nouadhibou

En la bahía de Nouadhibou, en Mauritania, espera un espectáculo distinto: el cementerio de barcos más grande del mundo se encuentra en estas aguas. Créase o no, poco tiene que ver la mala fortuna del lugar que pudiera existir y que jugara en contra de los capitanes de estas embarcaciones.

Sebastián Losada

Aunque pueda parecer raro para las personas que somos de tierra firme, puede ocurrir que los dueños de los barcos quieran abandonar a su suerte (y deliberadamente) a sus gigantes de acero en una costa cualquiera. La razón se cuenta en billetes (muchos billetes) y se llama algo así como “cobrar seguros”. Así, con el visto bueno de las autoridades, el paisaje azul de esta playa está poblado de esqueletos oxidados.

Esta particularidad tiene más que ver con una complicidad entre oficiales que, por un módico soborno, y dueños para dejar los barcos pesqueros (y de otra índole) encallados en la costa. Así, ya suman 300 los que descansan en la orilla de Nouadhibou y, por ser tantos, ya se han convertido en toda una atracción turística para la zona.

La ciudad está dividida en cuatro zonas: : el centro –que incluye el aeropuerto-, Numerowatt al norte y Cansado, una zona residencial al sur y, más lejos en la misma dirección, la ciudad dormitorio para el Puerto Minéralier. Puedes llegar a visitar el cementerio de barcos más grande del mundo tomando un avión o por carreteras RN2 o autopista por el Oeste del Sahara.

 

Sebastián Losada

 

La principal actividad de Nouadhibou, además de la pesca, es la extracción minero de hierro en Zouérat, a 670 kilómetros al este. Los trenes de carga pueden medir hasta tres metros de largo, siendo los más extensos del mundo.

Vision dafrique

Sebastián Losada

Además de visitar el cementerio de barcos, estando en esta parte de Mauritania puedes ir al extremo más austral de la península para conocer un parque nacional pequeño pero que tiene el encanto de mostrar dónde la bahía se une con el Océano Atlántico. También hay ruinas de edificaciones francesas y españoles de los tiempos de la colonia.

Meri Castro

Meri Castro

Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

2 Comentarios

  1. Por si alguien tiene interés, los vigilantes que duermen en la playa cercana a los barcos, te acercarán por algunas ougiyas, la moneda local, al interior de los barcos en sus pequeñas barcas. Es cuanto menos curioso pasear sobre ellos, recomiendo a todos hacerlo. Además te contarán muchas historias curiosas sobre sus dueños, cómo llegaron allí y demás…

    Un final un tanto poético para naves que han cruzado todos los grandes mares y que ahora mueren por la oxidación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>