Share on Pinterest
There are no images.

Es un lugar increíble, y es un paraje sometido a una intervención artificial. Pero a simple vista se juzga y se intuye que hay algo fuera de lugar: es un paisaje desértico y está cubierto por agua. Se trata efectivamente de una zona completamente árida atravesada por el río Colorado, que fue inundada creando la Presa del Cañón Glen, una obra para la generación hidroeléctrica y para acumular reservas de agua.

Desde el final de la obra en el año 1966 (y aunque la controversia entre quienes defienden la represa y quienes piensan que debe eliminarse está abierta), no paran de crecer quienes ven al lugar como un atractivo turístico. En gran parte, las imágenes explican la razón:

Jae

Desde el llenado de la represa, no tardaron en aparecer los turistas e interesados en entrar en contacto con la naturaleza intervenida, una zona que a pesar de todo, brinda postales deslumbrantes. Desde algunos ángulos, hasta algunas postales parecen surrealistas:

Alex Proimos

(Debería esperar que alguien me explique que estudio de impacto visual se hizo para habilitar esa planta industrial en medio de un paisaje con potencial de parque nacional)

El “espejo” de agua es hoy el lago Powell, con una longitud de 300 kilómetros entre los estados de Arizona y Utah, una zona de esparcimiento con vistosos embarcaderos en medio de un paisaje desolado:

Doc Searls

Gleb Tarassenko

Jae

J Brew

Jae

Alex Proimos

Katryn Skaggs

Sam Renaut

Alex Proimos

Jae

Alex Proimos

Además del enorme caudal de evaporación del lago en una zona desértica (con su consecuente desperdicio de agua), la represa es una especie de trampa de sedimentación, (acumulando sedimentos en cantidades que se acercan a los 100 millones de toneladas cada año), lo que además, limita la vida útil de la represa. El impacto también se extiende al cauce posterior del río, con un flujo de agua más regulado y limitado.

En suma, las consecuencias de la construcción de la represa en un antiguo valle estrecho, ha dejado un paisaje fotogénico y vistoso, tal vez tanto (o menos) como lo era el antiguo desierto y el cauce natural del río que tal vez no vuelva nunca a ser lo que fue.

Relacionado en el blog: una maravilla natural borrada (o inundada) para siempre

Share on Pinterest
There are no images.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *