Traveler

El lago de Brea en Trinidad y Tobago

6 Apr
2012
Escrito por: Meri Castro / Blogger todo terreno. Orgullosa madre del blog Alternativa Verde. Apasionada escribiente. / En Twitter @MeriCasro

Si visitas Trinidad y Tobago, debes saber que hay un sitio muy particular para conocer: el lago de la brea. Ubicado en la costa sudoeste de la Isla Trinidad, este depósito natural de  asfalto es visitado por los turistas que quieren entender este fenómeno natural. Para conocerlo, basta prestar atención a dónde se pisa y nada más.

lagos, lagunas, viajes

Shriram Rajagopalan

El lago de la Brea tien 47 hectáreas de una superficie sólida pero irregular y, en el centro, llega a 80 metros de profundidad. La consistencia densa permite que uno camine por el lago sin mayores inconvenientes. Eso sí, hay que fijarse de evitar los puntos más flojos donde podríamos embarrarnos de lo lindo.

El pueblo, que lleva su mismo nombre, es un lugar curioso en el que daría la impresión que muchas de sus casas se están hundiendo dando un perfil irregular. Son muchos los viajeros que llegan hasta aquí para ver el lago, que es uno de los más grandes del mundo en su tipo. Al acercarse, notarán un olor acre que se debe a los diferentes gases que se producen en el piso viscoso. Aunque parezca improbable en ese fango elástico que, además, es tóxico viven microorganismos que son capaces de subsistir sin oxígeno y con poca agua.

Shriram Rajagopalam

Esta brea es utilizada para crear el asfalto natural con que se pavimentan autopistas y demás sitios en Trinidad. Lo que se saca del lago es mezclado con otros ingredientes y tiene muchos beneficios entre los que se pueden contar resistencia, durabilidad, estabilidad y propiedades antideslizantes.

Rodney Buike

Shiram Rajagopalan

Cuando estés en el Lago de la Brea, no dejes de apreciar la forma distinta en que la vida se desarrolla en este ecosistema de las charcas que  se forman en su superficie. Muchos matorrales son el hogar del pato enmascarado y el gallito de agua, además viven peces de agua dulce y caimanes.

Shriram Rajagopalam

Fuente

Related Posts with Thumbnails

Comment Form

top