situémonos espacialmente, nos encontramos en Heidelberg, una ciudad bañada por el río Neckar, en el costado noroeste de Baden Wurtemberg. Por supuesto, es el castillo  la estrella preferida por los viajeros pero también hay que señalar que aquí mismo también se sitúa la universidad más antigua del país y que la ruta del vino pasa muy cerca y es otra gran excusa para viajar hasta allí. Viven 140 000 personas aquí y todas tienen algo para decir de ese castillo que domina el terreno desde hace ya muchos siglos.

Imagen ptwo

El castillo está a 80 metros, cuesta arriba, de la ladera del Königstuhl, siendo como el vigilante omnipresente del casco antiguo. Para poder llegar hasta él y entregarse a recorrer sus metros cuadrados y hurgar en su pasado hay que subirse al funicular y descender en la estación intermedia Heidelberger Bergbahn.

Heidelberg

Schloss Heidelberg - Torturm

Heidelberg

Ahora sí, estás listo para andar y desandar un conjunto edilicio cuya estructura más antigua es del año 1214. Tiempo después se agrandó y terminaron por ser dos castillos para 1294. Uno podría creer que cuando algo fue hecho para perdurar por cientos de años las probabilidades de que ocurra algún infortunio se multiplican y así fue que, en 1537, un rayo destruyó el castillo superior.

Sin embargo este desafortunado percance no impidió que se volviera a ampliar el Castillo en 1650. La historia interfirió esta vez y en la medida que los tiempos de paz fueron arrasados por las guerras, los daños e incendios se encargaron de menguar la vitalidad del imponente edificio. En 1764, otro rayo causó más destrozos. De esta sucesión de hechos, en Heidelberg quedaron más ruinas que castillo.

Heidelberg Castle

hismihok

El paso del tiempo y todos los inconvenientes lógicos del devenir histórico conspiraron para que cuando naciera el siglo XIX, el castillo de Heidelberg no fuera más que un gigantesco edificio en decadencia, al que los lugareños usaban como taller donde  construían sus casas. Su belleza y rico pasado nunca se dejaron de ver si se lo miraba en detenimiento.

 

Con todo, estamos hablando de la ruina más famosa de Alemania y no hay muchos viajeros que se resistan a su encanto. Vienen en masa a conocer laDicker Turm («torre gorda») y el jardín, y desde allí miran sobre el valle y la ciudad, tan extasiados con el entorno como con la maravilla de saberse en un lugar donde la historia se vuelve menos efímero al punto que casi penetra por todos nuestros sentidos.

Dentro del Castillo de Heidelberg funciona el Museo Alemán de Farmacia y, si logras hacer coincidir tu viaje con las fechas propicias, puedes toparte con espectáculos populares, como los Schlossfestspiele (festivales teatrales en el castillo) y bailes como el Ball der Vampire («baile de los vampiros»).

moochida

Los dejamos seguir soñando con castillos con esta hermosa selección de los 10 que parecen de cuentos en Alemania no sin antes agradecer a Charles de Graimberg, esté donde esté, quien fue el guardián de este magnífico edificio hasta 1822. Paradójicamente fue este francés quien logró detener los achaques en sus muros y quien conservó esta maravilla cultural, sentando las bases de su conservación. Gracias a él, aún hoy podemos deleitarnos con este castillo imponente y en ruinas.

Share on Pinterest

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *