Share on Pinterest
There are no images.

Podrían pensar que estuve un poco loco, pero estuve en París una vez en la vida, y no subí a la Torre Eiffel. Era un día a punto de terminar, y por una razón que no pude entender muy bien por mi casi nula amistad con el idioma francés, cerraron los accesos a las visitas para ascender la torre mientras muchos turistas protestaban.

Imagen Diego LApez

La Torre Eiffel es uno de esos íconos que nos resulta difícil calificar con objetividad, porque son familiares visualmente hasta para un habitante de una isla del archipiélago de Tristán de Acuña, lo que es decir, es una torre famosa hasta para el que vive en el último confín del planeta, parte de nuestra memoria visual. Sin embargo, una vez en la vida en París (que espero no sea la última), me quedé sin subirla, y sin lamentarlo demasiado. Después de todo, situados en lo alto de la Torre Eiffel, estaremos en uno de los pocos puntos en donde no se puede ver París con su Torre, así que en cierta forma, es como quitarla del paisaje.

La vista que me pareció fantástica es la de París desde una de las Torres de la Iglesia Notre Dame. Sin embargo, no puedo decir que ascender la torre Eiffel, como lo afirman en un listado en Bootsanoll, sea decepcionante. Quizás podría afirmar que es más lindo “soñar con verla” que mirarla in situ, como puede suceder con tantas otras atracciones de Europa. Atracciones decepcionantes hay muchas, sobre todo, aquellas en las que exageramos nuestras expectativas previas. De un listado de 19 “decepciones” publicadas en Bootsnall (diez + nueve), seleccionamos y reseñamos sólo 10, los que me parecieron más acertados, al menos para disparar un debate de experiencias personales:

1. Paseos en góndola en Venecia, Italia

Todos tenemos en mente la imagen idílica de un paseo en góndola por Venecia, atravesando un canal silencioso en un ambiente romántico. La realidad es que Venecia, hoy sobrevive sobre todo gracias al turismo, que suele abarrotar hasta los rincones más alejados. Aunque el paseo en góndola es recomendable, será un gusto también demasiado caro: más de 100 dólares por sólo 40 minutos. Incluso, el precio se acrecienta por la noche.

Joseph Hunkins

Cómo mejorar la experiencia: una buena idea, puede ser emprender un recorrido en algún itinerario no tradicional, pero todo tiene su precio. Venecia, en todo caso, es mejor programarlo fuera de cualquier fin de semana o períodos de temporada alta, para alejarnos de la sensación de “parque temático turístico”.

2. Visita a Saint Tropez, Francia

El entorno paisajístico es hermoso, pero no tienen nada extra que no pueda tener alguna de las otras ciudades de la Riviera Francesa cercanas, a excepción de los tumultos de coches y turistas. Saint Tropez tiene poco extra que ofrecer si es que no tenemos el suficiente dinero para acceder a los privilegiados aparcamientos o servicios.

Franck

Como mejorar la experiencia: Lo mejor, si queremos respirar el aire de la zona e impregnarnos de su atmósfera, será hacer noche en en ciudades cercanas como Sainte-Maxime, o Cap d’agde. Accederemos a ciudades con un emplazamiento y paisajes casi iguales, que simplemente no fueron tocados por la varita mágica que atrae a ricos y famosos.

3. Mona Lisa – París, Francia

Es la pieza más famosa del mundo artístico, y casi se podría decir, lo que todo visitante que pone sus pies en el Louvre quiere ver. Lo decepcionante, no es el cuadro en sí, ni mucho menos, sino el tumulto de gente que la rodea cada minuto en que el Louvre está abierto. Quizás sea una de las peores formas de apreciar una obra de arte de dimensiones pequeñas, pero es la única posible.

Imagen Diego LApez

Como mejorar la experiencia: antes que nada, predisponerse a que nuestro encuentro con la Mona Lisa estará distante de lo ideal. Pero sobre todo, saber que una visita al Louvre requiere mucho más que un día si nos interesa profundizar en sus miles de obras de arte. Lo mejor es tomarlo con calma, y si somos amantes del arte, programar más de una visita.

4. El Castillo de Dublín

William Murphy

Es el Castillo que lleva el nombre de de una gran ciudad, que fue la sede del gobierno Británico en Irlanda hasta 1922, y que cuenta siglos de historia. Sin embargo, puede ser una de las grandes decepciones de un turista, sobre todo si hemos visitado otros castillos notables anteriormente. El Castillo de Dublín sólo conserva la torre de su antigua estructura original, y el resto del castillo, parece una construcción adosada, como un edificio gubernamental. Hoy es un centro de conferencias, y aunque un tour por su interior es interesante, además del entrar en contacto con su historia, el Castillo es una desilusión para quienes esperaban encontrarse con un “castillo” como los de cuento.

5 – La Sirenita de Copenhague, Dinamarca

Gerwin Sturm

Es la escultura más famosa y visitada de Dinamarca. Y es probable que al visitarla, trate de entender cual es la razón por la que cientos de turistas rodean a la pequeña estatua cada hora. Sin embargo es casi el ícono de la ciudad, a pesar de sus apenas metro y centímetros de altura. La razón de su fama, tiene mucho que ver con sus años de historia, y las leyendas tradicionales que representa. Pero no busque mucho más que ello al presenciarla. La Sirenita, está a punto de cumplir 100 años en su emplazamiento con indudable éxito.

6.  Visitar Stonehenge

Por qué está sobrevalorado: A lo largo de la vida estamos inundados de imágenes fantásticas de Stonehenge, más bien bombardeados. La realidad es que el lugar dista demasiado de las coloridas imágenes con colores excesivos y acentuados con un toque de Photoshop. El valor histórico es enorme, pero se trata ni más ni menos que de un montón de piedras muy antiguas que apenas podremos mirar desde lejos en una visita normal, sin tocarlas por seguir las normas de seguridad.

Imagen Mark Wathmough

Cómo mejorar la experiencia: tomando una visita que incluya un recorrido de acceso privado antes o después del horario regular, donde podremos acercarnos más. También visitando las piedras de Avebury cercanas, que se pueden explorar libremente.

7. Llegar a Jungfraujoch, el techo de Europa

Por qué está sobrevalorado: casi todos los turistas que viajan por Suiza quieren llegar a Jungfraujoch, la cumbre o el techo de Europa. La realidad es que la vista es impresionante, pero nuestra visita, quedará muy ligada a las buenas condiciones del clima, que suele negar disfrutar de las vistas. Para peor, arribar al mirador a través del tren con la estación más alta de Europa, puede salir tan caro como un billete de avión a otros destinos europeos.

Edwin.11

Cómo mejorar la experiencia: punto uno, visitar el lugar sólo si estamos dispuestos a gastar dinero sin demasiados miramientos. Pero siempre sabiendo que tanto en Suiza, Francia o en Italia abundan picos y vistas semejantes. En cuanto al clima, lo mejor es ser flexible con las fechas y anticiparnos con el pronóstico del lugar para asegurar que nuestro viaje valga la pena.


8. Visitar la torre inclinada de Pisa

Por qué está sobrevalorado: en éste punto, más que reseñar el artículo principal puedo aportar mi experiencia. Para empezar, ascender la torre es caro, y es más bien una experiencia anecdótica el explorar las escaleras un tanto inclinadas. Pero en la vista desde lo alto, ni siquiera se tiene noción de que estamos en una torre inclinada. Aparte de la Torre, Pisa no ofrece mucho que ver, quizás por ello, los turistas se dedican a hacer las clásicas fotos en las que simulan sostener la torre.

Cómo mejorar la experiencia:

Ir a Pisa por un día es suficiente. Olvidarse de tomar fotografías poco originales es una buena idea. Lo mejor es apreciar la arquitectura del lugar y hacer base en Florencia, desde donde podremos escaparnos hasta Pisa en un día.

9. Presenciar las corridas de los toros , España

Por qué están sobrevalorados: Aunque es mejor no entrar en controversia entre entusiastas y detractores, las corridas de toro probablemente sean muy difícil de comprender y disfrutar para un turista promedio desacostumbrado a presenciar un espectáculo que incluye la matanza de un animal.

Rocco Lucía

Cómo mejorar su experiencia: Difícil, lo mejor será no asistir si no estamos dispuestos a presenciar la muerte de un toro ensangrentado. Existen otros festivales en Europa donde se celebra la lucha hombre – animal sin que sean sometidos a la violencia o el dolor. Incluso dentro de España, hay eventos tradicionales unánimemente divertidos como la famosa tomatina.

10. Subir la Torre Eiffel

Por qué está sobrevalorado: Abandonando cualquier intento de imparcialidad, la Torre Eiffel es espectacular para verla, pero bastante cansadora para recorrerla: largas colas, escalinatas interminables, y vistas posibles desde otros puntos de la ciudad, y que requieren menos tiempo y paciencia.

Whiternoise

Cómo mejorar su experiencia: La mejor vista de la ciudad, o la más alta es desde la Tour Montparnasse, el rascacielos más alto de París. Otro punto recomendable es la vista desde Sacre Coeur en Montmartre.

Claro que éste listado y reseña, es un llamado al debate, y una mirada desde la experiencia personal de cada uno. Seguro que todos tenemos una decepción que contar en cada viaje.

Share on Pinterest
There are no images.

12 Comentarios

  1. Un truco para saltarse las largas colas para subir a la torre Eiffel es contratar un tour por la ciudad que incluya la subida a la torre. Los tours tienen otros accesos y no hacen cola. Nosotros contratamos el tour en Disneyland Paris y no tardamos ni 20 minutos en subir. Ademas que incluía el Louvre y paseo en barco por el Senna.

  2. Discrepo totalment en lo de la Torre Eiffel, creo que vale la pena subir. Para no hacer colas lo mejor es ir a primera hora de la mañana y subir andando. Nosotros no hicimos ni diez minutos de cola.
    Totalmente de acuerdo con la Torre de Pisa, es caríssimo, si no tienes suerte debes esperar hasta cinco horas y Pisa no da para tanto.

  3. Parece que el punto más controvertido es el de “la visita a la Torre Eiffel”….por mi parte, aún cinco años después de visitar París, sin subir a la Torre, no se si lo lamento tanto, insisto con subir por ejemplo a la torre de la iglesia de Notre Dame, desde ahí la vista de París y la propia Torre es fantástica!

  4. Echo de menos en la lista el Lago Ness. Está totalmente sobrevalorado, cuando llegas a él has visto decenas de lagos y rincones mucho más bonitos, de los que Escocia está llena. Además, toda la orilla está saturada de tiendas de souvenirs con el dichoso monstruo.

  5. A continuación, escribo mi experiencia respecto a varios de los puntos. Simplemente expreso mi opinión, no pretendo rebatir los comentarios que me preceden.

    1.- Venecia. Una opción para unas vistas de Venecia parecidas a las góndolas son los “barcos-buses”. Son los autobuses que hay en cualquier ciudad pero en vez de autobús son barcos. Eso si, no esperemos nada de romanticismos.

    3.- Mona Lisa. Casi es más espectacular sacar una foto desde la Mona Lisa hacia los turistas (la vista que tendrá “ella” de los paparazzi).

    5.- La sirenita. Es una _______ (cualquier adjetivo negativo que queráis ponerle). Aunque desde el centro es un paseo bonito, la sirenita no tiene nada. Si se dispone de poco tiempo no merece la pena ni acercarse. Si se tiene tiempo, se puede ir, por el paseíto mas que nada.

    10. Torre Eiffel. Estoy de acuerdo con el artículo. Yo también creo que es mejor subir a la Torre de Montparnasse (horrorosa por cierto). Si subimos a la Torre Eiffel, tendremos unas bonitas vistas de Paris, pero no veremos uno de los monumentos más bonitos, la propia Torre Eiffel, ya que estará a “nuestros pies” (mientras que si vemos la fea Torre de Montparnasse). En cambio desde la torre de Montparnasse, podremos observar todos los monumentos de Paris, con una vista mas “completa” de la ciudad. Por lo general, en Montparnasse no suele haber colas.

  6. Mi consejo para mejorar las corridas de toros es NO ir a una corrida de toros a pie, sino a una de rejoneo. El toreo es muy difícil de comprender y, aunque tiene un indudable valor estético, quienes no estén familiarizados con él no tendrán la paciencia suficiente para apreciarlo. Sin embargo, el rejoneo es una sucesión de instantes asombrosos. La lucha entre el hombre a caballo y el toro es no sólo es plásticamente sublime; también tiene una emoción que te quita el aliento. He llevado a cientos de amigos antitaurinos, la mayoría extranjeros, a corridas de rejones, y en el 80% de los casos he visto cómo se operaba una auténtica “conversión”, y hasta el más recalcitrante salía entusiasmado y reconocía que el supuesto sufrimiento del animal queda totalmente en un segundo plano.
    Voy a ahorrarme mi opinión sobre la alternativa de la “tomatina”. Me parece realmente deprimente que alguien pueda comparar el toreo con esa apoteosis de la catetada; pero que encima se trate de un redactor supuestamente especializado en viajes me hace albergar muy pocas esperanzas sobre el juicio estético de la humanidad.

  7. Es tu opinión de la que discrepo totalmente, salvo en los toros que deberian estar prohibidos.

    Decir que esta sobrevalorado llegar a la cima del Jungfraujoch, es lo mismo que decir que no merece la pena subir al Everest en Asia.

    O decir que Pisa se ve en un día o que Stonehenge no merece la pena me parecen verdaderos disparates.

    No se se si el que escribe este articulo ha viajado o no, he estado en 75 paises y en todos estos sitios y los recomiendo a todos .-

    Que lamentable articulo.-

  8. Vergonzoso que aparezca la garrulada de una corrida de toros como espectáculo turístico. Soy español y sé bien de lo que hablo. Ni en el rejoneo, ni en las corridas a pié existe ninguna lucha. Se trata simplemente de unos señores torturando hasta la muerte a un animal, y una panda de garrulos violentos con sed de sangre disfrutando mientras el animal se ahoga en su propia sangre.
    Cualquier tauricida que alegue que ha llevado a gente a los toros y les ha “convertido” os está mintiendo.
    Y no se trata de tratar de entender nada. Se trata o de ser una persona cabal y en su sano juicio (y por ende, evitar la violencia) o ser un psicópata que disfruta con la tortura y el maltrato. No sé qué pinta ésta barbaridad anacrónica como espectáculo turístico en el blog.
    ¿OS han contado que al toro en ocasiones le cortan las orejas y el rabo aún vivo, pero paralizado por la puntilla que le dan en la nunca? ¿O las torturas y las purgas que les dan con agentes que les causan diarreas antes de la corrida para debilitarlos? No verdad? Pues hay que informarse de esto también. Vivo en España, nací aquí, y sé muy bién como funciona.

  9. Estoy completamente de acuerdo con Enrique Florit, no voy a añadir nada más porque creo que lo ha explicado perfectamente, incluir las corridas de toros en este listado me parece algo desafortunado y desde mi punto de vista además, totalmente incomprensible que se puedan ver las corridas de toros como un atractivo turístico y como española muy orgullosa de mi país me avergüenza bastante que se nos reconozca en el extranjero por ello, sobre todo teniendo la innumerable cantidad de excelentes destinos especialmente atractivos por sus paisajes, monumentos y cultura, como pueden ser los Picos de Europa, la Alhambra o el Museo del Prado, lugares que difícilmente decepcionarán al privilegiado espectador.

    Para ir en mayor consonancia con el hilo del artículo me gustaría incluir la decepción que me llevé tras visitar el Atomium de Bruselas.

  10. Para mi el Stonehenge es un lugar especial y lleno de misticismo. Ahora bien, me parece una burrada pagar lo que hay que pagar por hacer el caminito asfaltado que se queda a varios metros del monumento (para eso lo veo en foto). Lo que realmente la pena es visitarlo durante el solsticio de invierno, pero sobre todo, durante el de verano: entrada gratuita, acceso a las piedras, dormir bajo las estrellas, muy buen ambiente, y si el tiempo lo permite, ver salir el sol nitidamente. ¿Se puede comenzar el verano de mejor forma?
    PD: Llevarse un buen abrigo incluso para el solsticio de verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *