Hoy te voy a contar los secretos que me llevaron por ejemplo a vivir en Nueva Zelanda durante exactamente 30 días gastando tan sólo ¡130 dólares! En principio piensa que, aún cuando suene extraño, viajando gastas menos dinero que cuando vives una vida sedentaria. Ten en cuenta que muchos de los gastos que implican tener una vida «normal» no se traducen en gastos cuando viajas. Por supuesto que esto depende en gran medida de qué tipo de viaje quieres vivir, pero experiencias que antes estaban reservadas a «ricos y famosos» (como pasar la navidad en Italia mirando las estrellas desde un jacuzzi mientras haces housesitting y pensar, por supuesto, qué haces tú en ese lugar) ahora pueden ser experimentadas simplemente cambiando la perspectiva desde las cuales ves las cosas.

Consejos para viajar sin dinero

Nattu

Aquí te detallo algunos gastos que he tenido durante mi vida en Argentina que no tuve durante mi viaje: renta (gracias a housesitting he pagado tan solo 20 noches de hostel en dos años de viaje), internet y telefonía (como te darás cuenta no tengo mucha gente a la cual llamar en un pequeño pueblo de Bulgaria llamado Malak Izvor), salidas nocturnas (porque en mi viaje no he priorizado para nada los bares, boliches y las fiestas), ropa (¡Tiendas de segunda mano para todo el mundo por favor!), transporte (¿has pensado todo lo que gastas en transporte yendo a tu trabajo cada día durante todo un año completo de tu vida?), comidaO intercambiemos trabajo por comida!), ocio (porque lo más lindo que te puede pasar es salir a caminar a una ciudad nueva, sentarte en un banco de plaza y escribir, y por el momento no tienes que pagar para poder hacerlo), y muchas otras cosas que ya no necesitas (desde objetos de limpieza para tu casa, libros, cds, etc).

1) Elige destinos baratos

Elige países en los que gastos como comida, alojamiento y transporte sean convenientes para ti, especialmente si es la primera vez que viajas, porque es en esta primera etapa del viaje cuanto más dinero gastarás: la inexperiencia nos hace tomar decisiones que de otra forma no tomaríamos. Una vez que ya has viajado, puedes visitar incluso el país más caro del mundo ¡y aún así no ser millonario!

2) Mantente alerta respecto de ofertas de vuelos

Dedica un rato cada semana a chequear precios de vuelos (pero también ofertas de viajes en bus y en tren). Si eres flexible con tus tiempos y con los países que quieras visitar siempre podrás encontrar pasajes grandiosos a preciosos inimaginados, y por supuesto esto significará que tus ahorros te permitirán viajar todavía más

3) Viaja en aerolíneas de bajo costo, realiza stop-over, buscar rutas alternativas.

Tanto en Europa como en Asia las aerolíneas lowcost nos permiten recorrer continentes enteros por precios módicos o realmente impensables. Recuerda que este tipo de aerolíneas tiene reglas inflexibles respecto del equipaje de mano por lo que te recomiendo leer detalladamente antes de comprar un billete ya que un error te puede costar literalmente carísimo. También puedes leer consejos para encontrar vuelos baratos que las compañías aéreas preferirían que no conozcas.

4) Infórmate sobre supermercados económicos

Ten cuenta cuáles son los supermercados más económicos en cada país: puedes lograr por ejemplo una gran diferencia comprando en Lidl (Europa) o PacknSave (Nueva Zelanda) que si compras en otros supermercados, aunque también es importante que te mantengas atento a las ofertas del día en tu ciudad, e incluso averigua cuándo es conveniente comprar en los mercados de la ciudad y no en grandes supermercados

5) Compra con tarjeta

En la mayoría de los países puedes pagar alojamiento, comida y transporte usando tu tarjeta de crédito o débito. Abonando de esta forma evitarás tener que cambiar dinero con todas las desventajas que ello implica (por ejemplo, no saber exactamente en dónde es conveniente realizar el cambio,etc)

6) Evita cambiar dinero en la calle

Dirígete siempre a un banco u oficina cuando necesites cambiar tu dinero a moneda local. No hagas como mi pareja y yo que en Praga confiamos (¿por qué?) en un señor misterioso que vino a explicarnos en voz baja cómo los dueños de la casa de cambio estaban buscando estafarnos. En fin, que todavía guardo los florines húngaros que nos dio el señor a cambio de nuestros euros en lugar de las coronas checas que estábamos esperando

7) Piensa bien antes de sacar dinero del cajero

Aquí de nuevo mi experiencia en un cajero búlgaro. Decido sacar 80 euros, coloco el monto exacto y recibo (¡por supuesto!): 80 leva (moneda búlgara), es decir, 40 euros. Por lo tanto sigue mi consejo: si es posible, utiliza el cajero sólo cuando sea necesario, saca del cajero un monto considerable que te permita vivir durante el tiempo que has considerado en cada país, y evita hacer múltiples transacciones porque este tipo de transacciones suelen descontarte un monto importante de tu cuenta bancaria. Y por supuesto, ¡ten en cuenta la moneda en la que estás extrayendo el dinero!

8) Calcula el dinero exacto que necesitarás para tu estadía

¿Piensas estar tres meses en Bulgaria? Calcula cuánto dinero necesitarás y cambia a moneda local solamente lo necesario. Recuerda que si te sobra (y no estamos hablando de euros, claramente) estarás perdiendo dinero, que a fin de cuentas podría servirte para un día más de viaje

9) Pasa más tiempo en cada lugar

El mayor gasto que tenemos los viajeros es el transporte desde un lugar a otro. Por eso te aconsejo que hagas un viaje más lento, que recorras cada país con más tiempo, porque eso te permitirá conocer mejor las reglas de cada país, lo cual se puede traducir en un ahorro de dinero importante. Porque hay información a la que no puedes acceder con sólo dos días de viaje en un país. Por ejemplo: la red más usada para compartir auto en Alemania es carpooling.com, pero en España es blablacar.com (¡y puedes perder muchas posibilidades si buscas en la red equivocada!)

Descuento en seguro de Viaje: Si contratas este seguro de viaje desde el blog obtienes un 5 % de descuento

[maxbutton id=»2″ ]

10) Compra tu ropa en tiendas de segunda mano

A menos que estés pensando en vivir durante seis meses en Amazonia, recorrer el Himalaya, o iniciar un viaje en bicicleta, para un viaje en el cual recorrerás la mayor parte del tiempo ciudades y pequeños pueblos no necesitas indumentaria especializada. Claro que contar con abrigo y buenos zapatos puede facilitar las cosas, pero lo cierto es que puedes hacer lo que desees con zapatillas normales y ropa casual. Para este tipo de viajes no necesitas tampoco mochilas carísimas, cantimploras de escalador ni brújula. Olvídate de todo eso a menos que, como dije al principio, estés pensando en un tipo de viaje que sí lo requiera. ¿Y por qué ahorrarás dinero de esta manera? Porque no tendrás que invertir tus ahorros en comprar cosas que serán innecesarias si todo lo que deseas es recorrer Europa durante tres meses. ¡Deja el dinero para cosas importantes y compra todo lo necesario en tiendas de segunda mano!

11) Dile NO a los gastos innecesarios

Disfruta una ciudad no por las cosas que puedes comprar en ellas sino por aquello que una ciudad te hace sentir. Decirle no a los gastos innecesarios significa que comprarás sólo aquellas cosas que sean realmente importantes. ¡Por supuesto que puedes darte gustos, porque de eso también se trata viajar también! Pero ten en cuenta que si cada vez que sales a recorrer una ciudad nueva te sientes tentado hacia todo tipo de objeto exótico que encuentres tus ahorros durarán poco. Recuerda que en viajes largos tampoco tendrás mucho espacio para cargar con regalos para todo el mundo así que comienza a escribir cartas, una bitácora de viajes para compartir con todos tus amigos, o guarda tus memorias para que tu viaje sea un viaje de sensaciones y no de posesiones

12) Recorre una ciudad a través de sus actividades gratuitas

Puedes conocer gente de couchsurfing, asistir a muestras gratuitas de arte o pedir prestada una bicicleta para recorrer una ciudad de formas diferentes. ¡Ábrete a experiencias que impliquen poco dinero pero gran conexión humana! No te imaginas la cantidad de cosas que puedes hacer una ciudad sin que de eso dependa el estado de tu cuenta bancaria. Por ejemplo: ¿has oído de geocahing? ¡Prepárate para encontrar tesoros por una ciudad siguiendo pistas de desconocidos!

13) Conoce gente local

Porque sin duda son ellos quienes saben a dónde puedes encontrar las mejores ofertas de supermercados, los espectáculos gratuitos, las gratiferias (o tiendas gratis), los mercados de trueque, etc.

14) Utiliza formas alternativas de alojamiento

Y es justamente aquí cuando nos ponemos de pie y aplaudimos la revolución que ha causado internet respecto de los viajes. En este momento ya no tienes excusa para no viajar si tienes poco dinero: puedes alojarte en casas de locales mediante couchsurfing, intercambiar horas de trabajo por comida y alojamiento, viajar intercambiando tu casa ¡Y hasta cuidar casas alrededor del mundo!

15) Cocina en casa

Si haces intercambias tu trabajo por alojamiento y comida está claro que no necesitarás cocinar, pero si has encontrado alojamiento por ejemplo mediante couchsurfing, no sólo ahorrarás dinero comprando tu alimento en mercados o supermercados económicos sino que además podrás compartir un momento único intercambiando consejos sobre comida local con tus hosts así como podrás preparar para ellos recetas tradicionales de tu país. Incluso si te animas, puedes practicar dumpster diving, o la recolección urbana de basura que en lugares como Francia por ejemplo, ¡es una actividad legal!

16) Utiliza medios de transporte alternativos

Puedes recorrer el mundo haciendo autostop (y experimentar ese mundo en el cual la gente es bondadosa y está siempre dispuesta a ayudar), puedes compartir auto con aquellos que hagan viajes regulares en los países a los cuales te diriges, o incluso en países como Nueva Zelanda y Australia puedes recorrer el país gratis conduciendo autos y caravanas de alquiler. ¡Sólo queda en ti qué tipo de viaje quieres comenzar, tomar la decisión, y hacerlo!

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *