Siena-Italia

Magia. Salís un día desde Florencia, recorrés los paisajes de la región de Chianti (esas lomas toscanas que parecen modeladas, alfombradas por viñedos y casas que literalmente las recortás y te sale un cuadro), y de repente, se desata una tormenta de esa que los relámpagos rascan la tierra. Y hasta se ven que caen como cuchilladas.  Entonces, en poco más de dos horas llegás a Siena castigado por una cortina de agua al atardecer.

.

IMG_1253

.

No se ve casi a lo lejos. Y entonces, después de buscar hotel junto a la muralla y dejar todo, se hace de noche. La lluvia ha claudicado y quedarse en el hotel es un crimen impensable.

Siena-Italia

Imagen Philipp Capper

Magia. Empezás a caminar, y de repente, te preguntás si alguno de los rayos que caían en la carretera no le dio de lleno al coche, y como el DeLorean de Volver al futuro (o Regreso al futuro), viajaste en el tiempo. El silencio no invita ni a hablar. Las calles están casi vacías, el ambiente es húmedo, y las personas caminan a contraluz y en penumbras. Por un momento podés dudar si cambiaste de siglo. Eso es Siena. (Seguir leyendo en Unviajeincreible.com)

Utiliza este comparador de precios, alquila tu coche desde la web, y ahorra hasta 15%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>