Traveler

Los jardines modelados del castillo Marqueyssac, en Francia

19 Dec
2012
Escrito por: Meri Castro / Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Francia siempre tiene esos sitios elegantes, de líneas simples y soberbias a la vez, y el Château de Marqueyssac es otra muestra de ello. Este castillo del siglo 17 está rodeado de unos jardines modelados que son uno de los lugares más visitados de Vézac, en Dordoña.

Flickr Whysker

Hacia fines del siglo XVII el encargado de mandar a levantarlo fue Bertrand Vernet de Marqueyssac, Consejero de Luis XIV. Ni lerdo ni perezoso eligió un lugar al borde de los acantilados que balconean al Valle Dordoña. El jardín á la francaise dicen que lo diseñó André Le Notre, pero más allá de quién fue la mente que lo soñó y plasmó, lo cierto es que las terrazas, callejones y huerto fueron tan perfectamente ensamblados que su magia ha perdurado durante los siglos.

Flickr Whisker

Para la década que se inició en 1830 se le añadió al complejo de chateau y jardín, una capilla y un gran callejón donde se podían tomar largas cabalgatas. En 1860, el dueño cambió y con esto se plantaron más árboles y arbustos –que hoy suman 150.000 en total- que fueron pacientemente torneados y dejados con formas pulcras y llamativas.

Este nuevo propietario también añadió tilos, cipreses, pinos de Italia e introdujo el ciclamen desde Nápoles. Todo se hizo respetando el estilo romántico original sumando algunas estructuras rústicas, parterres, y unos cinco kilómetros de senderos por los cuales dejarse llevar y admirar esta perfecta combinación de diseño humano y natural.

Flickr Whisker

Es común que aún estas bellas propiedades tengan que sufrir períodos de abandono. En el caso de Chateau de Marqueyssac esta etapa se dio en la segunda mitad del siglo XX pues la casona estuvo muy poco habitada lo que conllevó a una desatención total de sus exquisitos jardines.

Por suerte, para 1996 una nueva vida se dio al lugar y la restauración salvó las grietas del abandono poniendo todo como en su momento de mayor esplendor.  Inclusive se sumaron dos paseos, el de santolina y rosemary, y un curso de agua, que fueron hechos con un espíritu romántico típico del siglo XIX que se amalgamó a la elegancia circundante sin problemas.

Andrew Lawson

Desde su reapertura se incluyó a los jardines entre la lista de los más notables de Francia aunque no se necesitan muchos títulos para que los visitantes quieran recorrer este sitio. Al llegar, de todas maneras, vale contemplar la terraza principal, frente al chateau, que está arreglada geométricamente para simbolizar la simetría de los dos cuerpos del castillo. Ponte de frente al edifico y deja que su sencillez y su techo hecho de ‘lauze’, bien típico de Périgord, te cautive.

Simon Frost

Sandra Fauconnier

Hay muchos senderos por los que andar, especialmente los tres que atraviesan los bosques de roble, son majestuosos. Además en esa zona los arbustos se dejan crecer en libertad, lo que permite ver otro estilo más “salvaje” en medio de jardines tan perfectos.

Flickr Whisker

Todo en Marqueyssac es digno de admirarse pero, especialmente, la vista del Valle con el río corriendo 130 metros abajo es sublime. La panorámica permite ver todos los alrededores, desde el castillo de Beynac, las villas Castelnaud y Fayrac hasta la misma La Roque Gageac, que ya hemos recorrido en 101viajes (y que también nos ha dejado sin aliento).

Los visitantes pueden deambular por los jardines sin guía gracias a lo bien señalizado que está todo aquí. La historia de este castillo tanto como la flora y fauna están muy bien contada en estos paneles. Por supuesto, si así lo deseas, hay también guías que contratar, a un precio módico, y desde abril a septiembre. También hay una boutique y una “salon de thé” desde donde sentarse y seguir deleitándose con toda la maravilla del castillo de Marqueyssac.

Related Posts with Thumbnails

Comment Form

top