Share on Pinterest

Los castillos en Europa (suspiro de la redactora), ¿qué decirles de ellos? En 101viajes no nos cansamos de recorrerlos. Son tantos que siempre se va encontrando uno que no conocíamos y cada uno está en un lugar más original, inserto en un paisaje todavía más bello, contando una historia distinta. En este post nos vamos a Escocia para conocer un castillo entre acantilados.

Stirling Castle

Stirgling Concil

Se trata del castillo de Stirling que se encuentra en la ciudad del mismo nombre. Como sucede con este tipo de edificios, que siempre se levantaron sobre puntos privilegiados del terreno para tener una visual óptima y estar prevenidos de los ataques que pudieran sucederse, este se ubica en la cima de la colina del castillo, tal su nombre.

Stirling Castle

La colina es de origen volcánico y en derredor tiene tres acantilados que caen verticales hasta el ras del suelo. Al visitar este Monumento Nacional puedes conocer el cuartel general, pasear por el museo del Ejército que solía tener base en el lugar y entender, así, un poco más de qué se trataba el día a día en el castillo hace 4 siglos atrás.

Stirling Castle, Esplanade Wall

Todo el complejo ha sido construido en diferentes tiempos: hay edificios de los siglos XV y XVI, alguno del XIV y las defensas exteriores que miran hacia la ciudad son más tardías, del siglo XVIII. Muchas capas históricas componen este punto de gran interés turístico en Escocia, que atrae miles de visitantes al año (solo en 2010, pasaron 380.000).

Sucesos tan significativos como las Guerras de Independencia escocesas se sucedieron en Stirling y, actualmente, semejante obra arquitectónica sirve de fondo para eventos menos trascendentales aunque algo más alegres. Por ejemplo, la explanada ha sido elegida para conciertos al aire libre. Las bandas y artistas que han tocado en el castillo van desde R.E.M., Bob Dylan, Wet Wet Wet, entre otros. Allí también se llevan a cabo las celebraciones de Hogmanay.

Stirling Castle

No dejes de visitar el Gran Hall, pues ha sido restaurado al esplendor original que supo tener el siglo XVI.  La estructura del techo en madera  es muy impresionante y es fácil, ni bien se entra en el recinto, imaginar a los monarcas escoces teniendo aquí sus banquetes.

El precio de admisión al castillo incluye poder llegar hasta Argyll’s Lodgings, en los alrededores, que fue una casa urbano del renacimiento. Este sector ha sido restaurado también y es un gran paseo que permite sentir la cotidianeidad de aquellos tiempos: las áreas donde vivían los sirvientes y las habitaciones lujosas de los dueños pintan el costado más humano de la historia.

En Argyll´s Lodgings los cuartos del primer piso están amoblados y pueden tocarse y explorarse, ideal para que los más pequeños jueguen a sus anchas. Una curiosidad: hay un toilet que aún permanece intacto, con el asiento del inodoro ¡recubierto en terciopelo!

Forework, Stirling Castle

El castillo está abierto al público todo el año y, por eso, no hay excusas para no visitarlo. De verdad, nadie debería desaprovechar la oportunidad de visitarlo  porque ¿cuántas veces te encuentras en el mismo escenario usado para ilustrar un billete de curso legal? Muy pocas, seguro, y Stirling está en la serie de 20 libras impresas por el Banco Clydesdale, con Robert the Bruce a lomo de caballo como protagonista.

Share on Pinterest

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Un comentario

  1. He tenido la suerte de estar allí. Un lugar precioso, como toda Escocia.

    Se te ha olvidad decir que en la misma localidad de Stirling se puede visitar el monumento a William Wallace, de hecho en la penúltima foto se puede ver a la derecha, en la cima de la colina. En él se puede ver la espada de William Wallace, y unas vistas privilegiadas desde lo alto.

    Stirlin está a apenas tres cuertos de hora en tres de Edimburgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *