Share on Pinterest
There are no images.

Yemen es un país que suele describirse como al borde del abismo, o peor, a punto de desmoronarse (y no precisamente refiriéndose en términos geográficos): es literalmente un estado fallido. A juzgar por las últimas noticias, Yemen hoy no es un país para turistas. Desde hace décadas, es uno de los países más pobres, corruptos, inestables y atrasado en función de los parámetros promedio del siglo XXI en el resto del mundo, un país que vive sumergido en una mixtura compleja: una cultura islámica adosada con fundamentalismo, intentando cohesionar una sociedad tribal más conflictiva que integrada. Las diferencias y desencuentros de sus habitantes son algunas de las razones por las que desde hace décadas se han sucedido guerras civiles, y hoy se afronta una conflictividad que dejan a Yemen fuera de cualquier destino tranquilo para viajar.

Los problemas de Yemen (además de los políticos y económicos) son dramáticos: por ejemplo, en el plano de los recursos se estima que podría ser el primer país del mundo en quedarse sin agua debido al crecimiento de su población y el agotamiento de los recursos hídricos. En el plano social, ha avanzado una orientación rígida del islam. Un síntoma de ello es visible en las aldeas, donde hace tiempo las mujeres vestían ropas coloridas y hoy ocultan sus rostros enfundadas en prendas de color negro. La libertad de expresión, tampoco es un bien que abunda, tal como lo cuenta la ciberactivista Afrah Nasser, una bloggera yemení exiliada en Suecia luego de manifestar su apoyo al levantamiento contra el régimen del presidente Alí Abdalá Saleh en 2011.

Yemen es a simple vista, un país que aparece totalmente ajeno a los estilos de vida del mundo occidental, algo lógico, pero también, de muchos de sus vecinos cercanos. Incluso, en tiempos de redes sociales, menos del 2% de su población accede con frecuencia a sitios como Facebook, algo que resulta lógico en un país que prevalece rural, con una interacción social tribal y espacios de poder en disputa.

Sus pueblos, ciudades y paisajes, tienen evidentemente, un gran potencial latente para el turismo. Sin embargo, viajar por sus rincones, supone en muchos aspectos un virtual viaje en el tiempo y una aventura de riesgo según el momento y lugar, sobre todo en tiempos recientes. Y aún en tiempos más calmos, no existen servicios y comodidades de aquellas que los turistas promedio pueden estar acostumbrados a frecuentar, sobre todo saliendo de ciudades como Taiz y Sana’a, la increíble capital.

Franco Pecchio

Franco Pecchio

Con todo, Yemen es un país que parece un mundo perdido, como bien lo ilustran las imágenes. Su arquitectura es por demás singular, y es posible encontrar pueblos y ciudades que no han cambiado casi nada incluso en los últimos mil años o mas. También su gente, en su enorme mayoría es muy tranquila y lleva una vida rústica en donde pocas cosas cambian.

Franco Pecchio

Franco Pecchio

Sana’a, la capital, es un destino declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y de hecho, se ve como una ciudad de cuento. Es la ciudad más vistosa de Yemen, con un estilo arquitectónico que no encontraremos en ningún otro lugar del planeta. Las casas con sus particulares fachadas, pueden sumar hasta ocho niveles, construidos en piedra y ladrillos de barro con técnicas ancestrales.

Step

Matt May

Step

Matt May

Marion Doss

Marion Doss / Lava en la isla de Jazirat

Sus pueblos, pueden estar “colgando” en lo alto de una montaña con vistas increíbles, o resguardados por miles de años por murallas con construcciones que parecen descolocados rascacielos. En el altiplano, prevalecen las ciudades fortaleza como Shibam, la Manhattan del desierto:

Aysegul Tastaban

Aysegul Tastaban

Yemen es un país que en términos de la vida cotidiana en las ciudades es seguro. Por ejemplo, no existen los carteristas al caminar por sus calles, quizás porque tampoco existe una cultura del consumo a la manera de occidente ni la desigualdad generada por la sobreexposición de bienes aspiracionales. Sin embargo, la inseguridad sí está asociada a la inestabilidad política y al accionar de grupos extremistas, por lo que es recomendable informarse de la situación antes de viajar en forma general, y en cada región del país.

Aysegul

Franco Pecchio

Por último, viajar a Yemen, será siempre un viaje increíble a la altura de aventureros. Existen agencias internas que usualmente organizan itinerarios y se pueden contratar en el mismo destino sin anticipación. Las opciones recomendadas en Yemen van entonces desde un viaje organizado con expertos (alquilando por ejemplo guías en 4×4), o a través de agencias de turismo internacionales que ofrecen paquetes en el país. Pero siempre sin olvidar que todo proyecto de viaje queda a merced de los tiempos políticos que no siempre soplan a favor.

Share on Pinterest
There are no images.

6 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *