Share on Pinterest

Técnicamente hablando, la Ruta Atlántica es un camino de 8 kilómetros que une los pueblos noruegos de Kristiansund y Molde. Esta descripción austera no haría esperar una estructura tan particularmente llamativa en un paisaje tan bello.

Sin título

Atlantic Road

Marino Oliveri (todas las imágenes via Flickr bajo licencia Creative Commons)

Los zigzags que dibujan sus puentes sobre el mar, uniendo las islas entre Molde (donde cada julio el festival de jazz atrae a cientos y miles de personas) y Kristiansund en los fiordos del norte crean una vista, como mínimo impactante. La ruta atraviesa un estrecho de mar bautizado como Hustadvika que se torna realmente deslumbrante (y algo escalofriante a su vez) en los días de tormenta. Dramático por momentos, también puede ser muy manso y dejar ver a los viajeros a las ballenas y focas en su vida más cotidiana.

Atlanterhavsveien

Atlantic Road

Storseisundet Bridge

La Ruta Atlántica fue elegida en 2005 como la “construcción del siglo”, parte por su diseño sencillo y atractivo, parte por su vital importancia en la conexión de pequeñas comunidades costeras. Hacer el trayecto completo demora apenas 30 minutos y desemboca en el Túnel del Océano Atlántico. Todo el camino es de lo más fotogénico: la isla de Averøy donde se debe visitar la Iglesia Kvernes Stave, en el costado occidental y la línea costera hacia Hustadvika son dos de los platos fuertes que se pueden disfrutar.

The Atlantic Road

Apenas si hemos mencionado algunos de sus puntos fuertes y ya con ellos se puede deducir porqué se trata de una ruta turística nacional. La arquitectura de la Ruta y sus puentes en medio del entorno variopinto que la rodea sirven como introducción a uno de esos lugares del mundo que vale la pena conocer.

Para hilar un poco más fino, podemos marcar que hay muchos puntos panorámicos y áreas de descanso para que armes tu propio itinerario si decides recorrer la Ruta Atlántica. Mezcla en dosis justas de arquitectura audaz y naturaleza excéntrica hacen las delicias de cualquier turista.

Además de la fauna marina que ya mencionamos, las aves brindan su propio espectáculo que bien vale la pena ver. Al ir pasando por sus 8 puentes, del cual el más alto es el Storseisundet, irás cayendo bajo el encanto de esta parte de Noruega que es poco publicitada en comparación con todo lo que tiene por descubrirse.

Sin título

Atlanterhavsveien

Muchas personas eligen transitar por la Atlantic Road en otoño para poder combinar el paisaje con las tormentas, que son poéticas de tan majestuosas. Para comprender la magnitud con que la naturaleza se expresa en este rincón de Europa baste decir que quienes construyeron esta ruta tuvieron que presenciar 12 huracanes.

Mencionábamos antes a la Iglesia Kvernes Stave como uno de los sitios que es obligatorio pasar a conocer y, valga aclarar los motivos para tal aseveración: data del año 1300 AC, siendo una de las más “recientes” de toda Noruega. Su historia y donde está emplazada hacen el resto: la vista a los fiordos Kvernesfjord y Freifjord es sublime.

Otra parada imperdible: la Cueva Bremsnes al sudeste de la Montaña Bremsneshatten. Allí se encontraron rastros de civilizaciones de hace 10.000 años, como por ejemplo la cultura Fosna. Las opciones para apreciar la historia de esta zona continúan en el Museo Rural Kvernes, que son 11 edificios donde se conservan colecciones de diferentes períodos.

Storseisundet Bridge

Atlanterhavsveien

Hay muchos puntos donde pescar, si eso está entre tus intereses. Inclusive puedes tomar botes y adentrarte en las aguas. Son muchos los lugares donde se puede estacionar el auto y bajarse a apreciar el paisaje, minutos u horas si quieres. En verano, bucear es otra opción interesante. Las aguas son claras y salen excursiones diarias para conocer la naturaleza subacuática de la región. Hospedajes y lugares donde comer no faltan a lo largo de toda la Ruta Atlántica, con lo cual está todo servido para un viaje inolvidable por Noruega.

Para finalizar, aquí tienes un mapa con el recorrido de Atlantic Road en Noruega (sobre todo en su tramo más famoso):

Y por si fuera poco motivo, aquí tienes 12 rincones curiosos que deberías saber que existen en Noruega

Share on Pinterest

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *