Share on Pinterest

Drumheller se encuentra en Canadá y ha ganado fama por ser tierra de dinosaurios. Se encuentra cercano al valle del Río Venado Rojo en la zona centro-este de Alberta. Nació ligado a la minería y, en sus tiempos de auge, el empuje de esta industria lo convirtió en ciudad próspera. Tiempo después, al anexionársele territorio, Drumheller volvió a ser pueblo, pero uno muy singular.

Travis

A sólo 90 minutos de Calgary, este pueblo es conocido como la Capital Mundial de los Dinosaurios porque, en su impresionante paisajae de Badlands, alberga los depósitos más ricos de fósiles de dinosaurios de toda Norte América.

dinosaurios

Lazlo Ilyies

Mack Male

Entre las actividades que se pueden realizar, se puede ir al sur del puente cercano al rio, por la Autopista 9, donde está el Dinosaurio más grande del mundo, hecho de fibra de vidrio y acero, que mira a los curiosos desde sus 26.2 metros de altura. Este Tyrannoasurio Rex permite subir por él y tener una vista única de las Badlands, de la fuente de agua próxima de 23 metros –una de las más grandes de Canadá-.

El dinosaurio más grande del mundo está abierto todo el año para los turistas de todo el mundo que quieran tener exquisitas vistas panorámicas desde sus mandíbulas por sólo 3 dólares canadienses (los niños menores de 5 años pasan gratis.) Mientras se sube se pueden apreciar murales pintados por el artista Gary Cox y exhibiciones de fósiles.

En el Parque Provincial Midland no hay que dejar de visitar el Museo Royal Tyrrell de Paleontología, donde se puede ver la mayor colección de fósiles de dinosaurios. Alrededor de 375.000 personas lo visitan al año.

Lo más aconsejable es empezar por caminar por sus galerías y asombrarse con las exhibiciones que despliegan un pasado tan lejano de nuestro planeta que llega a parecer irreal. Luego, si se busca un poco más de aventura, se puede salir a recorrer las Badlands acompañado por un experto en dinosaurios.

La otra gran atracción de la Capital de los Dinosaurios son los Hoodoos, formaciones rocosas que se fueron construyendo durante millones de años y que se ofrecen imponentes como si “cogotearan” desde sus entre 5 y 7 metros de altura.

Los hoodoos son muy frágiles y, de más está decir, que no se puede escalarlos. Estos pilares de arenisca se diseminan por Badlands, a 16 kilómetros al este de Drumheller por la zona que se denomina la Ruta de los Hoodoos.

 

Fuera de las atracciones con dinosaurios, también se puede conocer el Puente colgante de la Mina Star, la Mina de Carbón misma, y hasta el Mundo de los Reptiles, museos, parques y mucho más.

Drumheller tiene mucho para ofrecer a los viajeros. Su historia está ligada al señor que compró las tierras -y en honor al cual se bautizó el lugar- quien se dedicó a explotar el carbón, haciendo crecer el poblado hasta convertirlo en una próspera ciudad en 1930. Sus raíces más antiguas se descubren en los restos de las criaturas gigantes que habitaron estos suelos y que nunca dejarán de asombrar a quienes pasen por aquí. Un destino distinto en Canadá, que vale la pena descubrir.

Share on Pinterest

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *