Share on Pinterest
There are no images.

Casi seguro es la primera vez que leen sobre el nombre de la ciudad de Meliquina. Tampoco se gasten en buscarlo demasiado en internet, ni siquiera lo van a encontrar como una ciudad en Wikipedia. Es curioso: así como hay ciudades que tienen cientos de entradas en la Wikipedia, por sus numerosas atracciones o historia, también hay ciudades que apenas tienen vida virtual, al extremo de que quienes editan la Wikipedia tal vez “no se enteraron” que existen.

En la Patagonia, hay ciudades en donde la historia espera escribirse más adelante, ciudades que apenas nacieron como Meliquina, un sitio que hace algunos meses estuve a unos kilómetros de conocer, pero el propio aislamiento del lugar (al menos para los viajeros de a pie) y una desinteligencia propia hicieron casi imposible el llegar…

meliquina - Siete Lagos-5

meliquina - Siete Lagos-4

Fotos en la web oficial de Meliquina

En los días previos al viaje que hice al sur argentino, en abril pasado (por esas cuestiones curiosas de la vida, siendo argentino, había conocido primero Europa que la Patagonia), entre tanto investigar, llegué al nombre de éste paraje o villa, nacida como una urbanización por loteo en el siglo XXI. En Argentina, muchas de las urbanizaciones turísticas nacieron ese modo: un loteo de un terreno despojado junto a algún atractivo natural casi desconocido, al que apenas llega un camino. Supongo que en la Patagonia, muchos de los pueblos por nacer en medio de una zona desolada, esperan el mismo destino.

Para tener una idea de la vastedad despojada de la Patagonia, una reflexión recurrente de quienes se adentran en la región es que “se pierde la noción del tiempo, y hasta la relación de escala a la que estamos acostumbrados en cuanto al espacio”.

Mi primer viaje a la Patagonia (en su lado argentino) tenía como destino su zona turística más “superpoblada”, la Región de los Lagos. El entrecomillado anterior creo se sobreentiende: un turista holandés que me crucé en una excursión proveniente de la zona del Glaciar Perito Moreno, me explicaba que llegar a la región de los Lagos, era como haber regresado al mundo, después de atravesar miles de kilómetros sin encontrar una ciudad que cuente poco más de unos “pocos miles de habitantes”, entre las pocas que había cruzado.

.

meliquina - Siete Lagos-2
Entorno del Camino a Meliquina. Siete Lagos

.

Para ejemplificar, mi primer destino de viaje, Bariloche, es la capital turística de la Patagonia argentina, una “urbe” si se quiere, que en sus mejores temporadas sobrepasa los 200.000 habitantes. Sin embargo, no es más que una excepción a la regla: en la escala de la Patagonia, Bariloche es una “metrópolis” inmersa en un paraíso de montaña, una rareza que ilustra como pocos lugares la obsesión humana por vivir cerca unos de otros, aún cuando el espacio es lo que sobra.

Además de mi curiosidad por descubrir tardíamente Bariloche, en mi viaje, conocer Meliquina ejercía un efecto imán que yo explicaría en el atractivo de asistir al nacimiento de un pueblo, una oportunidad nada común. De hecho, Meliquina se promociona como “el pueblo más joven del mundo”, una auto designación que suena muy de “eslogan publicitario”, aunque tiene tanto de real.

Meliquina se encuentra a 36 kilómetros de San Martín de los Andes, emplazada junto a la costa del lago al que le roba el nombre, en un paraje de montaña idílico y desolado: sólo se ven unas calles junto al lago que no conocen demasiado lo que es el tráfico, salpicadas por algunas cabañas, casas y hoteles.

.

meliquina - Siete Lagos
Entorno del Camino a Meliquina. Siete Lagos

.

Hace unos pocos años, Meliquina no tenía ni trazado de calles, y eran apenas unas seis casas de soñadores que buscaban su lugar en el mundo. Recién en el año 2006, se planificó la llegada de los servicios de luz, además del pavimento. Hoy, viven de forma permanente, unas 200 familias a las que se sumaron con gran crecimiento, segundas residencias de pobladores temporales que vienen desde “otros lados”.

Aunque aún podemos contar las casas de Meliquina a dedo desde algún mirador (y en unos pocos minutos), el crecimiento del pueblo fue exponencial en los últimos años. La idea que parece unir a sus pocos habitantes y visitantes, es precisamente, olvidarse un poco del mundo, o creer que el mundo puede ser disfrutado compartiendo un espacio natural idílico al que hay que llegar antes de que los que quieran olvidarse del mundo sean demasiados.

.

meliquina - Siete Lagos-3

meliquina - Siete Lagos-6

Fotos en la web oficial de Meliquina

Lamentablemente, mi intento de conocer Meliquina quedó trunco. Siendo mi viaje a la región en tiempos de temporada baja, ni siquiera había disponible un servicio de transporte público para llegar, con el invierno por delante. Puedo contar, que estuve merodeando  a pocos kilómetros de Meliquina, que pasé frente al desvío a la ciudad que no sale en Wikipedia por la ruta de los Siete Lagos, y que no me faltaron ganas de bajar.

El cartel que anunciaba el acceso a Meliquina, imagino, bien podría agregar, además de ser “el pueblo más joven del mundo”, que se trataba de “la ciudad que todavía no existe en Wikipedia”. Pero sería demasiado. Es probable que Meliquina aparezca en Wikipedia mucho antes de que internet llegue con un buen servicio al lugar, y entonces, el cartel quedaría obsoleto. La paradoja, es que en el mundo actual, sea más fácil que un lugar tenga su entrada en internet antes de estar conectada con el mundo real. Al menos, son cosas que suelen pasar en la Patagonia.

Para terminar, dejo el enlace a la entrada en Wikipedia de Villa Lago Meliquina, por si alguien quiere dar a luz ésta ciudad en el ciberespacio.

Escrito por: Matías Callone: argentino, diseñador de Imagen y Sonido, creador de Visión Beta, un blog de curiosidades con más de 19.000 suscriptos, y 101 Lugares Increíbles, un blog sobre viajes y lugares extraños del planeta. En Twitter (@VisionBeta)

Share on Pinterest
There are no images.

9 Comentarios

  1. Cada día es más fácil viajar sin salir de casa. Lo malo es que la gente se vaya acostumbrando a eso y sea imposible, como te ha pasado a ti, viajar en primera persona :-O
    De cualquier manera no sólo pasan esas cosas en Patagonia. En España, en la provincia de Cuenca hay un entorno natural llamado la Ciudad Encantada, donde se rodaron las escenas iniciales de Conan. Son menos de 20 kilómetros desde la capital y tampoco hay manera de ir en transporte público 😮

  2. Igualmente, aclaro, la falta de transporte que conecta entre a la ciudad es en temporada baja. La sensación de estar en lugares apenas intervenidos, si, está presente al salir unos metros de cualquier ciudad, en casi toda la Patagonia…

  3. He estado en Meliquina dos veces en los últimos seis meses. Actualmente resido en San Martín de los Andes, Meliquina es totalmente accesible desde aqui, siempre que tengas un auto, claro. Mi primera visita fue el el mes de abril y la primera impresión fue inmejorable, una población nueva en pleno proceso de asentamiento en un lugar idílico.
    He estado por segunda vez hace escasa semanas, esta vez la sensación no fue tan buena ya que el clima no acompañó, hacía frío y mucho viento y el día vino bastante cargado de las cenizas del Volcán Puyehue que viene azontando la zona últimamente. En cualquier caso un lugar muy especial, como dice el artículo ideal para los que quieran “olvidarse del mundo”.

  4. He estado en Meliquina y el nombre de ciudad tal vez sea excesivo; yo lo dejaría en pueblo.
    Cierto que es tan desolador como lo describes, pero el entorno, sobre todo en dirección sur hacia el Paso Córdoba (creo que la foto que ilustra este artículo está tomada en la subida al Paso) es maravilloso. Y es perfectamente accesible desde San Martín de los Andes; y desde el sur por Confluencia, aunque la carretera por esta parte es en algunos tramos muy mala (por cierto, toda de “ripio”).
    Y cuentan los lugareños que en esta ciudad ¿? hicieron alto Butch Cassidy y Sundance Kidd camino de Cholila.

  5. Conozco a la villa hace 6 años, Fue un septiembre que visité por primera vez y existía la promesa de que a fin de ese año llegaria el servicio electrico y con ello la explosion turistica del lugar. Claro que el loteo y su venta fue un éxito y muchos construyeron su casita de sueño. Pero vivimos en Argentina y cada vez que hay elecciones renacen las promesas de luz, agua potable, cloacas y caminos. Lo único nuevo a la fecha … fueron las cenizas.-

  6. hola, que tal?? les cuento que voy a meliquina cada dos meses, a veces mas a veces menos. Conoci meliquina por primera vez en el año 2003 gracias a unos tios que tienen una cabaña ahi y viven mes por medio, es decir viven un mes en meliquina y un mes en neuquen. desde que fuimos la primera vez no para mos de ir es una adiccion que tenemos a ese lugar, algo inexplicable, la soledad que uno siente y la tranquilidad es incomparable. Por el tema de la luz es como dice fer todavia no hay nada!!! y lo vienen prometiendo hace rato, aunque prefiero que no venga nunca ya qu asi esta barbaro!!..
    para llegar no hace falta tener auto si estas en buen estado fisico en bicicleta desde san martin llegas en una mña saliendo a las 7:00am y llagas a las 12:00 aprox. ( si vas muy tranquilo) yo lo hice es una experiencia muy buena; y si no tenes transporte que te dejan en la entrada del camino acceso a meliquina, eso caminano tampoco es mucho.
    Para los qu les gusta la vida en contacto con la naturaleza es el luga indicado.
    les puedo asegurar que no hay noche tan estrellada como la noche de meliquina (por eso digo que no prefiero que llegue la luz).
    Si me dicen como o si me dan sus e-mail les puedo mandar fotos que eh sacado del lugar desde que estoy yendo. un abrazo!!!

  7. Este pueblo llamado Villa Lago Meliquina esta creciendo explosivamente y a fines de Marzo del 2014 debe andar por los 350 habitantes. Hay varias casas en construccion y muchas familias de las ciudades grandes y medianas se estan trasladando a vivir a este paraiso nevado de la Patagonia Andina..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *