Share on Pinterest

En Malta, entre las islas Comino y Cominotto, hay un espacio acuoso pintado del turquesa más vivo. El Lago Azul, como es conocido, es una bahía que queda atrapada entre estas islas y que se convierte en un paraíso donde el tiempo parece no necesitar más que tranquilidad para transcurrir.

David Locke

Este tramo de mar es aún más mágico porque queda en una ubicación algo recóndita, a la cual se accede sólo en un medio de transporte: viajando en barco ya sea desde Malta o desde Gozo. Semejante escenario natural ha hecho que el Lago Azul sea elegido para diversas producciones cinematográficas (Troya, Swept Away con Madona).

El Lago Azul es un destino turístico por excelencia, su fotogenia es incuestionable y el relax que se consigue en sus orillas es un elixir para quien tiene la fortuna de probarlo. bahía Bajo la superficie, sus bancos de arena blanca albergan una interesante vida marina. Queda algo obvio decir que en ese mar prístino y cálido, una de las actividades que más se practica es el buceo.

Pero Comino también ofrece más playas como la bahía de Santa María (Bajja Santa Marija) y la bahía de San Nicolás (Bajja San Niklaw), que también son muy pintorescas y atractivas.

Martin Lopakta

Esas aguas magníficas son del mar Mediterráneo y bañan Comino, como al resto de las islas que componen el archipiélago maltés, que queda entre la isla de Malta y la de Gozo. El nombre refiere directamente a la planta del mismo nombre, no hay misterio allí. Un dato curioso: apenas 4 personas viven en estos 3,5 km cuadrados, dos de los cuales tienen cargos públicos como ser un presbítero y un policía.

Javier Losa

Si bien actualmente viven tantas personas que alcanza una sola mano para contarlas, hubo épocas en que la isla estuvo deshabitada por completo aunque también se alternaron momentos en que las personas se asentaron en estas arenas, volviéndola un lugar conocido desde tiempos de la Antigua Roma.

Toda su geografía se vuelve un imán a la vista: la costa accidentada delimitada por escarpados acantilados de piedra, grutas que se esconden bajo tierra y que se encontró que han sido usadas ya en la Edad media por piratas y mercaderes que necesitaban ocultarse de peligros varios.

traceywickham

Este sitio es de esos lugares en que hay que hacer muy poco para sentirse a gusto y desconectado del mundo de cemento que solemos habitar. Cuando hayas tenido suficientes chapuzones y baños de sol, puedes ir a visitar uno de los puntos históricos más representativos de la isla de Comino, la Torre de Santa María, a 2 kilómetros de distancia del Lago Azul. También en ese rincón se han filmado películas, como la del Conde de Monte Cristo.

Josef Grunig

Una última historia simpática guarda el Lago Azul y Comino toda y es el que se enlaza con el origen de la Torre. Sucedió que en 1416, los malteses le hicieron un pedido a su rey: que se erigiera una torre que sirviera de prevención en caso de intentos de invasión. A falta de reservas, se ordenó un impuesto sobre el vino que llegaba de fronteras afuera afuera para poder solventar su construcción.

Shepard4711

Parece que la corrupción no es nada nuevo bajo el sol porque todo el dinero recaudado con ese impuesto se desvío a los bolsillos del rey y por dos siglos la isla no contó con torre alguna que la protegiera. Recién para 1618 se logró construir la torre de Santa María que hoy conocemos, y los fondos para hacerlo vinieron de la venta de los arbustos característicos de la zona: los cominos.

Share on Pinterest

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Un comentario

  1. Pingback: 20 playas que parecen una piscina natural dispersas por el mundo (parte 2) | vetedepinta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *